León

El Bierzo. El sabor de lo auténtico

En el vértice occidental de la provincia de León hay una comarca con un carácter poderoso y bien definido que reúne una increíble concentración de valles vírgenes, bosques de ensueño, monasterios ocultos, castillos templarios y paisajes irrepetibles. Es El Bierzo.

Autor: | No hay comentarios |
El bierzo
El Sendero Circular de la Tebaida Berciana, que recorre el Valle del Silencio, da la oportunidad de llegar caminando al bello pueblo de Peñalba de Santiago 📷 Víctor Barro

Las sierras del Caurel y de Ancares al norte y noroeste, la sierra de Gistredo al nordeste, los Montes de León al este y los Montes Aquilianos al sur, abrazan con un anillo de roca a la Hoya Berciana. La profunda hondonada dio base a la leyenda de que en un pasado remoto la depresión fue un lago que vaciaron los romanos para buscar oro.

Fábula y realidad se dan la mano en esta leyenda pues si bien nunca existió el lago, sí es cierto que los romanos modificaron el paisaje primigenio en busca del valioso metal. Tradicionalmente, la comarca se ha dividido en Bierzo Bajo y Bierzo Alto. En el Bajo, que atraviesa el río Sil, columna vertebral de la comarca, están las dos poblaciones más importantes: Villafranca del Bierzo y Ponferrada. Villafranca, la última localidad de importancia que atraviesa el Camino de Santiago por tierras leonesas, conserva un conjunto urbano declarado Bien de Interés Cultural y se considera la capital histórica del Bierzo, pero Ponferrada es el centro administrativo y económico de la comarca. Su castillo templario, un soberbio ejemplo de arquitectura militar en el que se dan cita la historia y la leyenda, aparece impreso en miles de artículos de viajes y postales.

A las afueras de la villa, en la localidad de Santo Tomás de las Ollas se levanta una iglesia que es obra maestra del arte mozárabe del siglo X y a escasos kilómetros está Molinaseca, una pequeña villa que ha respetado escrupulosamente su arquitectura tradicional. La villa, declarada Conjunto Histórico Artístico, está incluida en la lista de los Pueblos más bonitos de España.

Bembibre es considerada la capital del Bierzo Alto. Creció impulsada por la minería y sufrió en sus carnes la reconversión. El retroceso de su población ha remitido gracias, principalmente, al despegue del sector servicios y a la creación del Parque Industrial del Bierzo Alto. Bembibre conserva un interesante casco antiguo, donde destaca la plaza del Ayuntamiento, la iglesia parroquial de San Pedro y el Museo del Bierzo Alto. Cerca podemos visitar el monasterio medieval de San Miguel de las Dueñas.

Paisaje mágico

Patrimonio, de la Humanidad, Bien de Interés Cultural, Monumento Natural, Parque Cultural… Las Médulas son un paisaje mágico y único fruto, sin embargo, de una catástrofe ecológica que hoy sería impensable.

El laberinto de cárcavas y galerías que forman Las Médulas son el resultado de la explotación de la mina de oro a cielo abierto más extensa del imperio romano que permaneció activa hasta los últimos años del siglo II.

El Bierzo
Interior de Las Médulas

La peculiar fisonomía de Las Médulas es resultado directo del sistema utilizado para extraer el oro, llamado Ruina montium, que consistía en abrir una red de galerías en el interior de las colinas y verter en ellas grandes cantidades de agua para que la presión las desmoronara y arrastrara la tierra que contenía las pepitas de oro.

Esa agua era traída de los Montes Aquilianos por medio de siete canales que sumaban la friolera de 600 kilómetros, muchos de los cuales se han acondicionado como senderos. Los restos que quedan de aquella industria –canales, túneles, amontonamientos de estériles…– convierten a Las Médulas en un museo único donde se puede conocer la tecnología que se aplicaba en la antigua minería. Pero estas huellas, con ser muy importantes, no es lo único interesante en este paraje.

En realidad, todo él es producto de aquella explotación. Las más de mil hectáreas transformadas en época romana dieron lugar a un nuevo territorio: los escombros de la explotación formaron llanuras artificiales y a una red hidrológica nueva: el lago de Carucedo, hoy humedal protegido, apareció al taponarse un valle con los vertidos mineros; y los canales que conducían el agua hasta las minas, dieron lugar a caminos y cañadas pecuarias.

Incluso los castaños que cubren el monte de Las Médulas —seña de identidad del lugar— fueron plantados en la época romana para alimentar a los obreros que trabajaban extrayendo el oro. La mayor parte de los visitantes que llegan a Las Médulas se conforman con asomarse a ellas desde el famoso mirador de Orellán.

Pero para empaparse de este paisaje y comprender bien el proceso que lo produjo hay que visitar el Aula Arqueológica situado a la entrada del pueblo de Las Médulas, y después recorrer, de forma autónoma o con guía, alguno de los cinco itinerarios oficiales preparados por el Parque Cultural.

