EXPLORANDO

Sobre «La necesidad de definir qué es un grupo de rescate en montaña»

En primer lugar quisiera aclarar que es la primera vez que respondo a alguien por escrito en alusión a un tema relacionado con el socorro en montaña. Soy de la opinión de que es mejor hablar con nuestra acciones y que, muchas veces, las palabras se las lleva el viento. Pero también creo que ha llegado el momento de que diga lo que pienso sin importarme a quién moleste.

Autor: | 26 comentarios |
Práctica en Candanchú del Grupo de Rescate e Intervencion de Montaña de la Guardia Civil (GREIM).  ()
Práctica en Candanchú del Grupo de Rescate e Intervencion de Montaña de la Guardia Civil (GREIM).

Defenderé al Cuerpo de la Guardia Civil y a sus Unidades de Montaña con el entusiasmo y vehemencia que sea necesario. Creo que pertenecer desde el año 87 a dichas Unidades, realizando en diferentes macizos un trabajo que es mi pasión (actualmente en el Pirineo oscense), me da cierto derecho a hablar del tema.

Dicho esto, me gustaría aclarar ciertos apartados que se citan en el último artículo publicado por Desnivel sobre la polémica generada en Aragón en cuanto a la competencia de los rescates en montaña, firmado por Luis Rincón y titulado “La necesidad de definir qué es un grupo de rescate en montaña”:

  1. Es cierto que ni en nuestro país -–ni en el resto del mundo, que yo sepa— está definido qué es un grupo de rescate en montaña. Pero lo que sí existe en todo el mundo es un consenso sobre los requisitos que debe reunir un buen grupo organizado de rescate en montaña:
    • Que los socorristas que lo integren cuenten con una formación integral en todos los ámbitos de la montaña, incluyendo montaña invernal, estival, escalada, espeleología, descenso de barrancos y todo lo relacionado con el socorro.
    • Que dichos socorristas cuenten con un material adecuado para el desarrollo de su trabajo, tanto individual como colectivo.
    • Que conozcan el terreno sobre el que van a operar como la palma de su mano.
    • Que dicho socorro sea medicalizado; es decir, que cuente con médicos (que además sean montañeros), para ofrecer la mejor atención posible y sobre el terreno al accidentado.
    • Que cuenten con el apoyo de un helicóptero y tripulación especializados en el vuelo en entornos difíciles.

Hagan ustedes un ejercicio de autocrítica (me refiero a los diferentes grupos que en España se dedican al rescate), y piensen si cumplen los requisitos…

  1. También es cierto que no hay mejor acicate que la competencia. Pero no es cierto que haya sido esta mal llamada competencia (puesto que nunca los he visto como competidores sino como colaboradores) lo que ha desencadenado la modernización de la Benemérita en el ámbito del rescate. No cabe duda de que para los GREIM (como nos conoce la gente) fue, y sigue siendo, un estímulo para mejorar la aparición de otros grupos que se dedicaran al rescate. Pero decir que fue el motivo de esta modernización pienso que es hablar un poco a la ligera, sobre todo por alguien que no pertenece a este grupo.

 

Recuerdo que cuando en Aragón se formaron los primeros médicos para acompañar a los GREIM, hace más de 15 años, aún no había en España ni una sola unidad de rescate, estatal o autonómica, que contase en sus filas con médicos o ATS formados en medicina de urgencia en montaña con un máster certificado por la Universidad de Zaragoza, con conocimientos también en vida y movimiento y rescate en montaña.

Los GREIM han ido evolucionando (al igual que la Guardia Civil en general) con el paso de los años, desde la creación de las primeras Unidades de Esquiadores-Escaladores en el año 1967. Y lo han hecho en todos los ámbitos:

