Vive el doble

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles

La provincia de Girona tiene algo que la hace muy atractiva para los excursionistas: se puede caminar kilómetros y kilómetros al borde del Mediterráneo, gozando de su luz y su estilo de vida, y disfrutar de los impresionantes caminos de alta montaña. Y toda esta oferta está apoyada en unos servicios turísticos que apuestan por la sostenibilidad, la identidad con el territorio y la genuinidad.

Autor: | No hay comentarios |
Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles

La tradición excursionista en Girona está fuera de toda duda. Y como muestra vale un botón: fue en «sus» Pirineos donde se construyó el primer refugio guardado en la vertiente sur de la cordillera: el Ulldeter. Fue en 1909 y marcó un antes y un después en la forma de hacer montañismo en Pirineos.

El refugio actual, heredero del original, es hoy el punto de arranque de un recorrido largo y con solera, la Ruta del Ter, un itinerario de 220 kilómetros que sigue el curso del río Ter, motor pasado y presente de la economía de muchos pueblos, hasta su desembocadura en Torroella de Montgrí-L’Estartit, uniendo así los dos grandes polos de atracción turística de Girona: Pirineos y Costa Brava, y ejemplificando la enorme variedad de paisajes que contiene este territorio con una larga y rica historia como pone de relieve el lema de la última campaña de turismo de Girona: «Vive el doble».

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Malniu. La Cerdanya. La Guerrilla. Arxiu d’Imatges PTCBG

El Pirineo más mediterráneo

El Pirineo de Girona es sorprendente. Aparte de una veintena de cimas que superan los 2500 metros de altitud y un trío que ronda los 3000 metros como son el Puigpedrós, el Puigmal y el Bastiments, el Pirineo posee rincones que dejan con la boca abierta.

El mejor ejemplo es el Valle de Núria a donde sólo se llega caminando o en un emocionante tren cremallera, sin menospreciar el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, con casi cuarenta volcanes cubiertos de una exuberante vegetación donde destaca el impresionante hayedo de la Fageda d’en Jordà. Y no sólo las montañas arrancan exclamaciones de sorpresa: en el Pirineo de Girona los pueblos de montaña con un encanto especial, como Oix, Beget, Camprodon o Castellfollit de la Roca, son lo habitual.

Todo el Pirineo gerundense es atravesado por el que es probable que sea el sendero de gran recorrido más potente y exigente de España, el GR-11, también conocido como Senda Pirenaica. El GR-11 cruza todo el Pirineo español y tiene su extremo oriental en el cabo de Creus, en la Costa Brava.

En paralelo, aunque a mucho menor altura, discurre el GR-1, también llamado Sendero Histórico o Transversal, que nace en el enclave arqueológico de Empúries y finaliza su tramo gerundense en el Ripollès. En el tránsito pasa por numerosos pueblos con un legado románico de primera, con ejemplos tales como Besalú, Sant Joan de les Abadesses o Ripoll.

Otro GR con clara vocación pirenaica es el GR-4 que en Puigcerdá toma el relevo de un sendero europeo y cruza íntegramente la Cerdanya con la vista puesta en las montañas de Montserrat. Finalmente, en el apartado de los senderos de gran recorrido en el Pirineo gerundense no hay que dejar de mencionar el GR-83, o Camí del Nord, un recorrido lleno de historia reciente pues sigue los pasos de miles de personas que huyeron a Francia en los últimos días de la Guerra Civil.

El camino no tiene tampoco desperdicio pues comienza en el Parque Natural del Montseny, atraviesa el macizo de las Guilleries y el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa hasta entrar en los Pirineos por Beget, para finalmente entrar a Francia.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Vallter 2000. Kris Ubach. Arxiu d’Imatges PTCBG

A estos senderos de gran recorrido ya mencionados hay que sumar otros más que atraviesan el territorio en todos los sentidos pero ya lejos de la cadena pirenaica, como el GR 178 que lleva el sobrenombre de Serrallonga, un famoso bandolero del siglo XVII que hizo de las montañas de las

Guilleries, y el Collsacabra su casa y el escenario para sus fechorías; y el GR-2, que, con punto de arranque en La Jonquera, cruza Girona de este a suroeste para entrar en Barcelona por la localidad de Rupit, pero no antes de pasar por el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

Entre altas montañas

Estas mismas montañas pirenaicas son el escenario de varios circuitos de trekking —esa exitosa modalidad de montañismo itinerante que se apoya en refugios guardados y albergues en pueblos de montaña— que han ido ganando fans año tras año.

Hablamos de Refugis del Torb, un recorrido de siete etapas que enlaza lugares de gran tradición excursionista, como el valle de Coma de Vaca, el circo de Ulldeter, las Esquerdes de Rojà, el valle de Núria, Pla Guillem, el valle de MariallesMentet Carançà, con ascensión a dos cimas míticas: el Puigmal y la Pica del Canigó.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Pirineu de Girona. Kris Ubach. Arxiu d’Imatges PTCBG

Hablamos de la Ruta dels Estanys Amagats (lagos escondidos) , cinco jornadas por los macizos de la Tossa Plana de Lles y el Puigpedrós, los valles de la Cerdanya de Meranges, de la Llosa y de Arànser, con una breve entrada en Andorra, descubriendo los casi cuarenta lagos de origen glaciar que dan nombre a la ruta.

Hablamos de Bastions, 105 kilómetros de pura montaña con inicio y fin en Ribes de Freser y sus picos más emblemáticos Puigmal, bastiments, Balandreu, Taga…) como objetivos.

Algo más corto pero no menos intenso es Tres Refugis, la ruta circular de alta montaña que une los refugios de Coma de Vaca, Ulldeter y Ras de Carançà, con una breve entrada en territorio francés y en la que los excursionistas más preparadas tinen ocasión de hacerse con cimas como Bastiments, el Gran de Fajol o el Balandrau, entre otros.

Costa idílica

Girona cuenta con 220 kilómetros de costa donde se alternan acantilados, playas y calas. A lo largo de todo este el litoral —con breves separaciones— se desarrolla el sendero de gran recorrido GR-92 Sendero del Mediterráneo, un sendero de gran recorrido que comienza en Port-Bou, en la frontera con Francia, y llega hasta Tarifa.

En su tramo gerundense el GR-92 pasa por lugares de gran belleza como los parques naturales del Cap de Creus, dels Aiguamolls de l’Empordà y del Montgrí, Illes Medes i Baix Ter. La parte gerundense se puede recorrer íntegramente en unas diez etapas, si bien, naturalmente, se puede caminar tramos independientes.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Cap de Creus. Costa Brava. Artic Outdoor.Arxiu d’Imatges PTCBG

El GR-92 coincide en parte con el Camí de Ronda, un itinerario que resigue el antiguo camino que servía para vigilar el litoral de la Costa Brava de incursiones piratas primero y del contrabando más tarde. El camino, como no podía ser de otro modo teniendo en cuenta lo abrupta que es la costa de Girona, es estrecho y continuas subidas y bajadas que se ven endulzadas por la sucesión de bellezas naturales que el caminante va encontrando en su viaje: calas de aguas turquesas, idílicas playas de arena o guijarros, encantadores pueblos de pescadores; en definitiva, una delicatessen para los excursionistas de fino paladar. El Camí de Ronda cuenta además con una gran ventaja sobre otros largos recorridos y es que gracias al buen clima mediterráneo se puede realizar todo el año.

También en la costa, pero más al norte, se encuentra la ruta Cadaqués-Colliure. Los omnipresentes viñedos bañados por la especial luz del Mediterráneo, las pequeñas calas y acantilados que aparecen cada dos por tres y el puñado de pueblos genuinos que salpican el recorrido explican por qué esta ruta aparece en los catálogos de senderismo de toda Europa.

Senderos a la carta

Un proyecto senderista pionero en todo el país es Itinerànnia, una malla pedestre formada por más de 3000 kilómetros señalizados que se extiende por el Ripollès, la Garrotxa y el Alt Empordà, utilizando caminos históricos y enlazando todos los pueblos del Pirineo con el Mediterráneo y viceversa.

Lo innovador de esta red es que está preparada para que cada caminante diseñe su excursión de acuerdo al tiempo que se quiera dedicar, el grado de dificultad, los intereses culturales, arquitectónicos, naturales, etcétera. En definitiva, cada uno se puede diseñar la ruta a su medida, decidiendo el itinerario, los lugares de paso y el número de etapas, aunque también se puede escoger alguna de las propuestas de rutas que se ofrecen.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Fageda d’en Jordà. Garrotxa. Arxiu d’Imatges PTCBG

La comarca del Baix Empordà también ofrece la posibilidad de preparar recorridos al gusto combinando sus más de 450 kilómetros de caminos señalizados como senderos de gran recorrido (GR), pequeño recorrido (PR) y locales (SL) u optar por las sugerencias que hace la comarca. Son senderos que van cerca del mar, se adentran en los bosques de las Gavarres, atraviesan la llanura de l’Empordanet y suben hasta alcanzar altas cimas como el Montgrí o el Puig d’Arques.

