EXPLORANDO

Álex Txikon: “No quiero entrar en la carrera de los Catorce”

Acaba de llegar al campo base tras retirarse del K2 y ya está pensando en su próximo objetivo: la travesía invernal del G1. Ha ascendido dos ochomiles (G1 y G2) considerados fáciles pero dice que no lo son tanto. Tiene claro que no quiere entrar en la carrera de los Catorce.

Álex Txikon
Álex Txikon
| 6 comentarios |

El alpinista vasco tuvo que descender desde los 8.000 metros del campo 4 tras esperar allí durante cuarenta horas a que llegara el resto de su expedición con el material necesario. Debido a este retraso y al incremento del viento, Txikon se dio la vuelta sin el que hubiera sido su tercer ochomil en esta temporada.

El K2 por una nueva ruta era el reto definitivo del viaje, el objetivo realmente importante de esta expedición al Karakorum. La ascensión de los dos Gasherbrums por su ruta normal era, en realidad, una forma de aclimatar. El reto fue rebajándose debido a los problemas sufridos en estos dos ochomiles. De abrir nueva ruta, se pasó a intentar repetir la Cesen -ruta vasca-. Pero tampoco así fue posible.

Hablamos con él cuando acaba de “aterrizar” en el campo base de regreso de su intento al K2. Ya está centrado en su próximo proyecto: realizar la primera travesía invernal al G1. Quiere terminar la ruta que ya intentaron el pasado invierno y descender por la normal. Es increíble la energía que tiene este himalayista vasco que, a pesar de su juventud, cuenta ya con una gran experiencia en el Himalaya. Alex es, ante todo, un alpinista que prefiere intentar nuevos retos aunque esto le cueste la cima. Por eso alcanzar los catorce ochomiles no tiene para él mayor interés. Es algo que ya han conseguido tres alpinistas de nuestro país (Juanito Oiarzabal, Alberto Iñurrategui,  y Edurne Pasabán).

¿Cómo ha ido el verano en el Karakorum?
En el G1 no juntamos Jose Carlos Tamayo, Juanra Madariaga y el ABC Team, -Gerfried Göschl y Louis Rousseau, con Günter Unterberger- trabajamos la montaña y la equipamos muy bien. Nueve días más tarde hicimos el G2. En realidad, yo no quiero entrar en la carrera de los Catorce, pero la montaña estaba un poco “a huevo”. Louis me dijo que me quedara, porque no había hecho cumbre en el G1.

En el G2 no había cuerdas en ningún lado y es muy exigente, al igual que el G1. Ambas montañas me han sorprendido. En el G2 estuve a punto de darme la vuelta; había zonas bastante inclinadas, yendo de noche, y en varias ocasiones me los planteé. No me han parecido fáciles para nada.

¿Y cómo te ha ido en el K2?
Ya lo conocía del año 2004. Hemos trabajado la montaña, con 25 kilos a la espalda. De 14 personas, nos quedamos 11; de esas 11, dos se dieron la vuelta y luego todos volvieron a subir al Hombro. El día que llegamos al campo 4, íbamos abriendo huella hasta la rodilla; no nos pudieron seguir y se quedaron. Al día siguiente aparecieron en el Campo 4. Creo que ha sido el factor decisivo de no hacer cumbre.

¿Quiénes ibais delante?
Del campo 2 al campo 3 abrí la huella yo solo. Del campo 3 al 4 estábamos Kilian, Gerfried y yo. Subíamos con 300 metros de cuerda y algo de material, pero no era suficiente para equipar todo el Cuello de Botella. Esperamos que llegaran los demás a la una de la madrugada pero no lo hicieron hasta la mañana siguiente. Tuvimos nuestra oportunidad, aunque no sé si hubiéramos hecho cumbre, porque era demasiado para tres personas solas.

¿Cómo has visto el K2 con respecto a los Gasherbrum?
Es otro mundo, no tiene nada que ver. Cada metro que ganas cuesta más esfuerzo y energía. Eso sí: tienes una de las vistas más bonitas que puedes tener en una montaña.

