PARA EL FIN DE SEMANA

Nueva ruta del Rocigalgo a Las Becerras por Sierra Fría, Toledo

Esta Semana Santa se han abierto tres nuevas rutas senderistas en el Parque Natural de Cabañeros. La bajada alternativa que proponen desde el pico Rocigalgo nos ha resultado interesante para completar la subida que propusimos anteriormente. Un lector se acercó hasta allí y muy amablemente nos envió la información sobre la ruta que compartimos como plan para este fin de semana.

Autor: Diego Gallardo | 3 comentarios | Compartir:
Inicio de la bajada del Rocigalgo a las Becerras por Sierra Fría  (Diego Gallardo)
Inicio de la bajada del Rocigalgo a las Becerras por Sierra Fría

El pasado 27 de marzo nos acercamos al área de Las Becerras, en Los Navalucillos (Toledo), con la intención de volver al pico Rocigalgo, esta vez, para descender por el cordal del Este, por la zona de la Sierra Fría, camino recientemente inaugurado como “oficial” por el Parque Nacional de Cabañeros.

Tras llegar a la cumbre por la ruta habitual, la primera sorpresa fue ver el mirador de madera que han ubicado justo al lado del vértice geodésico, en la misma cumbre. Le resta encanto natural, pero invita a asomarse y contemplar las magníficas vistas. Disfrutamos allí, por cierto, de la compañía de un zorro, seguramente (mal) acostumbrado a recibir “golosinas” de la gente que pasa por allí, aunque, todo sea dicho, da cierta alegría ver animales salvajes que no temen al ser humano…

Comenzamos el descenso tomando la nueva vía desde la misma cima y comprobamos, con bastante desilusión, que hay algunos tramos pavimentados con piedra, suponemos que para hacer más accesible la ruta a bicicletas y todoterrenos. Hay que decir que, aunque el firme sea más regular, el camino de vuelta es más largo e incluye alguna que otra subida a picos menores del Macizo del Rocigalgo. Se agradece que los tramos pavimentados lo estén sólo en los flancos, dejando libre el centro, pues puede resultar más agradable caminar por ese terreno que, aun estando algo suelto, es más blando y, por tanto, más agradable para los pies y las rodillas.

Esta ruta también tiene encanto con bellos afloramientos rocosos, sobre todo en las cimas de los otros picos que ascendemos durante el camino de vuelta, y unas vistas espectaculares de todo el valle del Chorro y, al otro lado, del valle del río Estena. No falta la señalización pertinente a lo largo de todo el recorrido, anulando la posibilidad de meternos en zonas privadas cuyas alambradas a la vista pueden distraernos de un excepcional paraje que, ciertamente, parece más propio de otras latitudes.

También observamos que el remodelado del camino ha incluído la colocación de algunos bancos de madera para sentarse en zonas con buenas vistas al valle y varios paneles explicativos sobre la fauna y la flora que podemos encontrar a lo largo del recorrido. Cuando ya hemos bajado un poco, la vegetación propia de la zona más alta, jara y brezo, principalmente, y los roquedales, dan paso a un bello robledal, que atravesaremos durante la mayor parte del recorrido restante.           

Curiosamente, el último tramo es el más duro, ya que en poco más de 5 kilómetros, tenemos que descender 650 metros de desnivel. Esto, unido a la dureza del suelo, hace que nuestros pies vayan buscando, casi por inercia, la zona central sin pavimentar, aunque con cuidado, ya que las piedras están muy sueltas y hay posibilidad de resbalarse…

Al final del recorrido, cuando pensábamos que nos tocaría vadear el arroyo, nos encontramos con la última sorpresa: un puente de madera que, tras cruzarlo y subir el último tramo, nos lleva directos a la caseta de información donde comenzamos la ruta.

Sin duda, merece la pena volver por este camino de la Sierra Fría, tanto por su encanto particular como para que no se nos haga muy repetitiva la ruta tradicional que sube al Rocigalgo y vuelve por el mismo sitio. Ciertamente, a los amantes de lo “salvaje”, se nos hace un poco incómodo de ver el enlosado. Por lo demás, es una maravilla natural por derecho propio.

Comentarios
3 comentarios
  1. Y a mi me alegra mas, de haberla echo, cuando ni siquiera habia pasarelas, ni escaleras, ni varandillas ecologicas. Cuando la chorrera, estaban en estado salvaje y apenas se filtraba la luz de la vegetacion que habia. Cada vez que vuelo a hacerla, me gusta menos 🙁 En fin…el progreso

  2. Me alegra haber realizado esta ruta hace hace ya tres años, cuando el P.N. aun la tenía «escondida» al gran público; y me alegra no haber visto banco de madera ni tramos enlosados ¿era necesario? Quien hace este tipo de recorridos no necesita de este tipo de acondicionamientos artificiales. Si vuelvo, ya no será igual.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias