PARA EL FIN DE SEMANA

Circuito del Guadarrama: un viaje en BTT de cinco etapas

¿Qué mejor plan para unos días de turismo activo que una vuelta a la Sierra de Guadarrama en bicicleta? Un recorrido lleno de historia y de lugares increíbles para disfrutar con las alforjas. Pistas forestales, estapas cortas, suficientes pueblos para alojarse, fácil orientación…

Autor: Cruz Evencio | No hay comentarios | Compartir:
Dehesas de Rascafria. Circuito del Guadarrama en BTT  ()
Dehesas de Rascafria. Circuito del Guadarrama en BTT

Podemos hacer una magnífica vuelta en bici de cinco días bien cerquita de casa -si eres madrileño-, ni más ni menos que por la Sierra de Guadarrama, rodeando el parque nacional más joven de España y rodando casi al cien por cien por pistas forestales, cañadas y senderos y pisando el asfalto sólo circunstancialmente. A esta «amabilidad» en el itinerario, se suman otros atractivos: etapas cortas (de 26 a 42 kilómetros.); facilidad de orientación; suficientes pueblos donde avituallarse (y visitar), y paisajes, naturales y humanos, de primera categoría. Nuestro viaje es un rosario de sitios excelentes: La Pedriza de Manzanares, La Granja de San Ildefonso, Cercedilla, Sotosalbos, valle de la Fuenfría, pinares de Valsaín y Navafría, robledales de La Morcuera, y más. Recordad que el pinar de la Acebeda fue calificado como Sitio Natural de Interés Nacional en 1930.

Si deseas llegar información completa del recorrido te recomendamo la guía BTT Guadarrama, la vuelta a la Sierra en 3 o 5 días, donde cada etapa se encuentra pormenorizadamente descrita, con su correspondiente ficha técnica, mapa, perfil y rutómetro. Si además eres usuario de GPS, te facilitamos los waypoints más significativos del recorrido. ¡Ánimo y a pedalear!… por cierto, ¡¡no te olvides del casco!!

Dos vertientes y un camino

Rodear la Sierra de Guadarrama nos da una visión de conjunto de esta espléndida montaña que tiene dos vertientes bien diferentes. Así, mientras por el norte la sierra se eleva limpiamente desde la perillanura segoviana, en la vertiente madrileña se desparrama en sierras exteriores.

Primero el Camino de Santiago, después la Carretera de la República, más tarde la Cañada Real Soriana, a continuación el Camino de los Gabarreros, luego La Horizontal y, por último, el Camino Natural del Lozoya… otra cosa no tendrá, pero argumento “temático” le sobra a la ruta que circunvala –en parte– la Sierra de Guadarrama. Este recorrido es totalmente ciclable (to-tal-men-te) y se puede recorrer con un modelo híbrido. El asfalto se pisa en pocas ocasiones, y cuando eso sucede es por carreteras con poco tráfico, lo que al contrario de lo que podamos pensar, ha de ponernos en guardia, ya que el coche de frente puede llegar cuando más “desconectados” estemos.

Etapa 1: Manzanares el Real a Cercedilla

El castillo de Manzanares es visible desde muy lejos. Será nuestro campo base para esta pequeña aventura y el primer ejemplo de la estrecha relación que tiene esta sierra con la Literatura. No hay que olvidar que este castillo perteneció a Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, aquél que escribiera que no había encontrado moza más “fermosa como la vaquera de la Finojosa”.

Itinerario

Partimos del castillo de Manzanares hacia el oeste por entre urbanizaciones de chalets en dirección a la entrada principal de La Pedriza. Frente al castillo hay un supermercado en el que podremos efectuar compras de última hora. Antes de llegar a la puerta de acceso al Parque pasaremos por delante del Centro de interpretación de la Naturaleza. Sugerimos parar y visitarlo antes de seguir adelante. Precisamente, visitar sin agobios todos los “puntos calientes” que jalonan la ruta es el motivo por el que las etapas son relativamente cortas. Dejando la entrada al parque a la derecha seguimos recto por la ancha pista que tenemos enfrente. Al final de la primera bajada ya encontramos las flechas amarillas del Camino de Santiago que nos van a servir de guía durante toda la jornada. Entramos en Mataelpino y tomamos la carretera de Becerril hasta un collado donde encontraremos un sendero que va paralelo a ella y termina en un muro de piedra donde se bifurca. Seguimos por la derecha por un sendero que nos exigirá poner a prueba nuestra destreza. Al llegar a la carretera del puerto de Navacerrada tomamos el sendero que remonta la vaguada del arroyo de la Angostura hasta el collado del mismo nombre. Tras cruzar una portilla llegamos a la carretera de Navacerrada, que hay que cruzar con atención; al otro lado continúa el Camino de Santiago por un sendero que recuerda a las “corredoiras” gallegas. El sendero acaba en una calle en dirección prohibida. Atravesamos Navacerrada siguiendo las flechas amarillas, y dirigiéndonos hacia el hotel El Arcipreste donde volvemos a encontrarnos con la carretera del puerto. La seguimos hasta la Fonda Real, donde cruzamos para tomar una pista asfaltada que arranca junto a este restaurante. Un kilómetro y medio después abandonamos el asfalto por un sendero a la izquierda. En ese punto hay flechas pintadas en el suelo. El sendero desemboca de nuevo en una pista que nos llevará hasta Cercedilla donde hay una buena oferta de alojamientos. También podemos seguir un poco más adelante buscando la carretera de las Dehesas, para remontarla hasta el albergue de Villacastora (de la Comunidad de Madrid), o el de las Dehesas (privado) un kilómetro más arriba.

Inicio: Castillo de Manzanares el Real.

Final: Albergue Dehesas de Cercedilla.

Distancia: 25,4 km.

Desnivel positivo: 565 m.

Dificultad: Media-baja.

Tiempo aproximado: 2 h 30 min

Cartografía: el mapa topográfico excursionista de la Sierra de Guadarrama (1:50.000) de la Tienda Verde publicado por Desnivel, abarca las etapas 1, 5 y parte dela 2 y la 4. Para completarlo se necesitan las hojas 457, 458, 483 y 484 del IGN 1:50.000.

Etapa 2: Cercedilla a La Granja de San Ildefonso

Retomamos el Camino de Santiago hacia el norte. Al llegar a unos aparcamientos, hay que entrar por el último a la izquierda, para salir a una pista asfaltada que sube decididamente. Estamos en la llamada Carretera de la República que algo más arriba, al cruzarse con la Calzada Romana, sustituye el asfalto por la tierra. En un tendido ascenso la carretera republicana nos llevará al puerto de la Fuenfría pasando por varios lugares de interés, como los miradores de Aleixandre y Rosales, el Reloj de Sol de Cela, la pradera de Navarrulaque y el Mirador de la reina. Todos estos puntos merecen una parada. Recuerda: ¡Estamos de vacaciones! Los fines de semana, sobre todo de verano, esta pista está literalmente atestada de caminantes y ciclistas. Algunos de estos últimos descienden a velocidades inadecuadas poniendo en riesgo al resto de los transeúntes, así que cuidado. El de la Fuenfría es un puerto con más historia que pinos, y eso que no le faltan al entorno. Por aquí pasaba la calzada que unía Segovia con Miacum (Collado Mediano. La obra romana data de la época del emperador Vespasiano. La calzada fue muy transformada por las grandes reformas que sobre ella realizó Felipe V).

Empezamos el descenso hacia Segovia, y lo hacemos con sumo cuidado pues el firme es muy pedregoso y en cualquier descuido podemos terminar con los huesos en el suelo. Pasamos por la Fuente de la Reina y seguimos de frente atravesando el pinar de la Acebeda hasta el collado de la cruz de la gallega. Hasta aquí hemos coincidido con el Camino de Santiago. Nosotros ahora nos separamos de las flechas amarillas para seguir de frente por la misma pista hacia Valsaín ya a la vista. La bajada es fuerte y rápida hasta una barrera; al otro lado está, prácticamente, el pueblo. Llegaremos a un stop junto a un almacén de maderas. Allí giramos a la izquierda para continuar por una bonita carretera que pasa por delante de la granja escuela Puerta del Campo, donde nos podemos alojar en unas tranquilas cabañas. La Granja no está muy lejos, algo menos de dos kilómetros, así que después de descargar las alforjas y descansar un rato (y tomar un relajante baño en la piscina si es tiempo de ello) podemos acercarnos al real sitio y disfrutar de su palacio, sus jardines y su fábrica de vidrio.

Variante

Prácticamente enfrente de la Fuente de la Reina hay una pista asfaltada que conduce hasta la carretera del puerto de Navacerrada entre un bellísimo pinar cuyo suelo está cubierto de helechos. A ciertas horas del día, el juego de luces que produce el sol colándose por las altas copas de los pinos silvestres e iluminando los helechos es maravilloso. Una vez en la carretera remontarla hasta la primera revuelta donde se toma una pista cerrada por una barrera. Continuar por ella sin hacer caso a las pistas que se incorporan por la derecha, desechando las señales del GR 10.1. Tendremos que negociar una dura cuesta y algunos repechos antes de faldear Dos Hermanas y descender hacia La Granja. Si tomamos todos los desvíos por la izquierda en la bajada, saldremos a La Pradera de Navalhorno, junto a Valsaín. Atravesando ambos pueblos encontraremos la carretera de Riofrío que nos llevará a la granja escuela Puerta del Campo.

