Qué, cómo y dónde están

Caminos Naturales… de montaña

Muchos de los itinerarios comprendidos en el Programa Caminos Naturales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente discurren por montañas total o parcialmente. Son, naturalmente, itinerarios de cierta dificultad por el desnivel que vencen y el entorno por el que avanzan. A cambio, ofrecen las mejores vistas que se pueden esperar.

Autor: Grandes Espacios | No hay comentarios | Compartir:
Naturales de Montaña  (Gonzalo M. Azumedi)
Naturales de Montaña

Muchos de los itinerarios comprendidos en el Programa Caminos Naturales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente discurren por montañas total o parcialmente. Son, naturalmente, itinerarios de cierta dificultad por el desnivel que vencen y el entorno por el que avanzan. A cambio, ofrecen las mejores vistas que se pueden esperar.

En la escuela nos enseñaron que España era el tercer país más montañoso de Europa Occidental, por detrás sólo de Suiza y Austria. Y es cierto, aunque para no faltar a la verdad habría que añadir los pequeños estados de Andorra y Liechtenstein. La altitud media de nuestro territorio es de 660 metros, frente a los 340 metros de Francia o los 297 metros de media europea.

La península Ibérica está recorrida por numerosos sistemas montañosos que ocupan casi la mitad del territorio. Los Pirineos y los Sistemas Béticos son las cordilleras más elevadas y se sitúan fuera de la Meseta Central, un verdadero “castillo” en el centro de la península como la han comparado en muchas ocasiones historiadores y escritores, rodeada de murallas naturales: la cordillera Cantábrica en el norte, el sistema Ibérico en el este, y Sierra Morena en el sur. Y dentro de ella el sistema Central y los Montes de Toledo como torres del homenaje por seguir con el símil castellano.

El accidentado y complejo relieve de España ha influido directamente en su historia.

Todos los pueblos que han pasado por la península, romanos, visigodos, árabes, etcétera, encontraron dificultades para conquistar algunos territorios debido precisamente a lo abrupto de estos, y alguno quedó sin romanizar o al margen de la ocupación árabe.

El complejo relieve tampoco favoreció el intercambio comercial y de ideas entre las distintas regiones de la península salvo por los corredores naturales como el valle del Ebro o el corredor de la Plata. Más tarde, fue el desarrollo social y económico el que se vio frenado por la tremenda orografía, una de las causas por las que España no tuvo una red de ferrocarril suficientemente extensa hasta bien entrado el siglo xx.

Esta falta de medios de transporte modernos supuso para el país quedarse descolgado de la Revolución industrial. En resumen, en un territorio así, era inevitable una gran variedad de culturas y lenguas que, muchas veces, entraron en contacto gracias a los caminos que atravesaban las montañas.

A todo ello hay que sumar los archipiélagos de Baleares y Canarias, muy diferentes tanto entre sí, como entre las diversas islas que los componen. Mientras que el origen de las islas del archipiélago balear está ligado a los movimientos que han afectado a la Península Ibérica, y comparte un origen común con las cordilleras alpinas del este peninsular, las islas Canarias tienen una génesis volcánica y varias de las islas tienen pocos metros cuadrados llanos.

De altos vuelos

De los más de nueve mil cuatrocientos kilómetros de vías de comunicación en desuso que el Programa Caminos Naturales ha recuperado para ser usados por caminantes y cicloturistas, un buen puñado pueden considerarse “de montaña”.

Algunos, como el Camino Natural de la Cordillera Cantábrica, que atraviesa el interior de Asturias de extremo a extremo, el Camino Viejo del Puerto de Vielha, usado por siglos por araneses y ribagorzanos para comunicarse hasta que se abrió el túnel de Vielha, o el Cumbres de la Gomera son enteramente de esta naturaleza.

Otros, como la Senda del Oso o el Camino Natural del Somontano lo son sólo en parte, alternando tramos montañosos con fondos de valle o altiplanos. Y a este grupo aún habría que añadir, aunque sólo parcialmente, los caminos naturales de los grandes ríos que nacen entre montañas, como el Ebro y el Duero.

De entre todos los posibles, que no son pocos, hemos hecho una pequeña selección que bien puede servir de muestra:

OTROS Caminos de Montaña

1. Senda del oso. Asturias.
2. Ruta del Glorieta. Tarragona.
3. Embalse de Lanuza. Huesca.
4. Ruta dels Molins d´Aigua. Castellón.
5. Muntanyes de Prades. Tarragona.
6. Río Rivera de Acebo. Cáceres.
7. Camí de l’Aigua. Lleida.
8. Camino Natural de La Palma. La Palma.
9. Camino Natural Anaga-Chasna. Tenerife.
10. Senderos tradicionales de El Hierro. El Hierro.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.