EXPLORANDO

Carlos Soria: “Prefiero utilizar oxígeno a que me tengan que bajar”

El alpinista de 74 años se encuentra ya en el campo base del Kangchenjunga (8.586 m) listo para iniciar los trabajos para ascender la tercera montaña más alta del mundo. De conseguirlo solo le faltarían tres ochomiles (Shisha Pangma, Dhaulagiri y Annapurna) para completar los catorce.

Autor: | 21 comentarios | Compartir:

Carlos Soria ha llegado al campo base del Kangchenjunga (8.586 m), la tercera montaña más alta del planeta y próximo objetivo del alpinista de 74 años. Los miembros de la expedición BBVA, en la que toman parte el alpinista y cámara Luis Miguel López, el cámara Dani Salas y el médico Carlos Martínez, han realizado un trekking de aclimatación en el que subieron hasta los 5.800 metros del campo base avanzado del Pumori.

Posteriormente, un helicóptero trasladó en 13 vuelos durante dos días todo el material necesario para la expedición. En el campo base del Kangchenjunga, Carlos Soria y los suyos han coincidido con algunos viejos conocidos, como Òscar Cadiach, que también anda tras los catorce ochomiles y esta primavera pretende el Kangchenjunga.

Antes de partir de España, realizamos una extensa y profunda entrevista con Carlos Soria, de la que a continuación publicamos un primer extracto.

¿Cómo te imaginas el Kangchenjunga?
Yo siempre digo que es un montañón. La imagen más bonita que tengo es la de la cara norte. He estado por aquella zona cuando he ido al Dome Kan y me parece una montaña impresionante. El Kangchenjunga es llamativo de por sí, y además es el ochomil que está más alejado de todos los demás… Me parece una montaña muy interesante. Sobre todo que no he estado nunca intentándolo subir y eso me apetece mucho. Estoy muy motivado este año, muy bien entrenado y con muchísimas ganas. Me encuentro en muy buena forma física, me duelen menos las rodillas gracias al entrenamiento, fisioterapeuta, osteópatas… y me encuentro bien.

Antes de partir te reuniste en casa con tus mejores amigos para despedirte. ¿Lo haces habitualmente antes de salir de expedición?
Sí, nos reunimos para comer en casa con algunos de ellos. Lo hago siempre antes de irme y después al llegar. La amistad es algo maravilloso.

A pesar de ser una persona conocida, mantienes la amistad con los viejos amigos de siempre (Antonio Riaño, Manolo Oronoz, Carlos Muñoz Repiso…)
Claro, es lo más bonito de la vida. ¿Cómo vas a renunciar a los amigos? Cada vez que he perdido uno, por el motivo que sea, me ha dado mucha pena.

¿Cómo ves el hecho de que ellos no continúen haciendo actividad mientras tú sí?
La realidad es que la mayoría de la gente a mi edad no suele hacer estas cosas. Ellos llevan ya mucho tiempo sin hacer escalada y alpinismo al nivel que lo practicamos juntos. Dejaron de hacer alpinismo un poco serio hace años. Seguimos haciendo juntos alguna «escaladita», pero alpinismo sólo hicieron en aquellos años.

Uno de los temas clave de tu vida como alpinista ha sido encontrar compañeros. Has ido dejando atrás generaciones …
Sí, he tenido que cambiar mucho de compañeros, no sé si los aburro… Pero también es muy reconfortante el hecho de convivir con gente más joven. Gente como los amigos que vienen conmigo, los cámaras y alpinistas Dani y Luis Miguel, el médico -Carlos- y sobre todo Sito Carcavilla que a esta expedición por desgracia no puede venir pero a mí me da mucha tranquilidad y bienestar.

Buena gente, vaya.
Sí, claro. A todos nos gusta la buena gente, y a la montaña hay que ir con buena gente, porque si vas con gente que te va a dar problemas, se pasa mal y no vale la pena.

¿Te has informado mucho sobre la ruta antes de ir al Kangchenjunga?
Sí me he informado. Sé que hay un problema de avalanchas subiendo del campo base al campo 1. Luego no hay grandes problemas de avalanchas pero hay mucho problema de grietas yendo del campo 1 hacia el campo 2. Y sobre todo sé que el último día, el día de ir a la cumbre es un día bastante complicado, y la prueba está en que la mayoría de los españoles que han subido al Kangchenjunga, quitando a los hermanos Iñurrategui, han tenido bastantes problemas. Es una montaña respetable, sin duda. Menos peligrosa e incluso con mejor climatologia que el Annapurna, pero es una montaña muy «respetable». Yo voy a tener oxígeno en el último campamento (C4) y es muy posible que lo utilice para subir a la cumbre, aunque lo decidiré cuando esté allí. Yo quiero bajar bien, quiero seguir teniendo este pequeño récord que tengo: no me han tenido nunca que rescatar, ni bajar, ni ayudar a bajar, ni nada de esto.

Lo de que quizás utilices oxígeno es un tema que dejas muy claro en público, incluso en las presentaciones, mientras otros quizás lo dirían llegado el momento en la montaña…
Yo digo las cosas como son. Parece que la gente da muchísima importancia a que se utilice oxígeno, que verdaderamente sí la tiene, y sin embargo no da importancia a que uno vaya a la ruta normal del Everest, utilice todas las cuerdas fijas de las expediciones comerciales y luego las ponga verdes al volver. En cambio, con el oxígeno, ha habido gente que lo han rescatado, lo han bajado y encima no han querido oxígeno… Yo prefiero tener que utilizar oxígeno a que me tengan que bajar, sin duda.

¿En qué montañas has utilizado oxígeno?
En tres montañas: Everest, K2 y Lhotse.

¿Cambia mucho una cima con oxígeno y una cima sin oxígeno?
Es muy incómodo, desde luego, porque lo de la máscara es espantoso. Pero seguro que va mucho mejor, claro: sientes menos frío y menos posibilidades de tener un edema. En el Lhotse lo utilicé cuando llevábamos dos horas subiendo: habíamos dormido a 7.600 m, salimos Muktu sherpa y yo con el oxígeno en la mochila y cuando llevábamos dos horas lo utilizamos. Para bajar, no lo utilicé, me lo quité en la cumbre y ya no lo usé. En el K2 también utilicé en el último día un poco de oxígeno sobre todo para subir. Y en el Everest fue fatal: iba yo solo, llevaba dos botellas, utilizaba muy poco para que no se me acabara pero cargaba demasiado peso… Creo que al Everest hubiera subido mejor sin oxígeno que con oxígeno, pero tampoco es fácil saberlo.

¿Te acompaña Muktu, que es tu sherpa habitual, también al Kangchenjunga?
Sí, y algún sherpa más. Me acompañan Muktu y su hijo Sange… Ahora me trae a la familia también. Es un tío estupendo, con el que me lo paso muy bien, y además es un sherpa eficaz. Y ya le conozco y sé como es. A ver cómo se nos da. Él tiene muchas ganas de que yo suba y de subir él también, incluso dice que va a seguir haciendo ochomiles hasta que yo termine de hacer los catorce, que luego sólo va hacer trekking. En total vendrán con nosotros alrededor de cinco sherpas.

 


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias