RETIRADA

Álex Txikon da por terminada la expedición invernal al Annapurna

Tres semanas después de llegar al campo base, el grupo abandona debido a las peligrosas condiciones de la montaña. Todavía quedan dos meses de invierno. La ascensión de los polacos Jerzy Kukuczka y Artur Hajzer (febrero de 1987 en ¡16 días!, en estilo muy ligero) continúa siendo la única invernal del Annapurna.


| No hay comentarios |

Álex Txikon anunció a través de sus redes sociales el pasado sábado 13 de enero que ponía fin a la expedición invernal al Annapurna (8.091 m). Tanto él como los nepalíes Chhepal Sherpa, Magkpa Sherpa, Ang-Gyalu Sherpa, Mayla Sherpa, MigTemba Sherpa, Lakpa Sherpa, Tashi Sherpa, el italiano Mattia Conte y el brasileño Moeses Fiamoncini ya han cambiado el campo base por cotas más bajas.

El experimentado himalayista vasco ha argumentado que la montaña está demasiado peligrosa como para continuar adelante con su intento. Una peligrosidad que se puso de manifiesto apenas un par de días antes, cuando los expedicionarios descubrieron que el importante depósito de material que habían dejado en la zona del campo 3 (6.400 m) había desaparecido tras colapsar el terreno en que lo habían asegurado.

Ese incidente les obligó a cambiar de planes y provocó que perdieran una prometedora ventana de buen tiempo en la que ambicionaban incluso poder lanzar un intento de cumbre. Álex Txikon ya aseguró, antes de viajar este invierno a Nepal, que no estaba dispuesto a arriesgar tanto como lo hizo el año pasado en el Manaslu y así explicaba su retirada:

«Tal vez deberíamos de estar en CB, pero por algún motivo no lo estamos, seguramente no habremos sido lo suficientemente inteligentes o eficaces en el Annapurna. Lo hemos peleado, me he equivocado yo solo y nos hemos levantado todos. Creo que quedarnos sería una imprudencia dadas las condiciones tan comprometidas y arriesgadas de la montaña. El Annapurna está en transformación constante y hace de ella una montaña que amenaza allí por donde pasamos. No puedo permitirme exponer más a mis compañeros y por eso, tras hablarlo y meditarlo durante toda la mañana, hemos decidido dar un sí a la vida, dejando atrás nuestras pretensiones de seguir intentándolo».

Tres semanas y retirada

El equipo de Álex Txikon llegó al campo base del Annapurna con el inicio del invierno, el 22 de diciembre. Incluso Moeses Fiamoncini, el último integrante en incorporarse al grupo, no lo hizo hasta pasado el día de Reyes. Desde que empezó la expedición, han realizado tres rotaciones en altura, hasta la zona del C3 (6.400 m).

Las tres semanas transcurridas desde entonces han sido suficientes para tomar la decisión de retirarse y regresar a casa, a pesar de que todavía queda mes y medio para finales de febrero (fin del invierno meteorológico) y más de dos meses para el 20 de marzo (fin del invierno astronómico).

Jerzy Kukuczka y Artur Hajzer, primera ascensión invernal (1987) en ¡16 días!

Con ello, Jerzy Kukuczka y Artur Hajzer continuan siendo los únicos en haber ascendido el Annapurna en invierno. Los polacos hicieron cumbre el 3 de febrero de 1987, tan solo 16 días después de que la expedición formada por siete miembros hubiera llegado al campo base (en realidad sólo había cuatro alpinistas activos dentro del grupo, tal y como explica Bernadette McDonald en su libro «Los ochomiles en invierno» : además de Jerzy y Artur, estaban Krzysztof Wielicki y Wanda Rutkiewicz ).

Así relata Bernadette McDonald en su libro “Escaladores de la Libertad”, aquel día:

“Su logro fue destacable no solo por la velocidad con la que lo subieron, sino también por el temporal de invierno que les golpeó cerca de la cumbre. Se vieron obligados a subir el último tramo a ciegas, siguiendo las instrucciones por radio que les daban desde abajo. Krzysztof recordaba el momento en que ambos llegaron tambaleándose al campo base, y la alegría de Jurek que saludaba con los brazos al tiempo que cantaba una canción popular polaca a plena voz: “Te quiero, vida”.

Wanda Rutkiewicz se negó a utilizar sherpas

Krzysztof Wielicki y Wanda Rutkiewicz hicieron un intento más, ella estaba extremadamente débil por una infección bronquial, pero era muy tozuda y no quiso renunciar a intentarlo, aunque desde que partieron del campo base era evidente que tendrían que regresar sin conseguirlo. Wielicki intentó convencer a Wanda de que utilizara sherpas en la ascensión pero ella se negó a ello, así lo cuenta Bernadette en su libro «Escaladores de la Libertad«: «Wanda quería hacerlo a su manera, ser la primera, hacerlo sin ayuda».

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.