El Bierzo
Una peregrina en el Camino de Santiago, que atraviesa la comarca de este a oeste

La ruta más larga y por tanto la más completa es la Senda Perimetral. Esta senda de poco menos de 11 kilómetros ofrece información de todos los aspectos de la minería romana del oro. Es un recorrido con el que resulta más sencillo comprender la importancia del agua en el proceso minero, y también cómo se han formado los humedales y los lagos de la zona.

La Senda de las Valiñas es la más utilizada por los visitantes por su sencillez y por visitar los lugares muy pintorescos de Las Médulas, como las cuevas de La Cuevona y La Encantada. No pasa por el mirador de Orellán aunque sí que da acceso a un desvío para llegar al mismo. Es un itinerario circular de unos 4 kilómetros que empieza en el pueblo de Las Médulas.

La Senda del Lago Sumido es un paseo corto que discurre por el sector que fue el último en ser explotado antes del abandono de la mina. El paseo permite admirar los cortados mineros y los característicos picuezos, testigo de los trabajos de extracción. Las diferentes variantes de su recorrido, permiten conocer la geología del yacimiento aurífero, el funcionamiento de la mina y los procesos de explotación del oro.

A lo largo del recorrido se ven los lagos que se han ido formando gracias al drenaje natural del entorno, así como canales de evacuación y de lavado. Desde el pueblo de Orellán y también desde el mirador se accede a la Senda de los Conventos, un itinerario de 4,3 kilómetros que coincide con la Senda Perimetral permite conocer otras técnicas mineras romanas como son los surcos convergentes. Se pueden también observar con mayor detalle elementos de la red hidráulica.

El Bierzo
El castro del Chano destaca por su excepcional estado de conservación

Montaña inalterada

Cualquier lugar del Bierzo es asombroso, pero si hubiera que apuntar al más fascinante ese sería la Sierra de Ancares, un territorio recio y salvaje. En la Sierra de Ancares destaca el modelado glaciar que ha dado lugar a un paisaje donde alternan escarpadas paredes de roca y colinas de un intenso color verde y rosa cuando florece el brezo.

Sus paisajes de montaña inalterados, su rica fauna, su gran variedad botánica, y un ancestral patrimonio cultural fueron argumentos incontestables para que la UNESCO declarara a todo el territorio Reserva de la Biosfera en el año 2006.

La naturaleza de esta reserva es un cúmulo de diversidad biológica gracias a la confluencia de las lluvias y brumas atlánticas con el clima cálido y seco mediterráneo. Esto hace posible que abedules, robles centenarios y acebos coexistan con encinas, madroños y alcornoques. Las carballeiras, más propias de territorios gallegos, también se dan cita aquí, así como los castaños que forman sotos con ejemplares centenarios. Estos bosques sirven de abrigo a una gran variedad de rapaces y doscientas especies de vertebrados. Entre ellos el oso pardo.

Las generaciones pasadas y actuales han logrado que estos territorios lleguen vivos y en un buen estado hasta nuestros días. Su esfuerzo se hace visible en las poblaciones, las zonas ganaderas, las vías tradicionales de comunicación, bosques comunales o prados de siega. Las actividades tradicionales como la ganadería o la arquitectura tradicional tan bien preservada, hacen del paisaje de los Ancares Leoneses, un espacio único y de gran valor.

Más allá de su espectacularidad natural, lo que más destaca de la Sierra de Ancares es que parece anclada en el pasado, una circunstancia que se explica por su difícil orografía que ha dificultado la comunicación con los territorios de su entorno, por lo que ha mantenido un aura ancestral de origen celta que encandila a los viajeros.

El Bierzo
Pallozas en Balboa

Las sinuosas carreteras de montaña conducen por bellos y solitarios parajes hasta pequeñas aldeas con casas de tejados de paja que forman parte del paisaje. Son las pallozas, el sello de identidad de la comarca de Los Ancares Leoneses; viviendas tradicionales construidas con piedra autóctona, madera y techos de paja de centeno —llamados teitos— bajo los que convivían personas y animales para aguantar los duros y fríos inviernos.

Aunque en el pasado fueron mucho más numerosas, aún podemos encontrar muchas pallozas en buen estado en Balouta o Balboa, sin olvidar las de Campo de Agua en Villafranca del Bierzo. En Cantejeira se encuentra una de las más antiguas: la palloza de Suarbol, que se erige en el centro del mismo pueblo que le da nombre.

Las pallozas son solo uno de los muchos atractivos del patrimonio cultural de la comarca. Su capital, Candín, con poco más de 250 habitantes, acoge unas antiguas explotaciones auríferas romanas; en Vega de Espinareda se conserva el monasterio benedictino de San Andrés, y en otro Vega, el de Valcarce, el castillo de Sarracín. Sin olvidar el castro del Chano, el conjunto arqueológico de Peña Piñera con sus pinturas rupestres de la Edad de Bronce, o el conjunto histórico y monumental de Villafranca del Bierzo con su Calle del Agua, la imponente colegiata y el fabuloso castillo templario.

