y Peña Negra. Valle de Lozolla

Mondalindo, el mirador simpar de la Sierra de Guadarrama

Sus suaves formas no lo convierten en un objetivo montañero de primera categoría, pero su situación excéntrica hacen de él un mirador simpar de la Sierra de Guadarrama y de las sierras orientales.

Autor: | No hay comentarios |
Mondalindo
Un mar de nubes oculta el vasto y espectacular panorama que se consigue desde la cumbre del Mondalindo y que es una de sus cualidades. 📷 Lidia González

Entre el puerto de Canencia y el Cuadrón, ya en el Valle de Lozoya, discurre una línea de cumbres que algunos llaman Cuerda de las Cabezas, y que es la continuación natural de Cuerda Larga por el este. Su techo se sitúa en el Pico Mondalindo, o Cabeza del Cervunal, pues de ambos modos es conocido.

¿Mondalindo o Cabeza del Cervunal?

Aunque como Mondalindo aparece en una vieja oración popular contra las tormentas, parece ser que el topónimo nombra al cancho rocoso que tiene en su cara sur y que, visto desde Bustarviejo, parece otra montaña. La instalación del vértice geodésico en la cima bautizado como Mondalindo contribuyó a que el nombre desplazara al anterior.

El Mondalindo se corona fácilmente desde casi todos los puntos cardinales, salvo por su vertiente sur, donde cae a pico por unos llamativos roquedos donde hay numerosas vías de escalada.

La ruta menos fatigosa comienza en el pueblo de Canencia y asciende por la vertiente sur, pero la que tiene más interés lo hace desde el pueblo de Bustarviejo aupándose a la cuerda por el extremo oeste no sin antes pasar por un no muy conocido hito de arqueología industrial de la región madrileña: la mina de plata Indiana que se explotó desde el siglo XVII hasta finales del siglo XIX. Todavía pueden verse algunos vestigios de la mina, entre los que destaca la Torre del Indiano, declarada Bien de Interés Cultural en 1983.

Mondalindo
Señal SN19 de Carpetania en la fuente de La Gregoria. 📷 Dioni Serrano

Ruta de ascenso al Mondalindo

Comenzamos en la Plaza Mayor de Bustarviejo, bonito pueblo que conserva algunos buenos ejemplos de arquitectura tradicional serrana. En la plaza veremos un cartel de Carpetania y una señal vertical de la red (SN18).

Siguiendo la indicación Torre de la Mina / Pto. de Canencia, callejeamos hasta salir a la carretera de Miraflores, por la cual continuamos hasta el campo de fútbol. Allí, un panel informativo y una señal nos indica el camino para ir a la mina Mónica y al Mondalindo.

Tras caminar unos seiscientos metros llegamos a la fuente de La Gregoria donde el camino se divide. La señal SN19 nos indica por donde continuar. El camino se va haciendo más y más estrecho mientras sube sin complejos por la Ladera de Juan Blasco.

No tardaremos en ver la Torre del Indiano. La torre, hoy restaurada, fue un molino de viento donde se molía el mineral extraído en las bocaminas cercanas. Un sendero que parte a la izquierda de la torre conduce a la bocamina, cerrada con una verja metálica.

Mondalindo
Una trituradora de mineral de la última fase de explotación. 📷 Dioni Serrano

En este tramo encontraremos maquinaria usada durante una efímera explotación llevada a cabo en 1977. Varios paneles informativos —vandalizados por quien sabe qué descerebrados— explican cada uno de los elementos que forman el conjunto minero. Retrocedemos sobre nuestros pasos para dirigirnos a un pequeño talud buscando una senda poco evidente que asciende por una pedrera.

Tras un corto trecho muy pendiente, la senda entronca con un camino que entra por la derecha y que sigue ganando altura cómodamente hasta llegar al collado Abierto o de Hernán García, un amplio puerto donde pace el ganado.

A nuestra izquierda se levanta Cabeza de la Braña y hacia el norte nada se interpone entre nuestros ojos y el valle del Lozoya, los Montes Carpetanos y la sierra de Ayllón.

Un nuevo poste direccional de Carpetania (SN20) nos informa de que nos separan más de tres kilómetros de la cima, distancia que se recorre cómodamente por el amplio cordal y con el Mondalindo siempre en lontananza. Piornos, brezos y enebros rastreros nos acompañan durante la subida con magnífica vistas a ambos lados de la cuerda.

Mondalindo
La suave vertiente norte de la Sierra de la Cabrera vista desde Peña Negra. En primer plano, Cancho Gordo; al fondo, a la izquierda, asoma el embalse del Atazar. 📷 Javier Carballo

Al llegar a la falda del Mondalindo el camino vuelve a empinarse buscando la cima sobre la que se levanta un vértice geodésico. Las vistas desde esta cima situada en el epicentro de la Sierra Norte son espectaculares: al sur la llanura madrileña, con las Cinco Torres de la capital recortándose en el horizonte, los cerros del Pendón y San Pedro y el embalse de Santillana; al oeste, el Abantos, la Pedriza, la Najarra, Cabezas de Hierro, Montón de Trigo, Peñalara…; al norte, Navafría, embalse de Pinilla, el Tres Provincias, Pico del Lobo,…; al este, Peña Negra, embalse del Atazar, Sierra de la Cabrera… Un verdadero disfrute para los ojos.

Tras este atracón de panorámicas, continuamos la excursión. En el caso de que flaqueen las fuerzas o el tiempo se estropee, podemos bajar directamente hacia Bustarviejo por un el descenso, dirigiéndonos hacia el este, para girar poco después hacia el sur por un sendero con fuerte pendiente que nos lleva a La Almohadilla y al Cancho del Mondalindo.

Si no es este el caso continuamos por el cordal. Poco después de comenzar el descenso encontraremos la SN113 que señala, por una parte, hacia Garganta de los Montes, y, por otra, hacia Valdemanco. A partir de aquí vamos a continuar hacia Peña Negra por la loma siguiendo las señales de la Red Local de Valdemanco (flecha con punta roja y marcas rojas).

Tras un breve llaneo comenzamos el ascenso a Peña Negra. En realidad, la cima está formada por dos cotas de idéntica altitud: Peña Negra y El Regajo, ambas con 1831 metros.

Mondalindo
La torre de la Mina del Indiano aparece entre la niebla. 📷 Dioni Serrano

La montaña está coronada por una antena y un banco formado por varias grandes losas de granito. Dicen que es el banco situado a más altura de la Comunidad de Madrid. Comenzamos el descenso definitivo continuando por la loma hacia el norte hasta llegar cerca de una nueva antena, momento en el que hemos de hacer un giro de 90 grados hacia el este y empezar a perder altura decididamente por un pinar hasta dar con una pista que recorre la ladera a media altura.

Podemos seguir esa pista en ambos sentidos. En ambos casos, tras varias revueltas, terminaremos enlazando con la Cañada Real Segoviana (más corto si se toma a la derecha).

Una vez llegada a esta la seguimos en dirección suroeste. Más abajo podemos ver la población de Valdemanco. Continuando por la cañada nos toparemos con la SN1 que nos informa que volvemos a caminar por la Red Carpetania. La cañada nos conducirá hasta Bustarviejo sin dejar lugar a la duda.

Ficha técnica

Comienzo: población de Bustarviejo 1222 m.
Tipo:circular. Longitud:19 km. Desnivel:+719 m.
Cartografía:hojas 483-3 y 4 del IGN 1:25 000.
Track: Descargar
Observaciones: no ciclable

+

info en sierranortemadrid.org.

Reportaje financiado por la Unión Europea, fondos Next Generation, dentro del plan de sostenibilidad turística en destinos concedida a la Mancomunidad de Servicios Valle Norte del Lozoya dentro del eje 1 – Actuación 4. Red de caminos Carpetania.

Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.