  1. Formación: desde los cursillos de esquí en invierno y de escalada en verano, de los años 60, al actual Curso de Montaña que reciben aspirantes a pertenecer a los GREIM, hay bastante recorrido. El período formativo abarca de septiembre a julio, sólo interrumpido por las vacaciones escolares en Navidad y Semana Santa, y comprende todos los ámbitos y peculiaridades del rescate (montaña invernal, montaña estival, espeleología, escalada, espeleosocorro, barranquismo, prácticas con helicóptero, socorro en pared, etc). Por no hablar de la formación continua que posteriormente dichos GREIM realizan anualmente, durante 2 semanas (1 en verano y otra invierno), o la realización de reciclajes o cursos monográficos sobre diversos aspectos del rescate.
  2. Material: evidentemente los materiales que actualmente tienen a su disposición los GREIM, nada tienen que ver con los de los años 60. Desde luego que han ido evolucionando, puede que a veces lentamente (muchas veces porque el dinero del estado se ha despilfarrado en otras cosas), pero la mejora, tanto en material como en vestuario, ha sido y es, constante. No en vano, hace más de veinte años que se creó dentro de los GREIM, la Unidad Especial de Montaña. Entre sus misiones está la de velar porque el vestuario y material de que disponen los GREIM sea el más adecuado y adaptado a su trabajo, así como el desarrollo y aplicación de nuevas técnicas de socorro, para el posterior conocimiento de todos los especialistas de montaña.
  3. Nivel físico-técnico de los socorristas: no voy a extenderme en este apartado, pero me gustaría mencionar que desde que me incorporé a los GREIM, hasta ahora, la mejora ha sido también incesante e imparable. Actualmente, en casi todos los deportes relacionados con la montaña hay alguna representación de los GREIM, bien por sus resultados en la competición de alto nivel, o bien por su reconocido prestigio en alguna de las diversas facetas del mundo de la montaña. En este apartado también ha sido la Unidad Especial de Montaña, y los equipos de competición de la Guardia Civil, con sede en Jaca, los impulsores de esta mejora.
  4. Cuando menciona que la aparición de los nuevos grupos de rescate supuso en algunos casos una mejor cobertura territorial y una disminución de los tiempos de respuesta, no puedo evitar sonreír, por decirlo con un eufemismo. La mayoría de estos grupos de rescate de nueva creación se ubicaron en ciudades o poblaciones lejanas a la montaña, eso sí, con un grupo más que numeroso de socorristas, y un helicóptero a su disposición. Pero también, en la mayoría de los casos, con una falta alarmante de formación y de preparación en rescate, tanto helitransportado como terrestre. Estos grupos se nutrieron casi en su totalidad, de bomberos-escaladores/espeleólogos con escasa o nula preparación en el ámbito del rescate, y a pesar de ello, se hicieron cargo del rescate en algunas Comunidades Autónomas. Por esta razón era habitual escuchar las historias de algunos compañeros del GREIM destinados en esas Comunidades Autónomas, que alucinaban al ver que la mal llamada “competencia”, pretendía realizar todos los rescates con helicóptero y con grúa, aunque no fuera necesario, con unos medios y material desproporcionado en muchas ocasiones a los accidentes…Pero claro, cuando hacía un tiempo de perros o era de noche o se complicaba la situación, a llamar a los GREIM para que echen una mano, total a éstos los llamas y acuden a la hora que sea y haga el tiempo que haga. No quiero afirmar que los grupos que se dedican actualmente al rescate en montaña (al margen de los GREIM) sean unos incompetentes, porque no creo que sea así. Pero lo que sí puedo decir, porque es mi opinión, es que todos estos grupos surgieron por el capricho y afán interesado de ciertos políticos y jefes de servicios de bomberos, y no por el loable interés de prestar un mejor servicio a los montañeros accidentados. Si hubiera sido por ésta última razón, lo que hubieran debido hacer, para no malgastar el dinero de los contribuyentes, es mejorar mínimamente el material de los GREIM (como hizo alguna Comunidad). De este modo se hubieran ahorrado muchos millones de euros en sueldos de socorristas, pilotos, mecánicos, operadores de grúa, helicópteros, material, etc. Porque le aseguro que con 250 GREIMs, que más o menos es la plantilla actual en España, incluidos los instructores de nuestra propia Escuela y de las diferentes Unidades, nos bastábamos y nos sobrábamos para realizar el rescate en toda España. En todos mis años como miembro de los GREIM, JAMÁS hemos dejado de salir a ningún rescate, en helicóptero cuando las condiciones climatológicas lo han permitido, o a pie, con esquís o con crampones, de noche, con ventisca y 20 grados bajo cero. Haga usted sus números y cuantifique a ver cuántos rescatadores hay actualmente en las diferentes Comunidades Autónomas. Y juzgue si son realmente necesarios, atendiendo a la estadística REAL de accidentes, y no a la estadística INFLADA que algunos nos quieren vender.
