Teruel y Tarragona

Vía Verde del Val de Zafán

La Vía Verde del Val del Zafán ofrece un viaje agradable y enriquecedor. El camino suma más de un centenar de kilómetros desde las tierras de Teruel hasta el delta del Ebro, ofreciendo un variado catálogo de paisajes, un ramillete de pueblos monumentales y algunos viaductos grandiosos.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Panel que anuncia el comienzo oficial de la Vía Verde del Zafán
Panel que anuncia el comienzo oficial de la Vía Verde del Zafán

El ferrocarril sobre el que se asienta la Vía Verde del Val de Zafán se construyó por motivos comerciales y, sobre todo, militares, pues se pensó que abastecería toda la parte sur del valle del Ebro en el caso de una hipotética invasión de los franceses. Irónicamente, el Tren Sarmentero, como se le conocía, fue clave durante la Batalla del Ebro. En 1973 el hundimiento de un túnel firmó su partida de defunción.

Hoy se puede pedalear ininterrumpidamente desde la estación de Valdealgorfa, en Teruel (e incluso antes, desde Alcañiz) hasta Tortosa. Según pasa de provincia y de comarca, la vía va cambiando de nombre.

En Arnés-Lledó pasa a llamarse Vía Verde de la Terra Alta, y a partir de la estación de Pinell, su nombre oficial es del Baix Ebre.

La primera parte discurre por un paisaje de lomas y barrancos hasta desembocar en el gran valle del Matarraña que salva con un airoso viaducto. En frente se levanta el macizo de los Puertos de Beceite y el acantilado –casi cinematográfico–de las Rocas de Benet.

Desde Cretas la vía inicia un suave descenso hacia el río Algars, límite entre Aragón y Cataluña. En Arnés-Lledó, entramos en la Vía Verde de la Terra Alta. Tenemos ante nosotros 23 kilómetros cuajados de túneles y viaductos que abrieron paso al ferrocarril por un territorio condenadamente escarpado.

A los pocos kilómetros de empezar dejamos a nuestra derecha Horta de Sant Joan, retiro de Picasso. Desde aquí la Vía Verde discurre junto al río Canaletes hasta desembocar en el Ebro, río que guiará nuestros pasos hasta Tortosa.

¿Por qué hay que conocerla?

Pocas vías verdes como ésta enseñan tanta Geografía y levantan admiración ante el trabajo de ingenieros y obreros que la construyeron con métodos que hoy nos parecen prehistóricos. La vista de las Rocas del Benet al atardecer es por sí sola una buena razón para venir a conocerla.

Pero hay más, muchas más: el valle del Matarraña, el desfiladero del río Canaletas, con su santuario de la Fontcalda, Alcañíz, Valderrobles, Torre del Compte, Cretas, Arnés y Horta de Sant, con unos conjuntos urbanos sobresalientes… No se puede pedir más.

Época recomendable

Todo el año.

Observaciones

Es interesante llevar una linterna para los túneles, aunque los de la Terra Alta están «teóricamente» iluminados.

Ficha técnica

  • Longitud: 34 + 23 + 25 km.
  • Infraestructura: firme de zahorra y asfalto. Cuenta con 45 túneles y 7 viaductos.

Información

  • Guía de Vías Verdes volumen 1.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.