Red Carpetania. Sierra Norte

Subida al Cancho Cabeza (1263 m)

El paisaje que forman el embalse del Atazar y los sinuosos meandros que traza el río Lozoya al escapar de la presa es uno de los más singulares de la región madrileña. Pero la belleza del conjunto se nos escapará si no hacemos el pequeño esfuerzo de subir al Cancho de la Cabeza, una de las elevaciones más meridionales del Sistema Central

Autor: | No hay comentarios |
Subida al Cancho Cabeza
La cima del Cancho de la Cabeza es el mejor puesto de observación de ese pequeño mar interior que es el embalse del Atazar y de toda la comarca de Sierra Norte.

Cuando quiere ofrecer una nota exótica, la literatura turística dedicada a la Comunidad de Madrid siempre echa mano a Patones de Arriba, el pueblo por el que no pasó la Guerra de la Independencia de tan escondido que estaba… y nunca fue más correcto utilizar el pretérito imperfecto porque desde hace ya varias décadas Patones de Arriba puede que sea uno de los pueblos más visitados de la región. Los problemas de tráfico para acceder al pueblo obligaron a cerrar el acceso los fines de semana y festivos. Esos días hay que aparcar en el aparcamiento que hay en Patones de Abajo y subir caminando o en el autobús que se ha habilitado para tal efecto.

Ruta de subida al Cancho Cabeza

En este mismo aparcamiento comienza la Senda del Barranco, una ruta que forma parte de la Red Local Carpetania de Patones por lo que las marcas y flechas que hay que seguir son de color rojo.

Subida al Cancho Cabeza
Una mata de jara, arbusto resinoso muy abundante en la zona; detrás, algunas casas de la aldea.

Después de caminar poco más o menos un kilómetro llegaremos a la «aldea escondida», pasando antes bajo uno de los espectaculares acueductos del Canal de Isabel II. La fama del pueblo es muy merecida, pero si queremos disfrutar del encanto de sus callejuelas empedradas y sus casas de pizarra tendremos que ir muy temprano o muy tarde, antes de los visitantes sean tan numerosos que tengamos que pedir la vez para tomar una fotografía.

Antes de continuar conviene detenerse brevemente en la historia de este pueblo. Su origen parece ser el de un caserío levantado en el siglo XVI por los hermanos Patón (Asenjo, Juan y Pero), pero podría ser anterior, si nos atenemos a una leyenda, recogida en el libro del historiador Antonio Ponz Viaje de España, de 1781, que habla de una monarquía milenaria que habría sobrevivido a la ocupación de la península ibérica por parte de los musulmanes y que «reinó» el pueblo hasta 1750.

Atravesamos Patones buscando el lavadero y la Fuente Nueva, fácil de identificar por sus tres caños. Llegados hasta ellas, retrocedemos unos metros para cruzar un pequeño puente en piedra sobre al arroyo de Patones.

Subida al Cancho Cabeza
Arroyo de Patones se cubren de pequeñas flores acuáticas en primavera.

Comienza aquí un bonito paseo acompañando aguas arriba al arroyo por un sendero custodiado por jaras pringosas, romero y el matorral bajo. La subida es muy tendida de modo que no cuesta mucho esfuerzo alcanzar el collado que separa el Alto de Braña Grande de Cabeza de Peña Alta desde el que obtenemos las primeras vistas del embalse del Atazar.

De aquí a la cima del Cancho de la Cabeza caminaremos por un ancho cortafuegos que sí va a poner en tensión los gemelos y donde podremos observar la Peña Escrita, una gran laja de pizarra con firmas de pastores. La cima del Cancho, como la de tantas otras montañas de esta zona, está formada por erizadas losas de pizarra que, aquí, han servido de base para instalar un vértice geodésico donde cumplir el ritual fotográfico.

Antes o después de hacer un giro completo para empaparnos de horizontes. Llama poderosamente la atención el color azul oscuro de las aguas del embalse del Atazar, ese agua del que beben los madrileños y que —dicen— es el mejor agua de boca de todo el país.

La cima es también un cruce de caminos. Aparte del que hemos traído, hay uno que manda para el Poblado del Atazar y el tercero indica hacia Patones de Arriba por el Ladero de Calzones. Este camino está incluido en la Red Carpetania como tendremos ocasión de comprobar por las marcas amarillas que iremos viendo de trecho en trecho y en los cruces que aparecen.

Subida al Cancho Cabeza
Señales de Carpetania y de la Senda del Genaro.

También vamos a ver las señales de la Senda de Genaro, el sendero de gran recorrido que rodea el embalse del Atazar, enlazando media docena de pueblos, uno de ellos Patones de Arriba, cuyas casas ya acertamos a divisar desde El Cabezo.

Entramos en Patones de Arriba. Si es sábado, domingo o fiesta de guardar, es casi seguro que encontraremos las calles atestadas de visitantes subiendo, bajando, curioseando y fotografiando todo lo que se cruce en su campo visual. Después del sosiego que hemos vivido, esta afluencia nos empujará a salir pitando y retomar la senda del Barranco para regresar a Patones de Abajo.

Subida al Cancho Cabeza
Rústico puente sobre el arroyo a la salida de Patones de Arriba.
Datos prácticos

Comienzo: Patones de Abajo (832 m).
Longitud:12,36 km.
Desnivel:+554 m.
Cartografía: hoja 485-3 del IGN. 1:25 000.
Track: https://desni.in/canchocabeza
Observaciones: no es ciclable.

+

info en sierranortemadrid.org.

Reportaje financiado por la Unión Europea, fondos Next Generation, dentro del plan de sostenibilidad turística en destinos concedida a la Mancomunidad de Servicios Valle Norte del Lozoya dentro del eje 1 – Actuación 4. Red de caminos Carpetania.

Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.