EXPLORANDO

Kilian Jornet, dominador mundial del esquí de montaña

Tras la victoria el pasado fin de semana en la Pierra Menta, Kilian está a un paso de completar una temporada fantástica. Está a un paso de alzarse con la Copa del Mundo.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

La temporada de esquí de montaña que está realizando Kilian Jornet es para enmarcar. A sus logros en la Copa del Mundo y en los mundiales, ahora ha añadido a su palmarés la tercera victoria en una de las pruebas más míticas del esquí-alpinismo: la Pierra Menta, demostrando que no sólo es bueno en competiciones individuales, sino que sabe trabajar en equipo. Ahora tiene entre ceja y ceja la Copa del Mundo y la Grande Course. ¿También caerán?

¿Cómo ha sido la Pierra Menta de este año?
Ha sido muy dura. Las condiciones meteorológicas, con dos días de lluvia y nieve, han dificultado mucho la carrera. Todos los equipos hemos ido muy juntos. Además el nivel la ha endurecido. De todos los años que he corrido, éste ha sido en el que las diferencias han estado más ajustadas, ganando por un margen muy estrecho. Todas las etapas se han ganado por segundos y hasta cruzar la meta no se sabía quién iba a ser el primero.

¿Cuál era el equipo rival que más os preocupaba?
Este año había unos diez equipos que daban miedo; entre ellos tres italianos, dos del ejército –el de Mateo Eydallin y Denis Trento y el de Manfred Reichigger y Damiano Lenzi– y el equipo de Giacomelli y Holzknecht, que ha sido el que más guerra nos ha dado. También había equipos franco-suizos y franceses que estaban muy fuertes.

¿Ha habido cambios en la competición?
El reglamento es el mismo. El recorrido lo han cambiado debido a las condiciones meteorológicas. El recorrido previsto era como todos los años, pero las precipitaciones han provocado que se hicieran etapas con la misma longitud, pero pasando por zonas de bosque. Además, la nieve lo ha hecho todo más difícil, porque estaba muy pesada y húmeda, y al terminar las etapas estábamos muy cansados.

¿Abrir la traza penaliza mucho a los equipos que van en cabeza?
Traza sí que había, pero en algunos momentos, debido al viento, se metían un par de centímetros en la traza y, aunque parezca que no es nada, al nivel en el que nos movemos sí que se nota. Bajando es todo lo contrario: si la nieve carece de huellas bajas mejor, porque te tiras todo recto. El problema es para los los últimos, ya que cuando han bajado 300 esquiadores, la ladera se convierte en bañeras. También ha habido problemas de visibilidad, algo que te puede jugar malas pasadas: puedes encontrarte de repente una bañera o un salto y lo más fácil es que te los comas.

¿Sigue siendo la Pierra Menta la prueba más importante del esquí de montaña?
Junto a los mundiales, la Copa del Mundo, y la Mezzalama, siguen siendo carreras de gran renombre. Hace 15 años tenía más renombre incluso que los Campeonatos, pero ahora están al mismo nivel. Lo bueno es que hay que aplicar un rol muy distinto, porque los primeros son individuales y la Pierra y Mezzalama son por equipos.

Además permite que en un equipo participen corredores de distintos países…
Lo que permite es que haya, en una misma carrera, los del equipo nacional –los de la elite, para entendernos– y también los populares. Las pruebas del Mundo son cada vez más cerradas y práctcamente sólo competimos los mejores, pero en la Pierra Menta se permite que todos los corredores disfrutemos del mismo recorrido y organización.

¿La alta participación no hace que la carrera se convierta en una pequeña locura?
Sí, pero ya lo tienen controlado. La salida depende de la posición en la general, pues te colocan en un sitio o en otro. Los veinte primeros tenemos la primera línea, después los otros veinte… no te puede pasar nada, porque salimos desde la posición de la general.

¿Es importante la estrategia?
La estrategia sólo la marca el que va delante; el de atrás sólo puede seguir. Nosotros los cuatro días teníamos la estrategia de atacar desde el principio, porque tanto como Didier como a mí nos gusta atacar desde el comienzo; hemos intentado sacar diferencias en las subidas para bajar más tranquilos. En una prueba de cuatro días, lo que no puedes permitirte son pequeños problemas, como caídas o rotura de material y es lo que nos ha hecho ir a  asegurar en los descensos.

¿Te refieres a que hay que ser un poco conservador en las bajadas?
Corredores como Bon Mardion o Giacomelli son muy ofensivos en la bajada. En una carrera individual puede valer, pero en una por equipos pasa factura, tanto a nivel muscular, porque fatiga mucho más, como con el material. A mí me ha funcionado bien estos años, pero hay que mirar las características de cada uno. Alguien como Giacomelli, que no va tan bien subiendo, se la juega en las bajadas. Lo mismo con Bon Mardion y Anthamatten. Depende del corredor, del momento de forma y del equipo.

¿Has notado cambios en el material?
Desde el principio de temporada se ve que cada vez hay más marcas y modelos. Antes sólo había una marca de carbono y ahora se ven varias. Hace unos años, sólo había tres marcas y ahora se ven como una docena que están luchando por hacerse un hueco. Cambios revolucionarios no hay, en el esquí se van trabajando cosas, como los esquís con los que he estado trabajando –con rocker–, que permiten ir más echado hacia adelante en las bajadas y absorber mejor las irregularidades del terreno. Pero cambios revolucionarios no va haber; se va a buscar lo de siempre: esquís más ligeros pero con mejores propiedades para bajar.

¿Has notado cambios en los tiempos de la Pierra Menta a lo largo de estos años?
Sí, porque también depende mucho del material. Hace unos años el peso reglamentario eran 800 gramos para las botas y un kilo para el esquí. Ahora son 500 gramos para las botas y 750 para el esquí. El hecho de quitarte medio kilo ha hecho que la prueba cambie radicalmente, con tiempos cada vez más rápido. Además, los equipos también son más fuertes ahora y eso te hace rendir al máximo para ir en cabeza. Hace 15 años, el primer equipo le sacaba 15 minutos por etapa al segundo. Ahora tienes un equipo a 30 segundos del que va pisándole los talones.

¿Cada vez está todo más apretado?
Sí. Nosotros hemos ganado dos etapas, más un tercero y un segundo puestos. La etapa en la que ganamos con más diferencia, ésta fue de dos minutos, pero en el resto ha habido entre uno y diez segundos entre corredores. Han sido diferencias muy pequeñas.

¿Se nota la tensión al reducirse las diferencias?
Es muy alta por el hecho de tener a corredores cerca en todas las etapas. Pero, al venir de las carreras individuales, donde las diferencias son más pequeñas, sabes que cuando llevas 40 segundos de ventaja en una subida, parece una gran diferencia.

¿Qué te ha parecido la actuación de Mireia Miró y Laetitia Roux?
Han hecho una Pierra espectacular. Desde el primer día demostraron que la carrera femenina la tenían más que ganada, con diferencias enormes en todas las etapas. Han luchado más por colarse en el Top 20 que por la categoría femenina. Han hecho una carrera muy buena, sin problemas y ya no sólo por la clasificación, sino por los tiempos. Ha sido increíble


 

¿Cuáles son tus objetivos más inmediatos?
El Adamello, que es de la Grande Course. Luego, el final de la Copa del Mundo, en Polonia y cerramos la temporada con la Mezzalama. Después, con poco tiempo para descansar, a por las carreras de montaña.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias