CON DOSIS DE ÉPICA

Bartek Ziemski realiza el primer descenso con esquís del Kangchenjunga

El polaco se puso los esquís en la cima (8.586 m), se los quitó en varios puntos y terminó llegando hasta el último punto con nieve (5.600 m). Su compañero Oswald Rodrigo Pereira llevó a cabo un comprometido descenso a pie en solitario, con vivac a 7.600 m.

Makalu 2024
Makalu 2024 📷 Oswald Rodrigo Pereira
| No hay comentarios |

Bartek Ziemski y Oswald Rodrigo Pereira llegaron por fin ayer alrededor de las tres de la tarde al campo base del Kangchenjunga. Habían pasado casi 48 horas desde que hollaron la cumbre de la tercera montaña más alta del mundo, que el primero de ellos ha conseguido descender esquiando por primera vez en la historia. Han dado detalles de su aventura al medio polaco WSpinanie.pl.

Algunos detalles más de la ascensión

Tal como informábamos ayer, Bartek Ziemski y Oswald Rodrigo Pereira alcanzaron la cumbre del Kangchenjunga el 27 de mayo alrededor de las 14:45 horas de la tarde. Habían salido solos desde el C4 (7.200 m), de donde se había retirado el grupo de más de 50 personas perteneciente a expediciones comerciales. Los sherpas solamente habían conseguido fijar cuerdas hasta una altura aproximada de entre 7.500 y 7.600 metros. Por encima de la última cuerda fija quedaban otros mil metros de desnivel con nieve profunda.

Los dos polacos iban sin oxígeno y sin sherpas de apoyo. Habían salido del CB el 23 de mayo hasta el C2 (6.200 m). Al día siguiente progresaron hasta el C3 (6.900 m) y el 25 de mayo ya estaban en el C4, que este año se ha montado muy abajo (7.200 m). Tuvieron que esforzarse abriendo huella en ese terreno tan desfavorable y orientarse para acertar el corredor correcto que les llevase a la cima. Habían partido del C4 poco antes de las siete de la tarde del 26 de mayo y necesitaron algo menos de 20 horas para alcanzar la cumbre.

Primer descenso esquiando de la historia… teñido de épica

En la cima, Bartek Ziemski se calzó los esquís y consiguió negociar la parte superior de la montaña con dos paréntesis en sendas travesías horizontales de roca, de unos 20 y 5 metros, respectivamente. Las condiciones de nieve profunda que tanto les habían dificultado la ascensión eran las perfectas aliadas del esquiador. Hasta los 7.200 metros del C4 solo tuvo que quitarse los esquís en otro tramo de 20 metros, para subirse a un serac justo antes del campamento, al que llegó a las siete de la tarde.

Por detrás, Oswald Rodrigo Pereira se enfrentaba a un descenso mucho más largo y puede que incluso más comprometido. Esa nieve profunda era un obstáculo más para él, que iba a pie y absolutamente solo. Sufrió una caída que le dañó el pie izquierdo. Prosiguió el descenso a pesar de todo, pero la exposición prolongada a la altitud, el agotamiento después de 24 horas de marcha y la creciente oscuridad, dificultaban su capacidad de orientación. Finalmente, optó por improvisar un vivac a unos 7.600 metros.

Desde el C4, Bartek Ziemski estuvo permanentemente en contacto con él, tanto por radio como por satélite. Sin embargo, ya por la mañana las baterías se habían agotado y el esquiador puso en alerta a un helicóptero y subió para reunirse con su compañero. Encontró que Oswald estaba en buenas condiciones y que podía continuar bajando por sus propios medios. De todos modos, bajaron juntos hasta el C4 y pasaron la siguiente noche allí.

Ayer 29 de mayo, ambos retomaron el descenso, Bartek Ziemski esquiando y Oswald Rodrigo Pereira a pie. Bartek esquió prácticamente toda la sección entre el C4 (7.200 m) y el C2 (6.200 m), con la única excepción de los 10 metros de subir y bajar de un serac en la zona del campo bajo 3.

La mayor parte del tramo entre el C2 y el C1 es una sección de roca que no permite ser esquiada, con lo que Bartek tuvo que recorrerlo a pie. De nuevo se puso los esquís en el C1, para continuar bajando hasta el punto más bajo de nieve (5.600 m). En esa última sección necesitó asegurarse a una cuerda fija en un tramo de unos 5 metros.

Más tarde, Oswald Rodrigo Pereira se reunió con Bartek Ziemski en ese punto y ambos llegaron juntos al campo base minutos antes de las tres de la tarde, seis días después de haber salido de él.

Los precedentes con esquís

Nunca antes había habido un descenso en esquís del Kangchenjunga por encima de los 8.000 metros y solo dos expediciones lo habían intentado, según los registros de The Himalayan Database.

El primero de ellos data de la primavera de 1998 y fue protagonizado por Hans Kammerlander. El surtirolés alcanzó la cima sin oxígeno, pero decidió no cargar los esquís más allá de los 7.600 metros, al estimar que no valía la pena viendo que había demasiadas rocas para un descenso en esquís a esa altitud. Sí se los puso a 7.600 metros y completó el resto del descenso esquiando.

El segundo intento fue en otoño de 2008 y corrió a cargo del sueco Fredrik Ericsson y del noruego Joergen Aamot. Solos en la montaña, el mal tiempo evitó que pudieran pasar de los 6.960 metros durante la ascensión. Se retiraron sin tan siquiera poder intentar el descenso en esquís.

Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.