Everest, 8848 m

Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza la cima del Everest

El alpinista italiano, con dos piernas de titanio y siete dedos de las manos amputadas, cumplió su sueño de alcanzar la cumbre del Everest el pasado 13 de mayo, acompañado de su guía.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo
Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo

El pasado viernes 13 de mayo, el alpinista italiano Andrea Lanfri, acompañado por el guía de montaña Luca Montanari, alcanzaba la cumbre del Everest a las 5:40 de la mañana, a tiempo de admirar la mejor salida del sol de su vida, y se convertía en una de las pocas personas del mundo con múltiples amputaciones en alcanzar la cota de 8848 metros. El chino Xia Boyu, igualmente con dos piernas amputadas, consiguió esta misma proeza en 2018, cuando tenía 70 años.

La gran aventura de Andrea (actualmente con 35 años) empezó en 2015 cuando, tras una meningitis fulminante, perdió ambas piernas y siete dedos de las manos. En lugar de desanimarse, el joven deportista de Lucca afrontó un camino cuesta arriba que le condujo no solo a recuperar la normalidad de la vida cotidiana, sino también a destacar en las competiciones paralímpicas de carrera y más tarde perseguir y alcanzar su sueño de convertirse en alpinista, con objetivos cada vez más ambiciosos hasta llegar a la cumbre del mundo.

Andrea y Luca han ascendido el Everest por la ruta clásica de la cara sur, equipados con material de expedición que les ha proporcionado Ferrino.

Durante los primeros días de la semana pasada, calzando unas prótesis especialmente realizadas para escaladas a gran altitud, Andrea partió con su compañero hacia los campamentos de altura hasta llegar al Collado Sur, a 7900 metros, desde donde dio el salto final hacia la cima.

Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo
Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo

Esta es la entrevista que concedía a su patrocinador, tras un largo y complicado regreso al campo base:

Andrea, antes de partir, a la pregunta concreta de cómo te imaginabas en la cima del Everest, preferiste no contestar, y nos dijiste que querías afrontar tu desafío paso a paso. Ahora que ya has llegado hasta allí: ¿cómo ha sido poder mirar el horizonte desde el punto más alto de la tierra?
Una emoción inmensa, un camino, una imagen dentro de mí con la que había estado soñando durante años y por fin estaba allí, todo con una mezcla de surrealismo, confundido entre el sueño y la realidad. Nunca en mi vida había pensado que disfrutaría de tanta belleza y felicidad. «Pero ¿dónde narices estoy?», eso fue lo primero que me pregunté. ¡Mira a dónde he llegado! Si no me hubiera vuelto a levantar después de cada caída en el camino que había detrás de mi casa por el que intentaba pasear cuando empecé a andar con las prótesis, ¡cuántas cosas me habría perdido! Todo el esfuerzo, todos los entrenamientos, las personas que he conocido a lo largo de este camino, me han llevado a poder experimentar esta alegría. A ellos doy las gracias, ¡es una sensación maravillosa!

¿Cuál ha sido la parte más difícil del ascenso?
¡La bajada! Después del paso Hillary empecé a sentir molestias al caminar en el pie derecho. Pensé: «Me he roto el pie… Ok, no hay problema, ¡tengo uno de repuesto!». La bajada cada vez era más complicada, pero, poco a poco, y con la ayuda de un poco de rápel, conseguí llegar al Campo 4, muy cansado. Allí, cuando me quité las zapatillas, descubrí cuál era el problema: se había formado hielo entre las láminas de carbono, lo que impedía el movimiento del pie. Una vez quitado el hielo del pie, aunque en el campamento el viento era muy fuerte, pude dormir unas horas y recuperar fuerzas para el descenso del día siguiente. A la mañana siguiente del C4 bajamos al C2, ¡donde me esperaba una botella de Coca Cola en la tienda! Después, el último día de cansancio y peligro cuando tuvimos que atravesar la cascada de hielo y, por fin, la llegada al campo base.

Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo
Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo

¿Las dificultades que has tenido que afrontar son las mismas que las de otros escaladores o esta escalada te tenía reservados otros retos y obstáculos?
Además de los problemas de cualquier alpinista, tengo que estar muy atento a los muñones. Si se inflaman o aparecen úlceras, no puedo ponerme la prótesis y, a esa altitud, no sería nada bueno… La experiencia, el entrenamiento y un excelente manejo de la sudoración hicieron que todo saliera bien, pero usar prótesis a veces puede ser doloroso y siempre resulta molesto. Hay que ser capaz de apretar los dientes y centrarse en el objetivo.

¿Qué importancia ha tenido la ayuda de la tecnología para lograr tu objetivo?
La tecnología de las prótesis es muy importante, pero si no le añades una buena dosis de voluntad, ¡la tecnología por sí sola no te cambia la vida! Todavía recuerdo la frase que me dijo mi ortopedista el primer día de prótesis: «Aquí están tus pies nuevos, ¡ahora te toca a ti pasearlos!». Desde ese momento supe que no iba a ser fácil. Pero pronto empecé a divertirme llevando de paseo a mis nuevos pies de carbono y titanio… Durante una escalada como esta los momentos de recuperación también son fundamentales. En este sentido ha sido fundamental contar con el apoyo y la seguridad de equipos técnicos como las tiendas fabricadas por Ferrino. No me refiero solo a la protección del viento y el frío, sino también de la luz solar, ¡que a esa altitud es realmente cegadora!

La escalada del Everest ha sido la culminación de un largo camino. ¿Desde la cima has visto cuál puede ser el siguiente paso en tu viaje por las montañas?
¡Sí, ya está programado! En realidad, el Everest es solo una etapa de mi viaje, la más importante por supuesto, pero una etapa. El proyecto real, «my7summits», continuará con las otras cumbres. ¿La siguiente en la lista? El Kilimanjaro, la montaña más alta del continente africano.

Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo
Andrea Lanfri, con múltiples amputaciones, alcanza el techo del mundo

Un proyecto ambicioso y muchos nuevos retos que afrontar, a los que Ferrino ofrece su apoyo con gran entusiasmo. 

Estamos muy contentos por el éxito de Andrea y nos sentimos orgullosos de tener a un deportista como él entre nuestros embajadores.

Su historia demuestra claramente que no hay límites para la pasión y la tenacidad. Ayudar con nuestros productos a cumplir sus sueños y los de todas las personas que aman la montaña y la naturaleza es para nosotros la mayor satisfacción y el mejor reconocimiento por nuestro trabajo.

Anna Ferrino, CEO de la marca italiana.


 
Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias