Valle de Liébana

La subida a Peña Ventosa: un espectáculo visual para deleitarse

La aérea cima de Peña la Ventosa, o Peña Ventosa a secas, se eleva hasta los 1437 metros de altura y es, probablemente, el mejor lugar para sentarse a observar el macizo oriental de Picos de Europa en toda su dimensión; un regalo para los ojos que exige un notable tributo de esfuerzo.

Autor: | No hay comentarios |
Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
La cumbre de Peña Ventosa se alza ante nuestro ojos pero todavía muy lejos. La lógica dicta alcanzar la base a media ladera, y unos hitos así lo corroboran, pero no hay que dejarse engañar: la trocha menos incómoda va muy cerca de la cresta. 📷 Dioni Serrano

La imagen más impactante de Peña Ventosa se consigue desde el castañar de Pendes, al otro lado del río Deva. Cuando bajan de Cabañes a Pendes, los caminantes que peregrinan a Santo Toribio ven su casi perfecta forma piramidal ocupando su horizonte durante un buen trecho, y es probable que distraigan la marcha buscando líneas que conduzcan a lo que, desde allí, tiene todo el aspecto de una cumbre inexpugnable. La perspectiva no les deja ver el quebrado cordal que se estira hacia el este por donde discurre el itinerario que se utiliza habitualmente para alcanzarla.

Ruta de ascenso a Peña Ventosa

El pueblo de Salarzón, en la vertiente sur, es el punto de partida de la ruta más corta pero es la que comienza en Lebeña, en la otra vertiente, la que ofrece más variedad y atractivos sin añadir otra dificultad que el notable desnivel que se vence.

Lebeña es conocida por tener en su término municipal a Santa María, una de las iglesias más bellas del mozárabe peninsular. El casco urbano es pequeño, con casas de piedra y calles estrechas y empinadas. A la entrada hay un pequeño aparcamiento, pero podemos ahorrar unos pocos metros de desnivel si continuamos por la pista asfaltada que sube al barrio El Valle.

Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
Al dejar atrás las invernales de Lebeña, la pista traza una curva de 180 grados y se orienta hacia Peña Ventosa. 📷 Dioni Serrano

Poco antes de llegar a éste hay un apartadero a la derecha con espacio para un par de coches. Unos metros más adelante comienza a la derecha la pista que, sin dar un respiro, ha de llevarnos hasta la entrada del valle de Casares.

El carril es ancho y con fuerte pendiente en algunos tramos. A trechos encontraremos señales del Camino Lebaniego y es fácil que nos crucemos con peregrinos procedentes de Cicera. A nuestra derecha y muy por encima nos acompaña desde el primer momento la vertiente norte de Peña Ventosa, una larga muralla rocosa surcada por varios canales.

Sin prisa pero sin pausa vamos ganando altura ignorando un par de carriles que salen hacia la derecha. Después de un pequeño grupo de cabañas —las invernales de Lebeña— donde la pista traza dos curvas muy pronunciadas nos despedimos del Camino Lebaniego, que se dirige hacia el collado Arcedón, para seguir ganando metros a la sombra del Cueto Torcal y del Cueto de San Pedro. En éste último se ven varias vías de escalada deportiva.

Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
Pocos metros antes del barrio El Valle comienza la ancha. 📷 Dioni Serranopista donde comienza la ruta

En todo momento se aprecia el corte de la pista en la ladera y llama la atención especialmente un tramo armado que sube oblicuo por la base de Peña Ventosa y que, desde donde nos encontramos, parece morir al llegar a una pared rocosa. La calidad de su factura hace pensar que se trata de un camino minero, pero en la montaña no se aprecia ninguna cavidad o derrubios que delaten una mina.

Unos pocos metros antes de llegar al arroyo de los Casares la pista se estrecha cegada por un derrumbe, y vuelve a ensancharse después del arroyo, pero ya sin marcas de rodadas. En pocos metros abandonaremos este ancho camino, que se dirige hacia las paredes de Peña Ventosa, y continuaremos por un camino que sale a la izquierda y que se introduce decididamente en el barranco de los Casares.

En pocos minutos el camino queda convertido en una estrecha senda que serpentea por el fondo del barranco entre las primeras hayas que anuncian el bosque en el que entraremos enseguida.

Las luces y sombras que se alternan dentro del hayedo, las ramas mecidas por el viento, la humedad que impregna el aire y el sotobosque y el tintineo de las esquilas de unas vacas que no se ven componen un ambiente de paz que invita a bajar el ritmo. Al ganar altura el sendero vuelve a ensancharse haciendo mucho más cómodo el paso.

Un claro en el bosque, cubierto de hierba casi fosforescente, es ideal para detenerse y comer algo. El claro anuncia la proximidad del collado Taruey, punto estratégico de la ruta.

Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
En las inmediaciones del collado Taruey. Se aprecia bien el camino que hay que seguir hacia el collado que precede a la cresta. 📷 Dioni Serrano

En el siguiente claro, donde confluyen dos vallecillos, tomamos hacia la derecha (de frente iríamos hacia la Braña de los Tejos, famosa por aparecer en las guías de la zona como uno de los lugares «inevitables»). No hay hitos ni señales pero la lógica y las trazas de sendero que aparecen en el prado guían sin dificultad.

Salimos del hayedo con el collado a la vista. Nos separa una ladera cubierta de aliagas lacerantes y nos felicitamos por llevar pantalones largos. En mitad de la ladera encontramos una gran fuente, seca cuando pasamos.

Buscando el mejor paso entre los matorrales llegamos al collado Taruey y nos detenemos para intentar poner nombre a todo lo que se alcanza a ver: Peña Sagra, Curavacas, Peña Prieta, casi todo el Valle de Liébana, parte del macizo Oriental…

Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
Vertiente oeste de Peña Ventosa vista desde los invernales de Lebeña. 📷 Dioni Serrano

A nuestra derecha se distingue perfectamente el camino que sube hacia un evidente collado entre dos peñas. Al llegar a éste avistamos por primera vez la todavía lejana cumbre de Peña Ventosa. Aquí comienza la verdadera ascensión. Tenemos por delante más de un kilómetro de cresta, muy antipática de andar en algunos tramos. Algunos hitos nos ayudarán a no perder la mal llamada senda que ha de llevarnos hasta la trepada final.

Es importante no perder la trocha que discurre más cerca del cordal y no dejarnos engañar por unos hitos que invitan a atajar por la ladera algo más abajo. Este «camino», que tomamos a la ida, es francamente penoso.

La senda «buena» nos va guiando hasta un punto en el que abandona la cresta para dirigirse directamente a un primer resalte que es bastante vertical y que obliga a utilizar las manos. Un senderillo irregular pero fácil de seguir nos deja al pie de una canal con un corto muro de una roca muy peculiar que se supera con un par de pasos.

Guiados ahora por los hitos más que por cualquier cosa parecida a un sendero llegamos a una canal pedregosa que da acceso a otra canal más empinada y estrecha que desemboca en la cumbre. Hay que tener cuidado para no desprender piedras que podrían herir a las personas que pudieran venir detrás.

Subida a Peña Ventosa. Valle de Liébana 📷 Dioni Serrano
El buzón de la cumbre y una muestra del panorama que se capta desde ella. Al fonfo e macizo Oriental de Picos de Europa. 📷 Dioni Serrano

Las vistas desde la pequeña cima son indescriptibles. Todo el macizo Oriental de Picos de Europa se despliega ante nuestros ojos con sus cumbres más importantes bien reconocibles: Samelar, Sagrado Corazón, Pico Cortés… y un poco a la derecha, en un nivel inferior, el Cueto Agero, la montaña que junto con Peña Ventosa forma la monumental puerta oeste del desfiladero de La Hermida.

Y al sureste, toda la Sierra de Peña Sagra y la cordillera Cantábrica, donde se distinguen perfectamente Curavacas y Peña Prieta. Y 1200 metros más abajo, los tejados rojos de Lebeña, hacia donde iniciamos el largo regreso.

Características
  • Comienzo: localidad de Lebeña (666 m).
  • Tipo: lineal.
  • Longitud: 17,32 km.
  • Desnivel: +1300 m.
  • Cartografía: hoja 56-4 , 1:25 000 IGN.
  • Track: https://desni.in/peniaventosalebenia

Esta iniciativa cuenta con la colaboración, entre otros, del Grupo de Acción Local Liébana, en ejecución del Convenio de colaboración firmado con la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia para la realización desde el Grupo de las acciones de promoción y dinamización del Plan de Sostenibilidad Turística de la Comarca de Liébana financiado por la Secretaría de Estado de Turismo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España; la Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio del Gobierno de Cantabria y la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia (formada por sus 8 ayuntamientos).

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.

Últimas noticias