EXPLORANDO

Mireia Miró: “El esquí me hace sentir feliz y libre”

Mireia es una de las mejores esquiadoras de montaña de la actualidad. Tras su victoria en Cambre d’Aze, parece preparada para dar el salto definitivo y colocarse en lo más alto de la especialidad. Este 2011 será su prueba de fuego.

| No hay comentarios |

Mireia Miró es de esas deportistas a las que se le nota su pasión por lo que hacen y en esta entrevista nos deja claro lo importante que es el esquí en su vida. Preparada para el que puede ser el año de su total consagración en la élite de este deporte, nos habla de sus objetivos, de sus rivales y de lo que significa para ella el esquí de montaña.

Acaba de comenzar la temporada y ya te has estrenado ¿Qué esperas de este nuevo año?
El gran problema que encontré cuando hice el cambio de categoría hace 2 años fue un aumento espectacular del número de carreras y también cambios en los recorridos. Me gustaría empezar a encontrar una regularidad, ser más estable durante toda la temporada ya que tengo muchos altibajos de forma. En estos 2 años no he llegado nunca a acabar la temporada.  Tengo muchas expectativas puestas en los últimos meses de invierno, y me haría mucha ilusión poderlos realizar todos. 

Este año estoy muy motivada por la segunda parte de la temporada. Normalmente, otros años pecaba por estar muy fuerte a principios de temporada -ganando alguna etapa de la Copa del Mundo- y me costaba hacer la segunda parte, ya que siempre llegaba muy cansada.

Este verano has competido en carreras de montaña como entrenamiento.
Este verano pasado me lo tomé de “descanso” e hice muy pocas carreras, ya que en total corrí cuatro. Estoy contenta, porque tanto en los Campeonatos del Mundo como en el Sentiero de La Grigne (Copa del Mundo) me encontré muy bien y pude disfrutar muchísimo de ambas carreras.

¿En qué competiciones tienes puesto el punto de mira?
Al igual que el año pasado en La Pierra Menta y en los Campeonatos del Mundo. También me gustaría hacer una buena Mezzalamma, y un buen papel en la final de la Copa del Mundo, ambas competiciones en el mes de abril. 

¿Qué crees que te falta para asaltar la Copa del Mundo?
Hay muchas carreras en el calendario. En una Copa se premia la regularidad. Llevo 2 años haciendo 2ª en la clasificación final, a pesar de que la primera no ha sido la misma. Mi objetivo principal en la temporada no es la Copa del Mundo; aún me falta rodaje y horas para poder aguantar tantas carreras en buena forma.

Asaltar el primer puesto en la Copa del Mundo sin querer renunciar a otras competiciones como los Campeonatos del Mundo o la Pierra Menta, no lo veo realizable en menos de 2 o 3 años. 

¿Y los Campeonatos del Mundo?
Los Campeonatos del Mundo están marcados en rojo, pero son una incógnita. El año pasado, mis rivales llegaron en mejor estado de forma que yo. Puse muchas horas y esfuerzos, pero conseguir el mejor estado de forma para una semana al año es muy complicado y no salió bien. Este año estamos planeándolo diferente.

Cómo ves los campeonatos nacionales ¿Alguien te puede arrebatar el título?
Las chicas están animadas. En diciembre estuve una semana entrenando por los Pirineos y están fuertes y enseñando los dientes. Gemma Arró apunta muy alto para el Campeonato de España de Vertical Race; con ella no me puedo despistar lo más mínimo. 

¿Cuáles son los principales nombres a tener en cuenta como rivales?
Corren rumores de que Francesca Martinelli y Roberta Pedranzini, dos italianas fortísimas, dejan de competir; también corren voces de que sólo van a competir por equipos. Son 2 nombres que siempre hay que tener en cuenta. Este año también vuelven la italiana Gloriana Pellissier y la suiza Severine Pont-Combe; ambas se tomaron un año por maternidad. 

No me puedo olvidar de nombrar tampoco la francesa Laetitia Roux, una gran campeona, o las jóvenes, que siempre pueden dar alguna sorpresa, como la suiza Viktoria Kreuzer o la austríaca Michaela Essl. 

Formas parte, junto con Marc Pinsach y Javier Martín, del equipo Dynafit. ¿Cuáles son vuestros objetivos como conjunto?
Con Dynafit tenemos proyectos bonitos y ambiciosos que me hacen sentir parte de la marca. Estamos en contacto estrecho para el desarrollo de material, productos nuevos, mejoras y modificaciones. Al fin y al cabo, la ropa que llevamos entrenando es nuestra segunda piel, y es importante que sean buenos productos. 

Mis objetivos deportivos son los mismos, estuviera o no en Dynafit. Lo que cambia es que hay muy buen ambiente y un proyecto personal se convierte en un proyecto de la marca también. ¡Es motivante!

El hecho de competir y entrenar juntos, ¿en qué os beneficia o perjudica?
Cada persona tiene su entrenamiento, pero poder compaginarlo con otras personas es genial. Se aprende mucho y te ayuda a corregir errores, pero el punto más importante es la motivación. 

El solo hecho de hacer concentraciones con el equipo me hace recordar la imagen de estar desayunando, estar reventada del entrenamiento del día anterior, pero miras al lado y tus compañeros están igual, pero ninguno se va a bajar del carro, y allí estás, comiendo una rebanada de pan, con los ojos hinchados y mentalizándote de que te espera otra buena.

¿Crees que existe el doping en este deporte?
El doping es un tema que está de actualidad. En estos últimos años se están destapando muchos casos de positivos. Esto hace sospechar de todos los deportistas de élite y no tan de élite. El dopaje es una palabra muy extensa y que cada persona le da un significado y unos límites propios. 

Me gustaría pensar que, por unas razones u otras, como por ejemplo que no somos deporte olímpico, o que no se mueve mucho dinero, no existe el dopaje. Ha habido un solo caso de positivo, pero esto ya suficiente para que exista. 

¿Qué te aporta este deporte para dedicarle tanto tiempo y dedicación?
El esquí de montaña no es solo competición. Desde mis inicios ha sido una enseñanza, un aprendizaje, un método, un vehículo, una forma de vivir al fin y al cabo. Es una herramienta para superar los problemas, una fuente de creación y destrucción, es energía pero también mi relajación. Hay sociedad y soledad. Me proporciona un equilibrio emocional en una montaña rusa. 

Y qué os puedo decir de un día frío, soleado, en medio de la nada, siguiendo una traza que sabes de dónde viene pero no a donde va. Nieve polvo por debajo de las rodillas, de esa que cuando la rozas con el bastón se esparce en el aire, con 2000m de desnivel en las piernas ya…

Con el Ipod en marcha, te relajas y sientes que no eres nada, pero que lo eres todo. Y por un momento te paras, cierras los ojos, sientes el sol y el frío en las mejillas, sabiendo que nadie me puede robar ese pequeño instante, solo para mí, ese momento en el que me siento feliz, en el que me siento libre.  

¿A qué renuncias por competir?
Esto es como estar en una estación de trenes. Cada tren te lleva a un sitio, a unas vivencias distintas y a unas paradas completamente diferentes. Los trenes van pasando y tú eres el único dueño de tus propias decisiones. ¿Qué tren vas a tomar? Yo he tomado el que me pareció más ardiente en el momento en que me encontraba en la estación.  Y prefiero disfrutar de este recorrido que estar pensando dónde me habrían llevado los otros trenes, ya que me perdería muchas cosas del tren donde viajo

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.