Ruidera en otoño y primavera

Parque Natural de las Lagunas de Ruidera

En un lugar de La Mancha, en medio del extenso Campo de Montiel, a caballo de las provincias de Albacete y Ciudad Real, brilla un hermoso rosario de lagos de aguas claras y turquesas. Son las Lagunas de Ruidera, uno de los humedales más singulares y hermosos de Europa al que se le puede llamar con total acierto el Oasis de La Mancha.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Lagunas de Ruidera
Quince lagunas de aguas diáfanas forman el grupo lacustre probablemente más interesante del país. Las lagunas están orladas por un bosque de ribera que presenta este fantástico colorido en otoño.   UANJE PÉREZ / ADOBE STOCK

¿Quién no ha oído hablar de las Lagunas de Ruidera? En el colegio, hace ya algunos años, aprendíamos que allí nacía el río Guadiana, pero ahora la cuna se ha trasladado hacia el oeste, allí donde confluyen los ríos Záncara y Cigüela.

El traslado no ha quitado un ápice de importancia a este rosario de lagunas dispuestas linealmente a lo largo del alto valle del río Guadiana y que aquí recibe el nombre de río Pinilla.

Las lagunas, de aguas trasparentes y de increíbles colores que van del turquesa al esmeralda, están situadas en escalera, separadas entre sí por barreras de toba producidas por la precipitación y sedimentación del carbonato cálcico que transporta el agua. En realidad, podríamos decir que no son lagunas como tal, sino “remansos” fluviales.

El agua cae de una laguna a otra, formando en épocas de lluvia espumadas cascadas y rápidos arroyuelos hasta perder más de 140 metros de desnivel en los 18 kilómetros que separan la laguna Blanca y el embalse de Peñarroya, límites del parque natural por el este y el oeste respectivamente.

Todas distintas

Todas las lagunas son de pequeño tamaño salvo la de San Pedro, la Colgada o la del Rey, y su profundidad es variable en función de las lluvias. La más profunda es la Colgada, que llega casi hasta los 20 metros.

Lagunas de Ruidera
La laguna Conceja. Recibe ese nombre porque el concejo de Ossa de Montiel se beneficiaba de los barbos y bogas que se pescaban en ella.

La línea imaginaria que separa las provincias de Ciudad Real y Albacete la divide en dos. Algunas de ellas, como la laguna del Rey, la ya citada Colgada o la Conceja, se alimentan directamente del acuífero subterráneo del Campo de Montiel y sus niveles se mantienen más o menos estable todo el año.

Otras, como la Lengua o la Redondilla, se llenan con el agua procedente de la superior y, por eso, acusan muchos los estiajes; la Redondilla y la Blanca pueden llegar a secarse casi completamente cuando la lluvia se resiste a caer.

La lámina de agua de las que se encuentran más al 300 metros de longitud y una altura visible superior a la decena de metros.

Destaca la barrera que separa a la Lengua, de gran anchura y desnivel que provoca un espectacular rápido cuando el agua rebosa de la Salvadora y sale a presión por un orificio que se perforó para evitar que se inundara el molino instalado en la misma barrera.

Cuando el caudal es abundante, el agua que salta sobre la barrera forma cascadas de gran belleza. Las riadas constituyen el principal riesgo al que se enfrentan las barreras.

Están en los libros

Si Miguel de Cervantes conocía o no personalmente las lagunas de Ruidera no tiene importancia. Lo que sí la tiene es que en este paraje manchego situó el escritor la aventura más onírica de su ingenioso hidalgo. La cueva de Montesinos es el escenario de los capítulos XXII y XXIII de la segunda parte de El Quijote. Don Quijote quiere probar su valentía una vez más bajando a la cueva de Montesinos, tenida en la época como una de las simas conocida más profundas. Allí queda profundamente dormido y tiene un sueño alucinante en el que aparecen un ejército de personajes míticos, entre los que se encuentran “Ruydera y sus hijas y sobrinas, las cuales llorando, por compasión que debió de tener Merlín de ellas, las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de la Mancha, las llaman las lagunas de Ruydera; …Guadiana, vuestro escudero, plañendo asi mesmo vuestra desgracia, fue convertido en un río llamado de su mesmo nombre….”