  5. Cuando menciona que el panorama del rescate en montaña en nuestro país es poco alentador, tengo que darle toda la razón. Pero mi opinión es que todo ese panorama se lo debemos a nuestros interesados gobernantes, en complicidad con algunos jefes de los grupos de salvamento. Gracias a Dios, hasta el momento, en Aragón, no existía ni existe esa desazón ni incertidumbre para los montañeros. Todos ellos saben de sobra que aquí los GREIM desempeñan su labor en exclusividad, y que cuando avisen al 112 para comunicar una emergencia, éstos van a acudir lo más rápidamente posible a socorrerlos. Y saben con certeza que si el rescate se complica o requiere más personal del necesario, los GREIM van a acudir con presteza a ayudar a sus compañeros. Ya sea de noche, en medio de una crecida en un barranco, o mitad de un temporal de nieve. Aunque no se encuentren de guardia o estén de libre. Porque es lo que llevan haciendo desde su creación.
  6. Cuando habla de que hay componentes del rescate en montaña que deben regularse, definirse, normativizarse…, pues qué quiere que le diga…todo esto lo lleva haciendo la Guardia Civil desde la creación de sus Unidades de Montaña. Ya lo he mencionado antes: formación integral de sus socorristas, formación continua de los mismos, supervisión del nivel técnico de todos ellos constantemente, pilotos propios, reciclaje y aprendizaje de los pilotos para el vuelo en montaña, etc.
  7. Sobre el despliegue de las distintas Unidades de la Guardia Civil por la geografía española, tengo que decirle que sus medios, tanto humanos como materiales, ya están adecuados a la peculiaridad de cada zona, tanto por la orografía, como por la estadística de rescates que soporta cada Unidad. No dispone del mismo material la Unidad de Benasque, por poner un ejemplo, que la Unidad de Alora. Los miembros de dichas Unidades son todos Especialistas de Montaña, con la misma formación inicial, pero lógicamente, si permanecen muchos años en la misma Unidad se especializan en diversas facetas del rescate. A pesar de ello, a todos se les exige un nivel físico-técnico mínimo para seguir en los GREIM, dado que cualquiera de ellos puede solicitar vacante en otra Unidad. Así que no me hable de despliegue territorial más eficiente ni de economía de medios, porque si algo sabe hacer la Guardia Civil es aprovechar los recursos de que disponemos. Sin ir más lejos, en las Comunidades donde operamos, el helicóptero no se dedica en exclusiva al rescate en montaña, sino que es una función más (la principal en alguna provincia como Huesca) de las que tiene encomendadas. ¿No es eso un uso racional y eficiente? O por poner un ejemplo, los GREIM, tienen también encomendadas labores de protección de la naturaleza, que realizan cuando van por el medio natural realizando sus prácticas diarias (conocidas como Niveles Técnicos), amén de las conocidas funciones de Policía Judicial (confección de Inspecciones Oculares, Atestados), cuando actúan en los accidentes. ¿No le parece eso economía de medios y eficiencia? Cuando hable de despliegue territorial inadecuado, mala economía de medios o ineficiencia, quizás debería referirse si acaso al resto de Grupos de Rescate que operan en España, pero no a los GREIM, por favor. En eso no nos gana nadie.
  8. Bueno, llevo ya demasiado tiempo redactando este comentario. Así que como no quiero extenderme más, lo doy por finalizado. Pido disculpas si he ofendido a alguien con mis opiniones. En la Guardia Civil en general, y en los GREIM en partícular, nunca nos hemos caracterizado por “vendernos” ante la opinión pública demasiado bien. Pero con todos nuestros fallos, que los tenemos, y a pesar de todo lo que todavía nos queda por evolucionar y mejorar, creo que a día de hoy seguimos siendo la referencia del rescate en montaña en España. Y con un reconocimiento más allá de nuestras fronteras ganado a pulso. Quizás sea porque el único interés que nos mueve es intentar mejorar el servicio que prestamos a las víctimas y nuestro placer en trabajar en lo que nos gusta: la Montaña.

 

José Antonio Millán Torés
Sección de Montaña de Jaca
Especialista de Montaña desde 1987
Instructor de Montaña desde 1998

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.

Últimas noticias