Ordesa

Faja de las flores de Ordesa

Las pequeñas zonas llanas que hay entre los verticales farallones que forman el valle de Ordesa se conocen como “fajas”. Las fajas forman pasillos muy aéreos que mantienen una altitud consante a lo largo de su recorrido. Ordesa cuenta con muchos balcones de esta naturaleza: Faja de Pelay, Faja Petazales, Faja Racún, Faja Blanquera y la que es, sin duda, la más espectacular y aérea: la Faja de las Flores.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Faja de las Flores en Huesca
Faja de las Flores en Huesca

Todo el mundo conoce el valle de Ordesa. O eso parece. Al menos el camino que recorre el fondo del valle recibe cientos de miles de visitantes que miran embobados las cascadas que forma el río Arazas y que se asombran de las dimensiones de las montañas que envuelven el valle. Muchos menos son los que reparan o conocen los rellanos “colgados” que discurren horizontalmente a lo largo de los paredones.

Se conocen como “fajas” y son una de sus peculiaridades geológicas más características, fruto de la alternancia de materiales duros y blandos en la llamada “arenisca de Marboré”.

La erosión diferencial se ha encargado de desgastar con mayor agresividad los sectores formados por materiales blandos. El resultado son estas cornisas rocosas que pastores y cazadores en el pasado, y montañeros desde fechas más recientes, han utilizado como caminos para llegar a las partes altas y a las cumbres.

En el valle de Ordesa, y en todo el territorio agrupado bajo el Parque Nacional, hay numerosos ejemplos de estos balcones colgados. Las más famosas son las de La Pardina, en el cañón de Añisclo, la de Tormosa, en Pineta, la de Pelai, la de Racón, la de Canarella, la Faja Luenga, la de Arracón, y la de las Flores, todas ellas en Ordesa.

Esta última es, posiblemente, la reina de las fajas, tanto por la altitud a la que se desenvuelve, como por la perspectiva que ofrece de Ordesa. Sirve de cauce para una de las excursiones más emocionantes de todo el parque nacional, y, a pesar de todo, nunca sufre de “hora punta”. ¿Será por los más de mil metros de desnivel que hay que desayunarse para llegar a ella?

Itinerario

El camino hacia la Faja de las Flores comienza algo más de un kilómetro antes del aparcamiento de la Pradera de Ordesa, justo al lado de la Casa Oliván, convertida en centro de recepción del parque. Un cartel señala el comienzo del camino indicando hacia el «Tozal del Mallo/Circo de Carriata/Faja Racón». El camino sube a cañón, sin ningún complejo, por el bosque.

Al cabo de una hora, más o menos, el camino cruza el barranco de Salarons. Detrás, a nuestra derecha, habremos dejado el camino de la Faja Luenga que conduce hasta el circo de Cotatuero por debajo de la impresionante pared de El Gallinero.

El estrecho sendero continúa a media ladera ya en el interior del circo de Carriata, hasta que una pared corta el paso. Un cartel indica el camino de las clavijas de Salarons y otro señala hacia la Fajeta.

Cualquiera de los dos sirve para nuestro propósito. El primero es el camino más tradicional y directo, pero exige enfrentarse a un pequeño muro equipado con una docena de barras de hierro.

Estas clavijas fueron colocadas en 1921 para facilitar el paso al circo de Salarons. Por su parte, el camino de la Fajeta da un rodeo pero tiene un tramo realmente aéreo poco recomendable para los aprensivos, si bien la parte más expuesta se ha equipado con un cable para que sea utilizado como pasamanos.

Ambos caminos se juntan en la Rinconada de Carriata. A la izquierda queda el desvío que sin perder ni ganar altura se dirige hacia la cima del Tozal de Mallo. A partir de aquí se continúa ganando altura por pastizales y rocas. Después de una zona sembarada de grandes bloques se percibe un pequeño retazo de la Faja de las Flores con un inconfundible gran bloque de pieda encallado entre la pared superior y la Faja. Pero para poder encontrar la entrada hay que ir hacia una especie de collado que se encuentra en el umbral de los Llanos de Salarons.

«La Faja de las Flores es la reina de las fajas, por la altitud por la que se desenvuelve como por las vistas»

Al cuarto de hora, más o menos, de entrar en la Faja, se pasa obligatoriamente por debajo del gran bloque empotrado que vimos desde abajo. La Faja discurre completamente plana. A pesar de lo que pueda parecer en las fotografías, es bastante amplia, llegando a alcanzar los cuatro metros en las partes más anchas.

