EXPLORANDO

Una asociación gallega recupera senderos con pasión y sin un «duro» público

La asociación vecinal Castaño y Nogal del concello lucense de Becerreá recupera un sendero histórico con la ayuda de jóvenes voluntarios extranjeros y sin un euro de subvenciones públicas.

Autor: | 38 comentarios |

Que no hace falta miles de euros para sacar del abandono un camino y convertirlo en un atractivo turístico es lo que está demostrando Castaño y Nogal, una asociación formada por vecinos de la localidad lucense de Quintá de Cancelada. Con dinero de sus bolsillos y la ayuda de catorce jóvenes extranjeros han recuperado y señalizado quince kilómetros de senderos tradicionales entre los que se incluye un tramo del histórico Camino Real de Castilla a Galicia.

El itinerario, que recibirá el nombre de Ruta de los voluntarios en honor de los jóvenes que trabajaron sobre el terreno, tiene sus extremos en las aldeas de O Couso y Cabana. Son quince kilómetros por un entorno «de silencio, castaños centenarios y milenarios, robles, abedules y otras especies autóctonas», según describió José María Álvarez, secretario de la asociación, durante la presentación “oficial” del sendero que tuvo lugar el pasado 25 de mayo en la sede de Novacaixagalicia en Lugo.

El trabajo de desbroce y señalización de la ruta se llevó a cabo el verano pasado. Para ejecutarlo, y a falta de ayuda pública, la asociación organizó eun campo de trabajo internacional en colaboración con la organización Servicio Civil Internacional de Voluntarios para la Paz, en el que participaron 14 jóvenes de diez países de todo el mundo. El Concello de Becerreá y el distrito forestal VII, socios de Castaño y Nogal y senderistas de A Coruña colaboraron en las tareas de limpieza del sendero que estaba “completamente comido por el bosque”, según José María Álvarez.

Para ejecutar el plan, la asociación incluso llegó a pedir un préstamo que todavía están pagando. “La administración pública no he hecho ningún caso de nuestras peticiones para que nos ayudaran en este y otros planes –asegura el secretario de Castaño y Nogal; sólo recibimos ayuda en especie de algunas empresas de alimentación”.

La Ruta de los voluntarios está georreferenciada y marcada sobre el terreno con postes. Pero este verano la asociación planea instalar nuevas señales trabajadas a mano y sin pintura. Y piensan hacerlo, cómo no, con voluntarios. Si logran alguna ayuda volverán a hacer el campo de trabajo; si no, intentarán que sean los propios visitantes quienes colaboren. La asociación quiere que la Federación Gallega de Montañismo la homologue como sendero de Pequeño recorrido.

Alejandro González, presidente de la asociación, explicó durante la presentación que la ruta contribuirá a dinamizar esta zona de montaña, que tiene una población envejecida y muchas aldeas en vías de desaparición. El itinerario tiene un gran valor paisajístico, con la presencia de grandes bosques como la Fraga das Valiñas, y etnográfico; en el camino se pueden ver varias ouriceiras, que eran construcciones para almacenar castañas, pallozas de origen prerromano, hórreos de paja y molinos.

La asociación ha colgado en su página web una descripción pormenorizada del sendero.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.