Con esta alternativa re realizan 6 kilómetros y 250 metros más de desnivel, sólo hasta la pradera de Navalhorno. Es una alternativa interesante si queremos visitar el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) o hemos buscado hospedaje en La Granja.

Inicio: Albergue Las Dehesas en Cercedilla.

Final: Granja Escuela Puerta del Campo (La Granja).

Distancia: 30 km.

Desnivel positivo: 536 m.

Dificultad: Baja.

Tiempo aproximado: 2 h 30 min

Alojamiento: Granja escuela Puerta del Campo. Tel: 921 471 861 puertadelcampo@puertadelcampo.es. En La Granja y entorno hay una enorme oferta de alojamientos de todas las clases. Oficina de turismo de La Granja. Tel: 921 473 95

Etapa 3: La Granja a Navafría

Salimos de La Puerta del Campo y cruzamos por debajo de un gran arco. Al otro lado está la carretera que lleva a Riofrío que atravesamos para entrar en un prado en el que se ve un enorme crucifijo. En el momento de redactar este texto, la pradera estaba sembrada de pequeños testigos de madera con pintura rosa como los que se utilizan en las obras de carreteras. No sabemos para qué son, pero mucho nos tememos que no pase mucho tiempo antes de que veamos transformado este lugar. Rodeamos la cruz buscando unas rodadas que nos llevan al otro extremo de la finca donde hay una cancela. Tras pasarla giramos a la derecha. Ya estamos en la Cañada Soriana Occidental, una secular vía pecuaria que nos va a servir de hilo conductor durante toda esta etapa. Debemos cruzar la carretera de La Granja a Segovia; será más seguro por una glorieta próxima, y tomamos la carretera de la presa del Pontón. Atravesamos por ella, y remontamos la ladera hasta la carretera de Torrecaballeros. Cruzamos para seguir por la cañada rumbo a Navafría, el final de la etapa. Las señales de un sendero de gran recorrido acompañan a los maltratados paneles de la cañada. Sólo saldremos de la cañada en Sotosalbos, para visitar la magnífica iglesia románica de San Miguel donde ofició el Arcipreste de Hita, autor del Libro del Buen Amor del que toman su nombre una peña que hay cerca del puerto del León. La arcada de la fachada de esta iglesia está considerada como una de las más hermosas del románico castellano. Retornamos a la cañada para seguir camino tras este baño de arte. Aún quedan unos cuantos kilómetros hasta el final, así como diez, y sólo la población de Collado Hermoso, por otro lado, muy cerca de Sotosalbos, está en medio para suministrar cualquier cosa que necesitáramos. En un tramo la cañada se sitúa paralela a la carretera pero luego se separa para dirigirse hacia Navafría, a cuya entrada encontraremos una piscina. En el pueblo hay varias casas rurales y una pequeña pensión que es la opción más económica. También hay varios restaurantes. Aconsejamos vivamente meterse entre pecho y espalda un plato de cuchifrito (cochinillo frito). ¡El que nos trapiñamos nosotros estaba espectacular!

Inicio: Granja Escuela Puerta del Campo.

Final: Navafría.

Distancia: 32,5 km.

Desnivel positivo: 215 m.

Dificultad: baja.

Tiempo estimado: 2 h 30 min.

Información turística: Oficina de turismo de Navafría. Tel: 921 506 471.

Etapa 4: Navafría a El Paular (Rascafría)

Salimos de Navafría por la carretera del puerto del mismo nombre. A un kilómetro y medio aproximadamente la abandonaremos para seguir por una pista asfaltada que sale a la izquierda en una ligera curva de la carretera. La pista está señalada con un cartel que dirige hacia un embalse. La pista nos lleva remontando el río de las Pozas, primero hasta una piscifactoría abandonada y después hasta el campamento juvenil de Majarganillas, también abandonado. Al llegar a los barracones giraremos a la izquierda por una pista que atraviesa el campamento y se aleja del río. Hay que armarse de paciencia y resuello pues tenemos ante nosotros ocho kilómetros de pista y cuatrocientos metros de desnivel. La pista sale de nuevo a la carretera a pocos metros del puerto de Navafría donde hay una cabaña que se utiliza en invierno como corazón neurálgico del centro de esquí de fondo. Justo en el collado, en frente del cartel que señala el puerto, sale una pista cerrada por una barrera. Es la llamada La Horizontal, que llega hasta el puerto de Somosierra. Pero Somosierra queda muy lejos de nuestras intenciones. Así, a unos cuatro kilómetros, en un cruce de cuatro caminos, giraremos a la derecha para comenzar una rápida bajada hasta otro cruce donde hay que decidirse por el camino de la izquierda, menos marcado, si es que no queremos salir a la carretera que baja desde el puerto a Lozoya, cuyo caserío ya se ve abajo. Al llegar al pueblo, cruzamos la carretera M- 604 en busca del Camino Natural del Lozoya. Este camino, perfectamente señalizado y con un firme excelente, nos conducirá plácidamente hasta Rascafría, población serrana famosa por muchas cosas, entre ellas el monasterio de El Paular, símbolo inequívoco del guadarramismo, pues allí fue donde se firmaron las actas de creación del Club los Doce Amigos a principios del siglo XX, germen del que después sería la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara. Por cierto, que corren malos tiempos para el hotel que hay en el monasterio. Estos días, la localidad se ve engalanada de pancartas donde se pide que no se cierre. Rascafría tiene una buena oferta de alojamientos, pero si queremos algo más tranquilo y económico podemos seguir hacia El Paular, cruzar el histórico Puente del Perdón y quedarnos en el albergue de los Batanes.

Variante

Si hemos vivaqueado en el área recreativa del Chorro, puede ser interesante subir al puerto por la pista que sale al lado de la barrera de acceso al área; esta pista sube por la guardería forestal de Majaelrayo y lleva al mismo puerto de Navafría, donde nos juntaremos con la variante descrita arriba. Haremos casi la misma distancia de subida, pero con rampas más duras, y sin tiempo para calentar.

Inicio: Navafría.

Final: Albergue de Los Batanes. El Paular (Rascafría).

Distancia: 42,1 km.

Desnivel positivo: 643 m.

Dificultad: Media.

Tiempo aproximado: 3 h 15 min

Alojamiento: albergue de los Batanes. Tel: 918 691 511; losbatanes@madrid.org

Información turística: Oficina de turismo de Rascafría. Tel: 918 691 804.

Etapa 5: El Paular a Manzanares el Real

Salimos del albergue por la pista que lleva a las piscinas naturales de Las Presillas siguiendo las señales del sendero de gran recorrido GR 10 que nos guiarán hasta el refugio de la Morcuera. Así dicho parece corto, pero conviene saber que tenemos por delante casi catorce kilómetros de subida constante. Eso sí, entre todas las opciones posibles de llegar hasta el puerto de La Morcuera (carretera o pista de la Majada del Cojo) ésta es la menos “agresiva”. Además, en la subida podemos darnos el regalo de acercarnos a la garganta del Purgatorio, un rincón de esos que parecen sacados de una revista del National Geographic. El refugio de La Morcuera, propiedad de la Comunidad de Madrid, está a pie de la carretera, aunque al llegar a él no hay que cantar victoria pues aún queda un kilómetro de cansina subida hasta el puerto. Los sinsabores de la subida se olvidarán al parar en el mirador que hay a poco de comenzar la bajada. La espectacular vista que se consigue desde allí invita a quedarse un buen rato y poner nombre a todo lo que se ve. Los tejados de Miraflores emergen de entre un mar verde. Más allá la vista se pierde en la infinita meseta sur. Continuamos por la carretera unos dos kilómetros sin dejarnos ganar por el vértigo del descenso pues si no sería fácil pasarse una pista que sale por la derecha en sentido contrario a nuestra marcha. En el mirador conviene fijarse en ella. Esta larga pista, unos siete kilómetros de bajada que pondrán a prueba frenos y muñecas, desemboca en la que viniendo de Miraflores se dirige a la Hoya de San Blas que es nuestro objetivo más próximo. En el collado de entrada empezamos a bajar hasta salir de la Hoya y rodear, por la izquierda, un embalse. Al llegar a otra pista, habremos de tomar a la derecha y seguir hasta desembocar en la carretera de Manzanares. Al otro lado de la calzada encontraremos un sendero paralelo al asfalto por el que llegaremos tranquilamente a Manzanares, distante unos cuatro kilómetros.

Inicio: Albergue de Los Batanes. El Paular (Rascafría).

Final: Manzanares el Real.

Distancia: 42,3 km.

Desnivel positivo: 739 m.

Dificultad: Media.

Tiempo aproximado 3 h 30 min


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.