Eso sí, hay que evitar acercarse al borde porque un tropezón o un resbalón tendría consecuencias funestas. Mucho cuidado también con las fotos de “ponte un poco más lejos”. Decir que el recorrido es espectacular es quedarse corto. El fondo del valle de Ordesa se ve tan abajo que uno podría pensar que lo está sobrevolando.

Al cabo de una hora y media aproximadamente, se llega a un gran mojón. El paisaje cambia. Ahora vemos la Brecha de Rolando, el Taillón, el Casco y hasta Monte Perdido. Estamos a la entrada de una gran planicie de aspecto lunar.

Éste es el lugar para parar y retornar por el mismo camino si uno no se siente con coraje para enfrentarse a las clavijas de Soaso. Si no es así, hay que dirigirse hacia el torrente de Cotatuero por el lapiaz buscando el mejor paso ayudándose para ello de los pequeños mojones de piedra.

Éste es un lugar tranquilo y bellísimo que invita a descansar y donde es fácil ver rebaños de sarrios pastando.

«La faja discurre completamente plana. A pesar de lo que pueda parecer en las fotografías, es bastante amplia, llegando a alcanzar los cuatro metros»

Tendremos que acompañar al río en su descenso hacia el umbral del circo. Al llegar a él estaremos frente al pasaje “transitable” más aéreo de Ordesa, no apto para personas con aprensión a la altura.

A la izquierda, la gran cascada de Cotatuero, una de las más grandes de la península Ibérica, amplifica el vacío que se abre a nuestros pies. Esto hay que tenerlo muy en cuenta antes de decidir bajar por ellas, pues no hay paso alternativo. Una treintena de barras de hierro hincadas en la pared vertical sirven de agarre y de escalones.

Fueron instaladas en 1881 por dos herreros de Torla por encargo de un cazador inglés de sarrios. Hace unos años, el Parque Nacional instaló un cable de acero que añade un plus de seguridad. Algunos excursionistas muy prudentes se arman de arnés y se aseguran al cable por medio de una cinta con mosquetones, como si de una vía ferrata se tratase.

Esta medida de seguridad no sobra, como tampoco sobra protegerse con un casco, pues las personas que van por encima pueden desprender alguna piedra suelta.

El camino desemboca finalmente en la ancha pista que recorre el fondo del valle de Ordesa

En la base de las clavijas se recupera un sendero bien marcado que desciende decididamente por el bosque de hayas y abetos que cubre la ladera.

A nuestra derecha dejaremos el camino que viene desde el circo de Carriata y que dejamos atrás en la subida hacia Salarons. A nuestra izquierda se yergue la impresionante pared de La Fraucata, y a nuestra espalda el no menos impresionante Gallinero. El camino desemboca finalmente en la ancha pista que recorre el fondo del valle de Ordesa.

Unos setecientos metros nos separan todavía del aparcamiento. No son muchos, pero se harán eternos después de la “paliza” que llevaremos encima, aunque podrán más, seguramente, las buenas sensaciones que nos habrá dejado la excursión por la Faja y deseando llegar a casa para volcar en el ordenador las cientos de fotografías que, sin duda, habremos tomado. Ventajas de la era digital.

Ficha Práctica

  • Situación: valle de Ordesa. Huesca.
  • Partida y llegada: Pradera de Ordesa (en verano y Semana Santa es obligatorio utilizar el autobús que sale desde Torla).
  • Dificultad: muy alta.
  • Distancia: 11 km.
  • Desnivel: 1.100 m.
  • Tiempo: 8 h.
  • Cartografía: Guía Excursionista Monte Perdido-Vignemale. 1:30.000. Editorial Alpina.
  • Información: la excursión por la Faja de las Flores aparece en multitud de guías excursionistas.
  • Observaciones: la excursión se puede hacer en ambos sentidos. Es más fácil encontrar la entrada a la Faja haciéndolo en el sentido de las agujas del reloj (como está descrita en estas páginas), aunque las clavijas de Cotatuero impresionan menos subiendo que bajando. Hay que evitar esta excursión cuando la Faja tenga nieve.

Comentarios
1 comentario
  1. Qué tal si respetamos la toponimia aragonesa? Muchoss de los sitios que citáis están mal citados: FAIXA D’AS FLORS, FAIXA ARRACÓN, FAIXA LUANGA, TRESEROLS

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias