ELS PORTS A VISTA DE PÁJARO. TARRAGONA

Barranco de Lloret, una de las zonas más abruptas del Parque Natural de Els Ports

La excursión que os proponemos discurre por los barrancos de Lloret y de Orió, una de las zonas más abruptas y salvajes del Parque Natural de Els Ports, en la comarca del Baix Ebre. Aquí gozaremos de lo lindo de un intenso recorrido: empinados barrancos, ingeniosas escaleras, acantilados, senderos desfigurados por la imponente vegetación, adustas formaciones geológicas y una impresionante panorámica de la zona que nos rodea. Se trata de una ruta solitaria, espectacular, entretenida y exigente por uno de los parajes más indómitos, inaccesibles y desconocidos del sur de Cataluña.

Autor: Bego Masdefiol | No hay comentarios | Compartir:
Barranco de Lloret
Barranco de Lloret

Els Ports esconden multitud de rincones con encanto, zonas de escalada, ríos transparentes, adustas agujas de roca que se elevan al cielo, balcones desde donde se divisa gran parte de la zona del Delta del Ebro… Uno de esos rinconcitos escondidos es el barranco de Lloret, un lugar poco conocido pero que bien vale el esfuerzo de conocer. Y no se trata de una metáfora, ya que la zona es de las más duras de Els Ports.

No todo es agreste y montañoso en el sur catalán. Muy cerca de Els Ports se encuentra el Delta del Ebro

El Parc Natural Els Ports, declarado en 2001, se extiende entre la Cordillera Prelitoral Catalana y el Sistema Ibérico, en el sur de Cataluña, rozando la Comunidad Valenciana y Aragón. Tiene una superficie de 35.000 hectáreas y acoge más de mil especies botánicas. Junto con el resto de las tierras del Ebro, el Parc Natural de Els Ports aspira a convertirse en Reserva de la Biosfera.

Pero no todo es agreste y montañoso en el sur catalán. Muy cerca de Els Ports se encuentra el Delta del Ebro, la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de la región mediterránea. Su incomparable riqueza de flora y fauna lo hacen único y excepcional y sus kilométricas playas de arena fina hacen las delicias de los aficionados al mar. Pero además de naturaleza en estado puro, el Delta es también gastronomía de la mejor, con arroces, pastelitos de cabello de ángel, vino, miel… Pero si algo se lleva la palma son las ostras, los mejillones, las tallarinas y las anguilas. Si visitáis la zona no os podéis perder el arroz con estos frutos del mar. ¡Vuestros sentidos os lo agradecerán!

Itinerario

Para llegar al comienzo de la excursión tenemos que llegar primero al aparcamiento que hay en la pista del barranco de Lloret, allí donde una barrera impide el paso a los vehículos. Iniciamos la marcha siguiendo el sendero que rodea el barranco de Lloret y lo atraviesa por un pequeño puente de madera.

Dejamos a mano derecha un camino que se eleva hacia la Cova Pintada, pasamos cerca de los Bufadors de Lloret y en la siguiente bifurcación descartamos el camino de la izquierda que se dirige al Racó del Moro. El camino sube sin dar tregua, elevándose sin piedad a cada zancada. Atravesamos una tartera (pedrera) con una bella higuera haciéndose hueco en medio del caos pétreo.

Cuando el camino se estrecha llegamos al Escarrissó de Borosa. Un escarrissó, en el lenguaje de la zona, es una canal por dónde los leñadores subían a sitios inaccesibles ayudándose de troncos cortados, apoyándose en sus ramas. En el de Borosa, unas rústicas escaleras de madera ayudan a superar el tramo.

Después de las inevitables fotografías, seguimos hacia arriba hasta el Coll dels Morralets. Allí escogemos el sendero que nos conducirá hacia el Coll de Lloret y bajamos unos metros para cruzar un pequeño paso de roca. Pasamos por la Font de la Roca de la Penya, un abrevadero natural, la Roca del Migdia y nos adentramos en el Barranc d’Orió.

Aquí, sin previo aviso, la vegetación cambia y nos adentramos en un bosque de pino y boj, donde el camino se desdibuja, por lo que deberemos prestar mucha atención a las pocas señales rojas que encontramos. Este tramo de la excursión es un auténtico rompepiernas, un sube y baja constante que pone a prueba nuestros cuádriceps y nuestra paciencia. Si la excursión ya de por si es solitaria, este tramo es el paraíso del silencio. Sólo se escucha el sonido de las ramas mecidas por el viento, el graznido de los cuervos y alguna que otra piedra que cae al paso de alguna cabra montés.

Si la excursión ya de por si es solitaria, este tramo es el paraíso del silencio. Sólo se escucha el sonido de las ramas mecidas por el viento

Atravesamos un gran bosque y al llegar al otro lado del barranco pasamos por debajo del Ull del Cíclop, un precioso y casi perfecto arco de roca. Si aún nos quedan fuerzas podemos acercarnos a él subiendo una empinada cuesta sin sendero marcado. Aun así, la mejor forma de disfrutar de su pintoresca imagen es, sin duda, desde lejos.

Continuamos bajando hasta el fondo del barranco donde la vegetación es tan frondosa que dificulta el paso. Después de luchar con ramas de árboles y espinos encontramos un nuevo paso equipado con una escalera de madera, esta vez en bajada. Estamos en el Escarrissó de Barretes. La vegetación se aclara y nos deja disfrutar del entorno. Subimos un corto tramo hasta llegar a una zona de llanos, cercana al Coll de Lloret, donde podemos parar a almorzar o simplemente hacer un alto en el camino.

Muy cerca se encuentra la Roca Xapada, un peñón casi inexpugnable y muy querido por los excursionistas de la zona. Desde allí uno entiende qué sienten las aves cuando nos vigilan desde lo alto de las escarpadas peñas del Parc Natural dels Ports.

A partir de aquí empieza la bajada. Tomamos la pista de la izquierda, pasamos por un gran cercado para cabras salvajes muy cerca de la Cova de l’Hospital. El cómodo descenso por la pista nos permite disfrutar de las vistas, especialmente de la Roca del Migdia. La pista termina en Coll Ventós y hay que continuar por una senda que nos llevará a la Font del Divendres donde encontraremos la pista que conduce a Mas Cansalader. De aquí hasta el coche hay menos que un suspiro.

Ficha práctica

  • Situación: Desde Tortosa cogemos la carretera TV-3421 en dirección a Mas de Barberans. Antes de  llegar, más o menos sobre el kilómetro 19, encontramos un desvío a mano derecha que nos introduce en el  Barranco de Lloret por una pista asfaltada. Siete kilómetros después encontramos un pequeño aparcamiento al lado de una reja que impide el paso a vehículos motorizados
  • Punto de partida y llegada: aparcamiento en la pista del barranco de Lloret
  • Distancia: 14 km.
  • Desnivel: 1.000 m.
  • Duración: entre 7 y 8 horas
  • Dificultad: media-alta debido al desnivel y a la distancia a recorrer
  • Cartografía: El Port (Sud) 1:30.000. Editorial Piolet
  • Bibliografía: A peu pel Massís del Port, els recorreguts més fascinants, de Vicent Pellicer, Editorial Cossetània.
  • Información: Centro de Información del Parc Natural dels Ports. Tel: 977 504 012.
  • Observaciones: no encontraremosagua en todo el camino y deberemos prestar atención a no perder las  marcas rojas que señalan el sendero, ya que en muchos casos se encuentran ocultas por la vegetación. En  muchos tramos no tendremos cobertura de móvil. Deberemos tener también en cuenta que los pastos  cercanos al aparcamiento son habitados de forma permanente por toros bravos. No tendremos ningún  problema si no los molestamos.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias