EXPLORANDO

Alberto Zerain intentará el Hornbein en solitario

Intentar el corredor Hornbein del Everest resulta un desafío enorme. Solo y sin oxígeno todavía lo engrandece más. Es el reto que Alberto Zerain se ha planteado para este postmonzón y, si alguien lo puede conseguir, es él.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Alberto Zerain en el kangchenAlberto Zerain en el kangchen

Hablamos con el alpinista vitoriano justo antes de partir.Los últimos preparativos, siempre engorrosos, le cogen a Alberto Zerain “Zeras” con el inicio de las fiestas de Vitoria-Gasteiz, su ciudad.

La bajada del Celedón se le prolonga hasta altas horas de la madrugada recogiendo a dos, los menores, de sus tres hijos de diferentes fiestas. Y en un hueco que le quita a guardar los camiones con los que se gana la vida y antes de la última comida familiar podemos hablar con él sobre su próxima expedición. Después, nos dijo, “apago el teléfono”.

El corredor Hornbein fue abierto en 1963 llegando en travesía desde la arista oeste por una expedición americana. Fueron Willi Unsoeld y Tom Hornbein quienes lo resolvieron y, al descender por la ruta normal del Collador Sur-Arista Sureste preparada por sus compañeros, realizaron la primera travesía del Everest. La línea directa por la cara norte, fue abierta por una expedición japonesa en 1980. Posteriormente ha sido repetida por la cordada formada por Erhard Loretan y Jean Troillet en 1986 quienes abrieron una variante de entrada. En aquella ascensión estuvo embarcado también el gran alpinista francés Pierre Beghin, quien no pudo seguir el ritmo de los suizos. Fue una de las ascensiones más brillantes de toda la historia del Everest, en estilo alpino, sin oxígeno y en sólo 40 horas –descenso incluido–. Una ascensión que, a juicio de Reinhold Messner, valía más que varios ochomiles juntos. Sólo otro de los ocasionales intentos de repetirlo ha llegado a la cima. En 1991 la combinación Japonesa+Hornbein fue escalada por el sueco Lars Cronlund y los sherpas Mingma Norbu y Gyalbu, todos con oxígeno.

La última tentativa, esta primavera, corrió a cargo de la cordada de Ralf Dujmovits y Gerlinde Kaltenbrunner. La anterior, en 2009, por la formada por Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza, quienes acaban de realizar la tercera ascensión de la travesía del Broad Peak y con vía nueva incluida a la cima principal.

El reto de Alberto Zerain, quien suma siete ochomiles, es intentarlo solo. Cumplirá durante esta expedición, el 20 de agosto, 49 años. Lleva una estrategia muy personal y muy reflexionada en función del objetivo y de las cualidades con las que sabe que cuenta, y que ha demostrado con ascensiones solitarias el último día por ejemplo en el Makalu, K2 y Kangchenjunga en un alarde de rapidez y autonomía. En otras palabras, si hay un ramillete de alpinistas en el mundo que pueden planteárselo, él ha demostrado estar entre ellos. A la vez, está dispuesto a cambiar radicalmente sus planes para adaptarse al objetivo, e incluso, ante la perspectiva de resultar inviable, buscar alguna alternativa con la que se sienta a gusto. Él escaló el Everest con oxígeno en 1993 por la ruta del Collado Sur, y en 2004 ejerció de Andrew Irvine en la recreación que Al filo de lo imposible realizó sobre la histórica y trágica escalada de 1924 liderada por George Mallory (emulado para la ocasión por Óscar Cadiach) por la ruta del Collado Norte. Hacia mediados de septiembre debería estar en condiciones de iniciar la tentativa final.


 

Aunque la montaña la intentarás solo, ¿qué equipo llevas de acompañamiento?

Cara noroeste del everestCara noroeste del everest

Tres personas de apoyo, entre ellas un cámara y un alpinista, Juan Carlos Arrieta, con el que estuve en el K2 intentándolo en el 97. Es una persona solvente que me da tranquilidad porque en el momento de aclimatar puedo no estar solo y también al entrar en la pared, para salvar la rimaya, puede ser un apoyo fundamental.

¿Cuáles son las condiciones de la nieve y las condiciones de la montaña que influirán en tus decisiones?

