ESQUÍ EXTREMO DE MONTAÑA

Fay Manners y Tom Lafaille firman ‘Stratonsphérique’ a la Aiguille d’Argentière

La británica y el francés completan una jornada estratosférica, con una ascensión de 2.700 metros de desnivel y un comprometido y largo descenso en esquís.

| No hay comentarios |

Fay Manners y Tom Lafaille están creando una nueva sociedad para actividades de alpinismo y esquí extremo. Días después de completar una de las primeras repeticiones de la cara sur de la Aiguile du Moine, la británica y el francés se lanzaron a por un objetivo mayor: la ascensión de la Aiguille d’Argentière y un consiguiente descenso en esquís de 2.700 metros de desnivel. Han llamado a su línea Stratonsférique, e incluye una arista de lo más espectacular.

El punto de partida fue el parking de Grandes Montes (1.200 m), alrededor de las 3:30 horas de la madrugada. Ascendieron a través del glaciar Milieu hacia la cumbre oeste de la Aiguille d’Argentière (3.901 m), que pisaron unas siete horas más tarde. Desde allí, es la propia Fay Manners quien narra su aventura en este texto remitido a Desnivel:

Desde la cumbre tomamos una línea rocosa esquiando en terreno expuesto sobre acantilados desde la cresta hasta abajo, donde pudimos encontrar suficiente nieve para esquiar una línea lógica.

Tuvimos que hacer una combinación de rápel, descenso, esquí en seco y esquí en fuerte pendiente. El primer tramo nos llevó bastante tiempo, ya que era un terreno bastante complejo, navegando entre clapas de nieve, por encima y debajo de acantilados, y pequeños tramos rocosos. Fue muy comprometido esquiar en un terreno tan expuesto, pero la nieve estaba perfecta y habíamos calculado bien el momento para esquiar la arista superior, orientada al este bajo el sol cuando la nieve se hubiera ablandado.

La sección central donde esquiamos por este hombro nevado tenía nieve realmente agradable y, aunque era muy expuesta, nos sentíamos en un lugar muy remoto y podíamos ver a todas las personas que esquiaban más abajo, en el Glacier di Milieu, mirándonos preguntándose cómo habíamos llegado allí y qué estábamos haciendo.

Los dos corredores inferiores fueron los metros de esquí más espectaculares. El primer corredor era bastante estrecho y tenía algunas secciones de esquí bastante técnicas en las que realmente necesitabas controlar tus giros. El segundo corredor era más ancho y se podía esquiar con más giros enlazados, con una sensación menos intensa.

Hicimos toda la ruta con un estilo alpino muy puro. Sin utilizar remontes, y sin dejar nada de material. Llevamos una cuerda de 30 metros para rapelar por algunas secciones rocosas empinadas, pero usamos un nudo Dufour, lo que significa que no tuvimos que dejar ningún cordino ni anclaje. Cuando era imposible llevar los esquís puestos, descendíamos o atravesábamos grietas en la roca en lugar de hacer rápel. Toda la excursión fue como una experiencia de montañismo clásico, más como un esquí de travesía en las remotas altas montañas que un esquí de travesía en el transitado Chamonix Mont Blanc.

Controlamos muy bien todo el timing del esquí, lo cual era necesario, ya que se parecían más a las condiciones de primavera que a las condiciones de nieve fría del invierno. Queríamos esquiar la parte superior poco después de que el sol diera en ella. Así que esperamos un rato en la cima para que la nieve se ablandase y, cuando esquiamos, la nieve tenía la temperatura adecuada para mantener el canto en las sospechosas travesías, pero también era lo suficientemente blanda como para permitir que no tuvieras que ser absolutamente perfecto en cada giro. A los corredores inferiores les dio el sol más tarde, lo cual fue perfecto ya que se suavizaron justo a tiempo. No hubiéramos querido esquiarlos antes que lo que lo hicimos.

Fue un día largo, ya que no terminamos hasta las 5 de la tarde de nuevo en el parking, lo que lo convirtió en un día de 14 horas. Pero con la navegación de la línea, tratando de encontrar el camino “a vista” desde la cima, también con múltiples transiciones (esquís en la mochila y de vuelta a los pies, crampones para escalar o para hacer travesías cortas donde no era posible esquiar, etc.), el timing nos fue bien; no fuimos demasiado rápidos, con lo que pudimos esquiar todas las secciones en nieve más blanda y no encontramos nada demasiado helado o duro.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.