El Bierzo
Brezo florecido y nieve tardía en la Sierra de los Ancares, un territorio fascinante, recio y salvaje como pocos en la península ibérica.

El valle de los ermitaños

La feraz naturaleza berciana se hace mística en el Valle del Silencio, a los pies de los Montes Aquilianos. Pocas veces se ha puesto a un valle un nombre tan acertado, porque éste es un auténtico remanso de paz donde refugiarse del ruido y las prisas. Cuenta la leyenda que San Genadio, distraído por el ruido de los arroyos, golpeó su callado y gritó «cállate».

Desde entonces, cesaron los ruidos y se instaló el silencio y los monjes visigodos huidos del Califato de Córdoba que lo poblaron de eremitorios y cenobios en tal número que a este lugar se le conoce como Tebaida Berciana, en referencia a la zona geográfica del Alto Egipto donde, junto con Siria y Capadocia, surgió la tradición cenobítica oriental.

El recorrido por este valle virgen declarado Bien de Interés Cultural, termina necesariamente en Peñalba de Santiago, población a la que se le apelotonan las distinciones: Conjunto Histórico Artístico Nacional, Bien de Interés Cultural, miembro del club de los Pueblos más bonitos de España…

A Peñalba se llega por una estrecha y sinuosa carretera que recorre todo el valle y que invita en cada curva a parar y gozar del paisaje. El pueblo está formado por un puñado de casas de piedra ocre y tejados de pizarra que se apretujan en la peña de donde recibe su nombre.

Destaca en el conjunto la iglesia de Santiago, un templo de origen mozárabe que formó parte de un monasterio fundado en el siglo X por el citado San Genadio, fundador de varios monasterios en El Bierzo que llegó a ser obispo de Astorga.

También es posible llegar hasta Peñalba a pie utilizando el Sendero Circular de la Tebaida Berciana, un itinerario señalizado como PR LE-14 de 16 kilómetros y unos 900 metros de desnivel que puede comenzarse en Herrería de Montes, en Montes de Valdueza o en el propio Peñalba.

A lo largo de la excursión se podrá visitar la ermita visigoda de Valdueza, el monasterio de San Pedro de Montes, la cueva de San Genadio y la iglesia mozárabe de Peñalba, y en un tramo caminaremos por uno de los canales romanos que transportaba el agua hasta las minas de Las Médulas.

La Mirada Circular

La comarca berciana está cruzada en todas las direcciones por caminos y senderos, algunos de ellos con muchos años a cuestas. El más famoso es —no cabe duda— el Camino de Santiago, que lo cruza de este a oeste; pero si hay que destacar una ruta por su interés deportivo y turístico ésta es La Mirada Circular, un itinerario de más de 300 kilómetros preparado para hacer a pie o en bicicleta de montaña que, como su nombre hace sospechar, circunvalaba la comarca atravesando los lugares más representativos y mágicos de ésta, como Los Ancares, los Montes Aquilianos, las sierras de la Lastra y de Gistredo, Las Médulas, etcétera. La Mirada Circular nació en 2007 de la mano de la Universidad de León y de la Fundación de la Ciudad de la Energía, una institución dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, pero ha empezado a ser conocida de verdad a partir de 2018 cuando una empresa local de turismo rural la «resucitó» modificando algunos tramos para convertirle en cien por cien ciclable y hacerla pasar por pueblos con servicios para el viajero, de forma que se pudiera hacer en etapas consecutivas. La Mirada Circular puede hacerse por libre, utilizando el track que está disponible en Wikiloc y organizando la logística por cuenta propia, o se puede dejar todo en manos de la empresa que lo gestiona que se ocupará de los alojamientos, el traslado de equipaje, la asistencia, e incluso el alquiler de bicicletas y e-bikes. Las etapas las marca la condición física del viajero y el modo en que se va a hacer: BTT, senderismo o trail running. Info: www.lamiradacircular.com

Provincia de Villafranca

Hasta el siglo XIX, la actual comarca de El Bierzo formó parte de la conocida como Intendencia de León, que agrupaba al actual Principado de Asturias y a la provincia leonesa. Durante el Trienio Liberal (1820-1823) El Bierzo consiguió el estatus de provincia con el nombre de Villafranca y capital en la localidad del mismo nombre. Pero la existencia de la provincia no duraría mucho pues con la restauración del absolutismo en la figura de Fernando VII dejó de ser provincia. En la actualidad, El Bierzo es la única comarca reconocida por Ley en Castilla y León, lo que dice mucho de la poderosa personalidad de este territorio.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.