Lo primero es salvaguardar la integridad física. Necesito condiciones que no estén invitando al riesgo a cualquier precio. Tendrán que ser las más o menos apropiadas para que se pueda ascender. Y, durante la subida, hay que hacerse cargo de cómo estará durante el descenso para decidir si hay que bajar por la otra pared, por la clásica de Mallory (la vía normal de la vertiente norte, la del Collado Norte-Arista Noreste), si hay algún tramo de nieve cambiante que puede estar después mejor o peor… Si decides continuar para arriba estando en nieve cambiante… es con la idea de que llegar a la cumbre y tener más facilidades para operar y, si hay que bajar por la clásica, tener esa opción. O sea que no es pensar que si doy un paso más, no voy a poder bajar…

Una de las claves de Loretan y Troillet fue bajar por la misma ruta, que les permitió descender ramaseando (en realidad culeando) mucho, pero para eso necesitaron unas condiciones de nieve de postmonzón…

Claro, una nieve que te retiene cuando estás bajando, pero con el peligro que igual se hace una avalancha. Hay que saber leer las condiciones. A veces la suerte acompaña y no pasa nada, pero hay que saber valorar las condiciones.

En caso de bajar por la normal, tendrás preparado algún campamento…

Es muy fácil, seguramente habrá alguna tienda de la primavera y me evitará tener que andar dejando material yo. Eso lo voy a ver porque voy a estar aclimatando allí y veré qué me interesa más.

Entonces será en estilo alpino puro, si además vas a aclimatar en la normal…

Puede ser que pruebe un poco (el corredor Hornbein), también porque es fundamental saber cómo puedes solventar la parte del principio. El estilo me da igual cómo se le llame. Lo que está claro es que hay que ir aclimatado, si no es imposible hacerlo. Previamente hay que aclimatar en la montaña salvo que vayas a otro monte como el Cho Oyu, si no es imposible.

¿Por qué el Hornbein? Es una ruta que está rechazando a muchos (Gerlinde y Ralf ahora, Alberto Iñurrategui, Juan Vallejo y Mikel Zabalza el año pasado. Por otro lado, tienes varios ochomiles hechos el último día en solitario y en un tiempo muy rápido como el K2 o el Kangchenjunga.

La ruta tiene unas características que coinciden con mi estilo y posibilidades. Y he pensado que como reto estaría bien. Aparte de lo estética que es la ruta, lo directa que es, hay que saber que no es tan fácil y que el camino puede tener sus trampas y eso es lo que hay que tener en cuenta para no hacer algo que, subiendo solo o acompañado, te ponga en peligro. Para mí es fundamental salvaguardar la integridad física, como decía antes, y esperemos que las condiciones ayuden… Nunca se sabe cómo van a estar… pero esta forma de hacerlo necesita un apoyo de la montaña, que te ponga las cosas de tu lado.

¿Harías lo mismo que Gerlinde y Ralf si las condiciones no están bien, hacerlo por la normal?

Lo tendría que ver. Depende de hasta donde haya subido haciendo la aclimatación… Hay que tener en cuenta que se han retirado por diferentes motivos y en mi caso depende de las ganas que tenga en el intento que haga si iría por la normal o buscaría una alternativa para estar yo a gusto. Si tengo ganas y sigo con energías y demás, algo haremos.

Y tu programa de desniveles y horarios para el Hornbein.

Va a ser difícil, pero ése es el tema. Mi idea es de una tacada subir hasta el Hornbein hasta 7.900 como hicieron Loretan y Troillet. En eso coincido con ellos: no estar mucho en esa pala inferior. Pero hay que bregar mucho para hacer eso. Esa es la incógnita: si podré hacerlo así. Creo que sí, intentaré estar para hacerlo, pero dependerá de las condiciones de la montaña, de la nieve.

¿Y otro vivac antes de la cumbre?

No. Hay un par de posibilidades. Como estaré muy cansado, me imagino, me interesa descansar allí lo máximo, muchas horas. Cada uno tiene sus características; yo, si estoy bien aclimatado, no me impacta tanto estar allá bastantes horas más de las que parecen razonables. Estaría hidratándome comiendo y después de ese descanso de 20 horas o un día saldría. Me interesar salir pletórico de fuerzas para el día de cima porque sé que luego tengo la bajada.

Sería un poco duro y difícil descansar poco y querer subir todo lo que queda y la bajada.

¿Y escalar de noche y descansar de día como hicieron Loretan y Troillet para protegerse de los aludes?

Me interesa hacer todo lo que pueda de día para tener más visibilidad. Los aludes pueden caer en cualquier momento, y de día por lo menos ves algo y puedes tirar para algún lado. Algo de noche hay que hacer, estas rutas son así… Pero luego igual cambio el planteamiento si veo que es un tipo de nieve que se transforma mucho durante el día.

La mañana de la bajada del Celedón te hicieron una prueba de esfuero, ¿qué tal?

No me han dicho nada particular pero estaba muy bien… ¡No creo que sea un impedimento de momento! Será aclimatar bien y notar que estoy a tope. Costará, en estas montañas grandes para conseguir el máximo sin gastar demasiado hay que ser un poco estratega de la altura.

Que tengas mucha suerte con la montaña, con las condiciones y con todo

Gracias. Y vosotros enviad buenas vibraciones a ver si llegan.

Aquí van todas

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.