¿Por qué fuiste por la vasca (Cesen) y no por los Abruzzos?
¡Hombre!… pues por no ir por la ruta normal. La idea era abrir una vía nueva. Tras la baja de Louis ¡qué menos que no intentar la normal! Aunque hay gente que piensa que los Abruzzos es más difícil que la vasca (Cesen), pienso que no es así. Gerfried ya conocía los Abruzzos  y coincide conmigo en que la vasca es más complicada. Además, no tiene repeticiones vascas o españolas desde que la abrieron en el 94.

Hay pocos alpinistas en el Karakorum este año ¿no?
Pocos, muy pocos. La situación política es uno de los factores. Cuando mataron a Bin Laden, se cancelaron muchas expediciones y trekkings. Hablando con cocineros y dueños de agencias, me confirmaron que se habían cancelado el 40% de las llegadas previstas. Pero luego la zona donde ocurrió aquello no tiene nada que ver con Islamabad. Hay cierto riesgo si vienes por carretera desde Europa, como he hecho yo, pero está todo bastante pacífico.

¿En qué zonas hay riesgo?
Si vas en avión hasta Islamabad no hay ningún problema. En la zona de la frontera hay muchos afganos y talibanes entrando y está lleno de militares. Hay cierto riesgo, la verdad, pero muy pequeño

¿Por qué vuelves al G1?
Es un proyecto que está inacabado. Fue una cosa muy bonita, en la que trabajamos mucho. Siempre habrá retos toda la vida, pero esta es una montaña histórica. No es como el G2, tiene otro toque. Nos quedamos cerquita y ¿por qué no intentarlo este año?

¿Por qué ruta queréis ir?
Por la misma que intentamos abrir el invierno pasado. Además, tenemos en mente hacer la primera travesía de la montaña. Va a ir una expedición polaca y vamos a intentar abrir esa nueva ruta y bajar por la normal.

¿Cómo es el G1 comparado con el G2?
Ambas son bonitas, pero me ha gustado más el G1. El G2 tiene más gente y el G1 está apartado, porque queda más a desmano. Ya lo conocía del invierno y me ha gustado muchísimo.

Parece que en el Karakorum se ha recuperado el espíritu del himalayismo poco masificado con tan pocas expediciones…
Sí. En el G1 nos lo montamos todo nosotros y en el G2, del campo 3 para arriba no había cuerda y es una montaña “tiesa”. En el K2 fuimos abriendo desde el campo 3 y luego al bajar toca “destrepar” y lo que sea. Al final, con la movida de lo que ocurrió en el Lhotse, la gente empieza a aborrecer el ochomilismo, está un poco harta, y es normal.

¿Por qué no quieres entrar en la carrera de los ochomiles?
Pues porque Alberto Iñurrategi, Edurne Pasaban y Juanito Oiarzábal ya los han acabado; Félix Iñurrategi  e Iñaki Ochoa se quedaron a las puertas y ahora están en ello Carlos Soria y Carlos Pauner. Creo que ya es suficiente.

También es verdad que a lo mejor mi sponsor está interesado, pero es un tema que no me interesa. En invierno volveré al G1 otra vez y después en el verano, si todo sale bien, volveremos al K2. Ahora ya estamos preparando la invernal, y hemos dejado material para el invierno.

¿Cómo ves el hecho de que se critique el hecho de hacer ochomiles por las rutas normales?
Creo que va siendo hora de que nosotros cambiemos eso. Yo he intentado abrir nuevas rutas en el K2 y en el G1 en invierno, pero tengo que ir paso a paso. La montaña está abierta a todo el mundo, y no le puedes decir nada a alguien que tiene ilusión en subir una montaña y tiene el valor que tiene para él. Los españoles llevamos 20 años haciendo estas cosas y es normal que se le reste valor. Otra cosa es lo que pasa con Carlos Soria; yo me quito la txapela con lo que está haciendo, a su edad. Tiene todo el derecho del mundo a subir por la normal. Por otra parte si no tienes el Kangchenjunga, el K2, el Annapurna y el Dhaulagiri, es como si en cierta manera no tienes ninguno, ya que son los más difíciles ó peligrosos.

Luego, hay gente que va totalmente patrocinada y otra que se lo paga de su bolsillo, hay gente muy entrenada… pero creo que a algunas montañas hay que quitarle un poco de valor. Yo he subido al G2 y muchos de los que la han subido anteriormente no lo habrían conseguido esta vez.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.