Filtrear con el abismo

Las Fajas del Mascún

Durante seis horas recorrimos las Fajas del Mascún, conocidos los lugares más representativos del camino, disfrutamos del abismo y conocimos desde la altura los grandes paisajes por los que es reconocido el Mascún. La dificultad del recorrido es intermedia.

Autor: Alberto Hernández. | Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Fajas del Mascún Senda colgada frente a la rectilínea
Senda colgada frente a la rectilínea faja As Cinglas.   Alberto Hernández.

La Sierra de Guara es bien conocida por barranquistas y escaladores de medio mundo merced a sus barrancos y paredes. Pero también lo es por excursionistas que tienen a su servicio una red de caminos que dan la oportunidad de descubrir rincones que se escapan a otros usuarios, y hacerlo algunas veces, por senderos que flirtean con los abismos. Es el caso de las Fajas del Mascún que proponemos aquí. Un camino a tramos “colgado” que nos permitirá ver a vista de pájaro el famoso barranco del mismo nombre.

La Sierra de Guara está surcada por numerosos ríos que han ido horadando cañones a lo largo y ancho de la sierra. Algunos han ido adquiriendo fama internacional tanto a nivel paisajístico como deportivo, siendo un referente el de Mascún, donde destaca, por su belleza, la zona de Los Oscuros.

A lo largo de la ruta que vamos a recorrer, iremos conociendo, desde la altura, los lugares más representativos del cañón, partiendo del famoso pueblo de Rodellar, con su iglesia del siglo XVII sobre el barranco, su ermita de la Virgen del Castillo o el puente medieval de las Cabras.

Pasaremos por pueblos abandonados como Cheto u Otín o espectaculares formaciones rocosas que desafían la gravedad para disfrute de los escaladores como la Cuca Bellosta, La Ciudadela o el Delfín. Bordearemos por fajas, “imposibles” desde la distancia, barrancos como el de Raisén o el de Otín.

Itinerario

Junto al bar-restaurante Florentino arranca la senda hacia el poblado de Cheto, al que llegaremos entre bosque en unos veinte minutos. Una vez allí seguiremos hacia Paniebla dejando a nuestra izquierda la senda que baja a la ermita de la Virgen, que queda en la margen derecha del barranco de mismo nombre y que veremos sobre nuestras cabezas al final de la excursión.

El camino está en perfectas condiciones y se sigue fácilmente. Un sendero arranca a la derecha rumbo a Santa Marina de Balcés. El nuestro continúa por la margen izquierda del barranco, lo cruza, y sube por la margen derecha atravesando una pedrera que conserva la traza, lo que permite un ascenso relativamente cómodo.

Después de pasar por el barranco de Fabas veremos ya el impresionante cañón del Mascún, y a lo lejos, las cimas del Pirineo: Collarada, Taillón, Monte Perdido. Avanzaremos realizando suaves medias laderas con amplias vistas hacia el norte y oeste y siempre bajo el cordal de la sierra de Balced. El camino pierde algo de altura y penetra en un bosque una vez que se desvía hacia el pueblo abandonado de Letosa. Tras otra subida, pasaremos por los restos de unas casas situadas encima del barranco d´os Cochás antes de llegar frente al barranco de Raisén.

Vista desde aquí, parece imposible que por allí vaya un camino

Enfrente, a la otra parte del barranco, se ve ya claramente la faja por la que iniciaremos el regreso desde el Saltador de las Lañas. Vista desde aquí, parece imposible que por allí vaya un camino. Seguiremos avanzando hacia el norte sobre el barranco hasta llegar al desvío que desciende al Saltador.

Dejaremos el camino principal que continúa hacia Letosa e iniciaremos un suave descenso hacia el norte dejando el barranco de Mascún a nuestra espalda. Pronto apreciaremos en el fondo del barranco unas pozas de agua azul. Llegar a ellas parece imposible, pero la senda va buscando inteligentemente por donde bajar y finalmente llegaremos a las pozas del Saltador de las Lañas.

Este lugar es bien conocido por los barranquistas ya que es el comienzo del descenso del Mascún Superior. Llegar aquí nos habrá llevado unas tres horas de marcha. Es un buen sitio para reponer fuerzas antes de continuar. A principio de primavera, cuando el río viene cargado con las aguas del deshielo, cruzar el río puede no ser una tarea fácil. En este caso es mejor cruzar lo más arriba posible, bajo la cascada, para evitar exponernos a una caída.

Una vez ya en la margen derecha del río Mascún hay que tomar la senda que va por una faja por debajo de otra más marcada y que no es practicable, ascendiendo un poco y avanzando hacia el sur por un terreno espectacular pero fácil. Al entrar en el barranco de Raisén la faja se estrecha hasta tal punto que hay que caminar con prudencia por la senda que la recorre. Es la faja conocida como As Zinglas.

Al pasar por la cabecera del barranco cabe la posibilidad de salir de la faja para ganar la pista que une los pueblos de Letosa y Otín. Pero, sin duda, lo ideal es seguir por el barranco de Raisén recorriendo otro sistema de fajas igualmente espectaculares y señalizadas como Fajas de Mascún.

El terreno se va abriendo paulatinamente hasta situarnos encima del pueblo abandonado de Otín. Aquí podemos optar por varias posibilidades para retornar a Rodellar. La elección dependerá, entre otras cosas, del cansancio, que, después de cinco horas, sin duda puede hacer mella en algún componente del grupo.

La primera es utilizar una senda poco marcada que hay al norte del barranco de Otín para bajar al fondo del cauce del río Mascún, entre los tramos del Mascún Superior e Inferior, y continuar por la senda que recorre el fondo del barranco.

La segunda posibilidad es seguir por una cómoda senda que pasa cerca de La Ciudadela y de la famosa Cuca Bellosta, la aguja más representativa del barranco. Este camino llega a los pies del barranco de Andrebot, al mismo lugar al que llega la tercera opción de descenso desde Otín, que es la más larga, pues pasa por el dolmen de la Losa Mora y por la Garganta Alta, antes de bajar al Andrebot y, después, al cauce del Mascún, ya bajo la ermita de la Virgen y de la surgencia.

Una vez allí no queda más que continuar por el sendero y subir al pueblo de Rodellar no sin antes pasar por algunos de los sectores de escalada más impresionantes y exigentes de la península.

Ficha práctica

Situación: Sierra de Guara. Huesca
Partida y llegada: Rodellar. En primavera y otoño aparcar en el pueblo se convierte en un problema por la gran afluencia de gente.
Distancia: existen varias posibles rutas, entre 18 y 20 kilómetros para las opciones más largas.
Desnivel: 900 metros.
Tiempo: 6 horas.
Dificultad: media. Recorrido largo y desnivel considerable. Existen un par de puntos concretos en los que hay algo de exposición por caídas.
Cartografía: Parque de la Sierra y cañones de Guara. Editorial Pirineo
Más información: en el propio pueblo existen varias casas de turismo rural, apartamentos y un camping así como varios bares.
Observaciones: salvo en Rodellar, la surgencia del Mascún o el Saltador de las Lañas, no encontraremos agua. La vuelta se puede realizar en ambos sentidos, pero es más interesante hacerla de este a oeste por la orientación del Sol, permitiéndonos además poder elegir tres posibles finales que modifican algo la distancia total de la etapa. Si optamos por realizar la vuelta en pleno verano, es absolutamente necesario madrugar para evitar las horas de mayor calor.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.