El agua se manifiesta de múltiples maneras en la comarca de la Selva y se ha convertido en su principal fuente de riqueza económica, natural y cultural. El gran número de fuentes de agua mineral, ríos y manantiales termales, así como la presencia de la Costa Brava, convierten al agua en elemento clave para la interpretación del paisaje y la historia de esta comarca, a la que da nombre: «Selva, la comarca del agua». El nombre que recibe la red de caminos adecuados para senderismo y cicloturismo que cruzan de norte a sur y de este a oeste la comarca no podía ser otro que Grandes Caminos del Agua.

Caminos de hierro

A estas alturas cualquier persona mínimamente aficionada a caminar sabe que una vía verde es un itinerario que preparado para caminantes y cicloturistas que utiliza antiguas vías de comunicación en desuso, principalmente vías férreas.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
Cadaqués. Cap de Creus. Costa Brava. Artic Outdoor.Arxiu d’Imatges PTCBG

Pues bien, Girona es uno de los territorios del país que antes intervino en esas infraestructuras —allá por los años 90 del siglo pasado— para darles una nueva vida, y lo hizo en la línea de vía estrecha que unía Olot, en plena zona volcánica de la Garrotxa, con la ciudad de Girona y que era conocida como El Carrilet.

Una vez en Girona —donde da comienzo la ruta del Tren Pinxo, que llega hasta Serinyà— conecta con otro tramo que llega hasta Sant Feliu de Guíxols. Está previsto que el Carrilet se una a la Vía Verde del Ferro i del Carbó —15 kilómetros entre Ripoll y Sant Joan de les Abadesses— aunque ya existe un tramo de enlace de 22 kilómetros señalizado desde Olot pasando por el Coll de Sentigosa. 

En otras palabras, que podemos ir desde el alto Pirineo hasta la Costa Brava uniendo vías verdes. La docena de vías verdes que posee Girona están mantenidas y administradas por una entidad pública (El Consorci) que también gestiona la ruta Pirinexus, un itinerario cicloturista de 353 kilómetros que discurre por Girona incluyendo un pequeño tramo en el sur de Francia.

Zancada a zancada

Las carreras de montaña se han convertido en la modalidad deportiva de naturaleza que más ha crecido en los últimos años. Es fácil imaginar por qué. Sólo se necesita un mínimo equipo, una buena condición física y un entorno que motive, y de esto último Costa Brava y Pirineu de Girona van sobrados.

Girona, mar y montaña. Senderismo en todos los niveles
La Cerdanya. Alex Tremps. Arxiu d’Imatges PTCBG

Todos los caminos que en este reportaje se han señalado son potenciales itinerarios de running; hacerlo paso a paso o zancada a zancada es una decisión personal. De hecho, muchos corredores profesionales pasan largas temporadas aquí entrenando la temporada teniendo a su favor unas condiciones climatológicas óptimas, una orografía ideal para el entrenamiento, unas instalaciones deportivas modernas y un entramado de servicios especialmente destinados a los corredores.

No por casualidad se celebran aquí muchas pruebas, algunas de ellas de carácter internacional, como la Trail del Cap de Creus, la Trail d’Ulldeter, la Olla de Núria, la Trail Costa Brava, o la Pyrenees Stage run, por citar sólo algunas. Girona es el lugar que la importante organización solidaria Oxfam Intermon ha elegido para organizar una de las carrera solidarias por equipos más prestigiosas del mundo, la Oxfam Intermon Trailwalker.

Si dudas… hazlo con guía


Todas las propuestas que se han señalado en estas líneas se pueden hacer por libre siempre que se tenga una cierta experiencia excursionista. Si se tiene poca o se carece de ella, lo más sensato es hacerse acompañar de guías profesionales de las empresas especializadas que operan en el territorio.

Un guía no sólo da seguridad; también aporta conocimientos de la naturaleza y en entorno que enriquecen la experiencia. Estas mismas empresas organizan la estancia completa con alojamiento, transporte de equipaje y lo que haga falta para hacer de la estancia en Girona una experiencia inolvidable pero no irrepetible, pues, sin duda, se volverá.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.