La más conocida fue la enorme avenida del año 1545 que abrió una profunda brecha —el Hundimiento—en el muro de toba que cierra la laguna del Rey arrastrando a diversos artilugios hidráulicos allí emplazados. Con el derrumbe nació una cascada de 15 metros de altura que ahora está acompañada de notables “cortinas travertínicas” y que es uno de los lugares más fotogénicos del parque.

La torrentera fue aprovechada para la instalación de una fábrica de pólvora durante el reinado de Carlos III y, más tarde, para el emplazamiento de la central eléctrica de San Alberto que tuvo una importancia clave en el proceso de electrificación de las provincias de Albacete y Ciudad Real.

Otras crecidas sobresalientes, pero con efectos no tan notorios, tuvieron lugar en 1947 (que formó la poza conocida como Plaza de Toros entre las lagunas Tomilla y Tinaja), 1996 y, más recientemente, en el invierno de 2010.

Lagunas de Ruidera
Lagunas de Ruidera 📷 Consejería de Desarrollo Sostenible

Espacio multiprotegido

Desde la laguna Blanca hasta el embalse de Peñarroya, todo el grupo lacustre está protegido como parque natural y no es para menos, pues se trata de un paisaje casi único en Europa y no solo por sus características geológica e hidrográficas.

Su vegetación, por ejemplo, es muy diversa, abarcando desde bosque mediterráneos propios de las latitudes que ocupa (encinas, carrascas, sabinas, enebros y matorral ocupan las laderas y zonas altas) hasta frescos bosques de galería formados por olmos, álamos blancos y chopos introducidos por las repoblaciones madereras, sin olvidar la vegetación palustre de carrizos, juncos, espadañales y masiegas que contornea las lagunas.

Más de 250 especies de vertebrados viven en el Parque. Los mamíferos —gato montés, zorro, jabalí, cabra montés, nutria, etcétera— están ahí, pero son difíciles de ver; no así las aves acuáticas. Ánades reales, fochas, somormujos lavancos, patos rojos y cercetas se esconden entre la vegetación palustre que rodea las lagunas. El aguilucho lagunero es visto con frecuencia, sobre todo en época de cría, y es fácil ver grandes rapaces como el águila real y el águila imperial ibérica.

Lagunas de Ruidera
Lagunas de Ruidera

En las claras aguas abundaban antaño las bogas, los barbos, los calandinos y los cachos, sustento no poco valioso de muchas familias. La introducción de los voraces lucio y black bass en la década de los sesenta para fomentar la pesca deportiva redujeron drásticamente la población de las especies autóctonas.

Un Real Sitio

La belleza de las lagunas de Ruidera puede ocultar el papel no poco importante que tuvo en la historia de la España del siglo XVIII llegando a ser nombrado Real Sitio en 1753. Ruidera —o Ruydera, como a menudo se escribía en los documentos de la época— fue un heredamiento medieval de la Orden de Santiago, que en 1782 fue cedido al Gran Priorato de San Juan, cuyo gran prior era el infante don Gabriel, hijo del rey Carlos III. Su principal riqueza provenía de sus molinos y batanes situados en la barrera tobácea de la laguna del Rey, junto a la actual Ruidera. La población, que entonces estaba formada por unas pocas y miserables cabañas, se transformaría en una villa próspera con la construcción de la Real Fábrica de Pólvora que mandó levantar Carlos III, y cuyo proyecto encomendó al arquitecto Juan De Villanueva, el mismo que proyectó el Museo del Prado, el Real Observatorio de Madrid y la reconstrucción de la Plaza Mayor de la capital, entre otros. Las obras de la fábrica de pólvora comenzaron en 1782 y se alargaron hasta 1785.

También se capturaban miles de cangrejos de río, especie que desapareció de las lagunas en 1979 por una epidemia de afanomicosis siendo sustituido por el cangrejo americano.

El valor natural de todo este conjunto lacustre, su interés geológico, su calidad paisajística y su notable biodiversidad ya fueron valoradas en 1931 cuando se le declaró Sitio Natural de Interés Nacional en 1931. Lamentablemente, la protección como parque natural en 1979 llegó cuando el boom turístico de la década de los setenta ya había llenado las orillas de urbanizaciones y edificios de dudoso gusto, convirtiendo a las lagunas en la “costa” interior de Castilla La Mancha.

En la actualidad, además de parque natural, las lagunas son Zona de especial protección para las aves y Reserva de la Biosfera, y junto con el Parque Nacional de Plividje en Croacia, se considera la mejor representación en Europa de lagos formados por la acumulación de carbonato cálcico.

Ruidera todo el año

Durante el verano las Lagunas de Ruidera reciben miles de visitas —más que muchos parques nacionales—, la mayoría bañistas que vienen a mitigar la canícula manchega en sus frescas aguas o a practicar piragüismo.

Pero no es ni mucho menos esta la época más apropiada sino la primavera, cuando el agua alcanza su máximo caudal y fluye de una laguna a otra formando en algunos casos ruidosas cascadas, los árboles de ribera se muestran más exuberantes y las lagunas reciben a un ejército de aves acuáticas.

Los meses de otoño también son perfectos para caminar o pedalear por los caminos pues la vegetación ribereña se tiñe de colores amarillos y ocres que contrastan con el verdor eterno de los pinos y las sabinas, y las últimas luces del día hacen refulgir los roquedos orientados a poniente.

El parque cuenta con ocho itinerarios “oficiales” para caminantes y ciclistas

Algunos de ellos coinciden con el tramo de la Ruta del Quijote que atraviesa el parque natural y con el Camino Natural del Guadiana que lo recorre de punta a punta. Se puede conseguir información de estos recorridos En el Centro de Recepción de Visitantes, sito en el pueblo de Ruidera, y en el recién estrenado Centro de Interpretación junto a la laguna Colgada.

Lagunas de Ruidera
El parque cuenta con una red de itinerarios señalizados que recorren todo el espacio. 📷 ANGEL JIMÉNEZ

También se puede conseguir por medio de una novedosa App que es pionera en los parques naturales de Castilla La Mancha. Además de describir los citados itinerarios, la aplicación da acceso a medio centenar audioguías (en castellano e inglés) que narran la génesis de las lagunas, el paso del hombre desde la prehistoria, información de más de un centenar de puntos de interés, información actualizada sobre horarios de los centros de información, eventos, etcétera.

Aparte de excursionismo, dentro del propio parque y su zona de influencia se pueden realizar otras muchas actividades de turismo activo, como la observación del cielo nocturno que favorece la limpidez del cielo y la ausencia de contaminación lumínica.

Pero quizá las más interesantes sean las acuáticas, como el kayak o el paddle surf, actividades que facilitan conocer las lagunas desde dentro y explorar lugares tan alucinantes como el Chorro de las Minas, un estrecho canal artificial que comunica la laguna de San Pedro con La Tinaja.

Lagunas de Ruidera
Por increíble que parezca, algunas de las lagunas del parque se prestan a la práctica del submarinismo. En la otra página, un mural a la entrada de Ruidera representa la leyenda de Ruydera y sus hijas convertidas en lagunas.

Pero sobre todo hay que destacar la posibilidad de practicar submarinismo ¡en medio de La Mancha! Hay varias empresas acreditadas y conocedoras del parque que ofrecen estos servicios.

Por otro lado, cerca del parque natural hay un puñado de lugares interesantes cuya visita llenará el poco tiempo libre que nos dejen las lagunas, como el castillo de Peñarroya en Argamasilla de Alba, el Museo Etnográfico en Ossa de Montiel, el Museo Antonio López y el Museo del Carro y Aperos de Labranza en Tomelloso, la Plaza Mayor de Villanueva de los Infantes, y ya algo más lejos Almagro con su Corral de Comedias y Campo Criptana con sus icónicos molinos de viento.

Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.