EXPLORANDO

El País Vasco declara Bien Cultural los tramos del Camino de Santiago que atraviesan su territorio

El Gobierno Vasco declaró ayer a los dos caminos jacobeos que atraviesan la Comunidad, Bien Cultural Calificado con la categoría de Conjunto Monumental. Esta declaración permitirá proteger los cerca de 700 hitos jacobeos que se encuentran en ambos itinerarios.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Chapa del Camino de la Vera Cruz instalada en un poste del Camino del Cid.  ()
Chapa del Camino de la Vera Cruz instalada en un poste del Camino del Cid.

El País Vasco es atravesado por dos caminos jacobeos. Uno es el Camino del Norte que entra en España por Hendaya y sale de Euskadi por Pobeña después de recorrer unos 183 kilómetros. Hoy en día el Camino del Norte, junto con la Vía de la Plata y el Camino Portugués, se ha convertido en una buena alternativa al Camino Francés para todos aquellos viajeros que quieran huir de la masificación que sufre dicho camino. En el año pasado fue utilizado por más de once mil peregrinos.

El segundo itinerario jacobeo que pasa por Euskadi es el Camino del Interior, también llamado de Bayona o del túnel de San Adrián. Este itinerario se separa del Camino del Norte en Irún, atraviesa las provincias de Guipúzcoa y Álava y entra en Burgos por Amiñón tras recorrer unos 160 kilómetros. Finalmente se une al Camino Francés en Santo Domingo de la Calzada. La ruta interior ha sido uno de los más importantes ejes de comunicación del norte peninsular desde época romana y era paso obligado para los que querían conectar desde Irún con el Camino Francés en La Rioja o en Burgos.  En general, está bien señalizado, pero todavía son pocos los peregrinos y senderistas que lo utilizan.

A lo largo de ambos itinerarios se cuentan hasta casi 700 monumentos, vestigios o elementos arquitectónicos ligados directa o indirectamente a la peregrinación a Santiago, que ahora quedan protegidos con la nueva calificación otorgada por el Gobierno Vasco.

La revista Grandes Espacios publicó una detallada descripción del Camino del Norte en mayo del 2010 (nº 155).

Etapas del Camino de Norte en el País Vasco

Hendaya-San Sebastián 25 km

La tradición manda acercarse hasta el puente internacional de Santiago para comenzar el Camino del Norte. Desde allí hay dos alternativas para cubrir la primera etapa. Una, que algunas guías marcan como principal, se mete hacia el interior por una laberinto de carreteras con bastante tráfico, de manera que la desaconsejamos a favor de la que tras callejear brevemente por Irún se dirige a Hondarribia. Estos primeros kilómetros pueden resultar desalentadores por el intenso tráfico y la humanización del entorno. Paciencia. Poco antes de llegar a Hondarribia, en la que no hay que entrar si no se quiere, perderemos de vista la civilización rumbo a la ermita de Guadalupe a la que se sube por pista cementada y camino más tarde. Los ciclistas es mejor que accedan por carretera. La vista desde la ermita es fascinante, con toda la bahía de Txingudi a nuestros pies. Los próximos 11 kilómetros se desarrollan por una pista que recorre la ladera del monte Jaizkibel, la montaña más alta del litoral costero guipuzcoano. Unas empinadas escaleras llevan al caminante hasta Pasajes de San Juan donde hay que tomar una barca para cruzar la ría, una circunstancia frecuente en este Camino. Al otro lado se encuentra Pasajes de San Pedro. Desde aquí hay dos formas de llegar a San Sebastián: un itinerario urbano por Pasajes de San Pedro, recomendado a los ciclistas, o por el camino que flanquea el monte Ulía desde cuyas laderas oteaban los balleneros donostiarras el paso de los cetáceos. Tanto el albergue de peregrinos (que en en los meses de verano se habilita en la Ikastola Jakintza) como el albergue juvenil La Sirena, se encuentran en la otra punta de la ciudad, ya en la subida al monte Igueldo.

San Sebastián-Zarautz 21 km

La jornada comienza con la fuerte subida al monte Igueldo (los cicloperegrinos tienen que seguir necesariamente la carretera hasta conectar de nuevo con el camino en la carretera del parque de atracciones). Unos y otros abandonarán la carretera a la altura del restaurante Leku Eder para entrar en el barrio de Igueldo. Inesperadamente, el peregrino encontrará arrimadas a una valla, una silla y una mesa con botellas de agua y un sello. Es la humilde pero emocionante contribución de José María Soroa, un vizcaíno que vive en el número 24 de esta urbanización y que muestra de esta sencilla manera su pasión por el Camino. El camino sigue un larguísimo tramo con vistas al mar por pequeñas pistas y caminos rodeando el monte Mendizorrotz hasta que finalmente sale a la vieja carretera de Orio junto al caserío Munioeta para coronar un alto y comenzar una vertiginosa bajada hacia Orio. Poco antes de entrar en el pueblo, y a mano izquierda, se encuentra el albergue privado de Rosa Arruti, otra apasionada del Camino. Para salir hacia Zarautz hay que cruzar la ría de Orio por el puente de la N-634 (antiguamente, los peregrinos lo hacían en barca) e inmediatamente se toma un camino paralelo a la ría que pasa bajo la A-8. El trayecto llanea y bordea el albergue Txurruka para comenzar una larga cuesta hasta el camping Zarautz desde donde ya se divisa el final de etapa. En los meses de verano se habilita un albergue de peregrinos en el edificio Ebro Etxea, una antigua colonia de los trabajadores de la Azucarera del Ebro.

Zarautz-Deba 25 km

Tenemos dos posibilidades para abandonar Zarautz: ir hasta Getaria, cuna de Juan Sebastián Elcano por el paseo peatonal arrimado al mar (este paseo está prohibido a las bicicletas)o desde la iglesia de Santa María, tomar la carretera en dirección Meagas hasta encontrar el camino hacia Getaria y Santa Bárbara. Se trata de la antigua calzada que unía Zarautz y Getaria y que sube más de 100 metros de desnivel. El camino desemboca en la carretera GI-3391, que baja hasta Getaria. En Getaria repetimos la operación: nos alejamos del mar en decidida subida para retornar a él al entrar en Zumaia por al N-634. La salida de Zumaia vuelve a ser una empinadísima cuesta junto a la ermita de Santa Klara. El largo tramo hasta Itziar es un verdadero rompepiernas con continuos ascensos y descensos en los que los ciclistas tendrán que echar pie a tierra más de dos veces hasta el punto de que en varios tramos será mejor que tomen tramos de la N-634 que, en esta parte no tiene mucho tráfico por la cercanía de la A-8. Desde Itzíar el camino baja de forma vertiginosa hasta Deba por una pista de hormigón que parte del cementerio y que tapó las piedras de la calzada medieval. También se puede bajar por la carretera, una alternativa más tediosa que sólo ofrece la ventaja de poder asomarse a la famosa costa del flysch, una curiosa y vistosa formación geológica.

Deba-Markina 21 km

Dura etapa en la que el Camino abandona la costa guipuzcoana para adentrarse en la montaña vizcaína. La jornada se divide en dos partes: una primera mitad de fuerte subida hasta la cima del monte Arno y otra mitad de bajada hasta Markina. Hay que tener muy presente que a partir de Orlatz el camino es muy difícil de seguir, y que las diferentes guías (impresas o virtuales) no se ponen de acuerdo en el itinerario. El caso es que en este tramo son muchos los peregrinos que se despistan. Para evitar problemas, algunos autores recomiendan dirigirse desde Orlatz a Larruzka y desde allí bajar a la carretera BI-633 para seguir por ella hasta Markina. Los que decidan seguir por monte tienen que dirigirse al caserío abandonado de Amallogarai Goikoa y bordear por el oeste el monte Akarregi en dirección a las ermitas de San Joaquín y Santa Ana, y de San Miguel para descender en pronunciada pendiente hasta Markina.

Nota ciclista: Los cicloperegrinos que no se sientan con fuerzas para la fuerte subida y la correspondiente fuerte bajada pueden ir desde Deba a Markina por la BI-633 pasando por Ondarroa. Esta carretera no tiene mucho tráfico.

Markina-Gernika 24 km

Interesante etapa que reúne tres importantes lugares del Camino: Zenarruza, un monasterio con una historia que se remonta al siglo X y que contó desde siempre con un hospital de peregrinos; la población de Bolibar, cuna de los antepasados de Simón Bolívar, el Libertador americano; y la ciudad de Gernika, famosa en el mundo entero por el cuadro de Picasso y por su emblemático Árbol. También es interesante porque a partir del alto de Gontzegarai las guías más conocidas no se ponen de acuerdo en por donde va el camino, aunque la mayoría coinciden en hacerlo pasar por Munitibar, Mendata, Olabe y Marmiz. En cualquier caso, la presencia de la cercana carretera BI-2224, puede solucionar los problemas de orientación o de tránsito, sobre todo a los cicloperegrinos.

Gernika-Lezama 21 km

Hasta el año 2003 el trazado oficial del Camino seguía la carretera BI-635 (dirección a Amorabieta) hasta el cruce de Muxika donde se abandonaba ésta para seguir por la pequeña carretera que sube al alto de Morga. Este trazado se abandonó por el intenso tráfico que soporta la primera parte, aunque sigue siendo el más recomendable para los ciclistas. Para los peatones se ha habilitado otro camino más tranquilo que utiliza una carretera que comienza en la rotonda justo a la salida de Gernika y que se dirige a la ermita de Santa Luzia de Zallo. Este camino se interna en el monte y va a parar al alto de Morga donde se une con la alternativa ciclista. A partir de aquí, la ruta va utilizando sucesivamente pequeñas carreteras y pistas, siempre en un medio tranquilo y de gran belleza. En Igertu el camino desemboca en la carretera BI-2713, la misma que se cruzó en el alto de Morga. Hay que utilizar esta carretera al menos dos kilómetros antes de coger un camino para llegar a Goikoletxea en donde ya no hay más remedio que seguir por asfalto hasta Larrabetzu y Lezama.

Lezama-Bilbao 13,5 km

Etapa corta pero bastante dura ya que hay que vencer al monte Avril para llegar a Bilbao. A pesar de la cercanía de la gran urbe y de los aviones que sobrevuelan el camino por la cercanía del aeropuerto, lo cierto es que una buena parte del recorrido tiene un aire muy bucólico porque se desarrolla entre una exuberante foresta. La visión «aérea» del gran Bilbao deja sin respiración. El vertiginoso descenso al hollo bilbaíno no nos dejará sin resuello, pero sí que pondrá a prueba nuestros cuadriceps pues es muy empinado. En la urbe se entra por el barrio de Begoña y a partir de aquí hay que orientarse por la intuición. Lo mejor es usar como referencia el famosos museo Guggenhein. El albergue de peregrinos que se habilita en verano se encuentra en el Colegio de Basurto, al final de la céntrica avenida Autonomía, al oeste del museo.

Nota ciclista: una buena y tranquila opción (aunque sacrificada por su fuerte pendiente) es utilizar la carretera del Vivero que desemboca en la BI-3732. Esta vía termina en la circunvalación de Bilbao y hay que ir atentos para abandonarla al encontrar las flechas.

Bilbao-Portugalete 21 km

El trazado «original», el descrito por todas las guías, discurre por la orilla izquierda de la ría del Nervión, uniendo las poblaciones que protagonizaron la revolución industrial del siglo XIX y que convirtieron a la ría en un inmenso complejo siderúrgico. Es ciertamente un recorrido largo, retorcido y difícil, sólo recomendable si se tiene intención de conocer Barakaldo y Sestao. Si no, de verdad, lo mejor es situarse en el Guggenhein y utilizar el carril bici para pasar la orilla derecha de la ría. Una vez allí, sólo hay que seguir lo más cerca de la ría hasta llegar a Getxo. Esta ruta es, dentro de lo que cabe, más tranquila que la habitual, y, desde luego, es la más recomendable para los cicloperegrinos. Además, tiene como premio cruzar la ría por el impresionante puente transbordador, una singular obra de ingeniería declarada Patrimonio de la Humanidad.

Portugalete-Pobeña 14,5 km

A muchos les puede parecer una etapa corta, y sin duda lo es. Pero es que entre Portugalete y Castro Urdiales, el barrio de Pobeña, perteneciente al municipio de Muskiz, es el único lugar equipado con albergue de peregrinos, a excepción del refugio que en verano dispone el Ayuntamiento de Ontón. Hay que armarse de paciencia en Portugalete pues su salida es caótica a causa de las obras de la autovía. Lo mejor es preguntar por el bidegorri (carril bici con firme rojizo) tantas veces como sea necesario hasta dar con él pues será nuestro guía hasta la playa de la Arena. Al otro lado del gran arenal está Pobeña, con su vieja escuela convertida en albergue. Un buen lugar para quedarse y aprovechar la tarde para darse un baño en la bahía.

 

 

Documentos relacionados

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias