Tres grandes paredes en el valle de Cochamó para Siebe Vanhee

En solo 10 días, el belga se ha llevado un buen botín en Chile: la apertura de ‘Jardines de Piedras’, la primera en libre de ‘Sundance’ y la primera en el día del bigwall más duro de Chile, ‘El Cóndor Pasa’.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Siebe Vanhee escalando en el valle de Cochamó en enero de 2020
Siebe Vanhee escalando en el valle de Cochamó en enero de 2020

Siebe Vanhee ha realizado un provechoso viaje de escalada y aventura por el valle de Cochamó, en el que en apenas 10 días ha escalado tres grandes paredes con diferentes compañeros. Las dos primeras fueron la primera ascensión en libre a Sundance en el Cerro Trinidad y la segunda (primera en el día) a El Cóndor Pasa en Trinidad Central. El periplo del versátil escalador belga tuvo su broche de oro con la apertura de Jardines de Piedras al Cerro la Sombra, con pasos de artificial, en el valle de la Luz. 

“Escalar en la naturaleza es mi estilo de vida e incluso mi profesión, a veces me olvido de lo hermoso que es todo. Estoy orientado a objetivos y uso las montañas y los paredes para alcanzar objetivos y rendir. Quiero tener éxito y estoy enfocado. Pero de repente me encuentro en medio de una pared, bebiendo un té y comiendo un trozo de chocolate en buena compañía y me doy cuenta; «Oh mierda … cómo llegué aquí sin darme cuenta de toda esta hermosa naturaleza«, reflexiona en sus redes.

Primera en libre a Sundance 

Tal y como relata en sus redes, al llegar a Cochamó comenzó a escalar con el local Diego Diazaguilera, quien le propuso la vía Sundance (7a+, A2+, 22 largos) en la cara noroeste del Cerro Trinidad, una de las paredes de granito más majestuosas del conocido como ‘Yosemite chileno’. La vía fue abierta en 1998, siendo una de las primeras a la montaña, por los británicos Grant Farquhar y Simon Nadin (ganador, entre otras cosas, de la primera Copa Mundial de plomo en 1999), y según los lugareños no había sido repetida desde entonces. 

La ruta contaba con cinco largos de artificial que escondían las principales dificultades de la vía. “Necesité dos intentos para liberar los dos primeros. Concretamente, el noveno largo fue una gran pelea a lo largo de grietas sucias y calientes, que requería una enorme fuerza de voluntad para no caer ni rendirse. Mis piernas y la parte baja de mi espalda me quemaban por la tensión que el cuerpo necesitaba para estar pegado a la pared. Después de este largo clave, liberé otros tres similares a los anteriores, pero menos empinados, lo que nos llevó a un terreno más fácil”, explica.

Vanhee realizó todos los largos de primero y, junto a Diazaguilera, llegando a la cumbre del Cerro Trinidad (1.550 m) tras 16 horas de escalada. “Sugeriría una graduación de 7c para el largo clave, si estuviera limpio. Pero en su estado actual, con grietas que son difíciles de proteger y usar, fácilmente podría ser 8a. Sin embargo, en general, toda la ruta es sostenida y no hay un solo largo que te coger aliento”.

Segunda en libre a El Cóndor Pasa

Junto al chileno Max Didier, a principios de enero, intentaron la que se supone que es la vía más dura escalada en libre de Cochamó, El Cóndor Pasa, una línea bien equipada de 700 metros y dificultades de hasta 8b. No pudieron descifrar el crux y tuvieron que abandonar debido a la meteorología. Pero a finales de mes regresaron y en 10 horas Vanhee encadenó la vía. Lo hizo casi sin caerse, pero en otra vez en el largo clave (de pequeños agarres y equilibrio), necesitó un segundo intento. “Se rompió un agarre al final del largo más técnico de 50 metros. Después de un descanso de 15 minutos en la reunión, estuve listo para otro intento, corriendo contra el sol que casi llegaba a la pared. ¡Esta vez funcionó, sin errores, sin estrés y, sobre todo, sin interrupciones! Lo único que teníamos por delante eran algunos lanzamientos más fáciles a la cumbre, aceptamos el sol ardiente y llegamos a la cima”, continúa.

Fue la segunda ascensión de la vía, abierta en 2016 por los eslovacos Martin Krasnansky, Jozef Kristoffy y Vladimír Linek, que la liberaron en seis días justo después de este primer ascenso. Por su parte Didier, que empezó a escalar en 2014, se quedó muy cerca de encadenarla, pero no consiguió resolver el crux. “Habrá que volver”, señala en sus redes.

Apertura de Jardines de Piedras

Tras estas repeticiones, ‘El Vikingo’ y Max Didier se unieron a Ian Siadak para sumar más dosis de aventura. Se terminaba su periplo por Cochamó y antes querían escalar también una montaña virgen. Exploraron el valle de la Luz, más salvaje y lleno de rocas por descubrir, y se decidieron por una gran pared al norte del Cerro Capicua

“La idea era dormir en la base y escalar al día siguiente, pero la falta de agua y un cómodo campamento nos obligaron a avanzar hacia el barranco a la izquierda de la pared. Aquí encontramos lo que llamamos el jardín japonés, una extraordinaria plataforma de 20 metros cuadrados rodeada de cascadas, piscinas naturales y flores. Uno de los mejores vivaques que los tres hemos visto en nuestras vidas”, comenta en planetmountain.com.

Así es como llamaron a su ruta, Jardines de Piedras, una vía de 16 largos y dificultades de 7b+/A2  que ascendieron en 16 horas. “Aunque el inicio de la pared parecía fácil, las diferentes repisas se alternaron con una escalada interesante, vertical y técnica. En el cuarto largo me puse en dificultades por una grieta muy delgada en un diedro. Los primeros 30 metros fueron escalados en libre alrededor de 7b+, desafortunadamente los siguientes 30 metros estaban muy sucios, más empinados y me vi obligado a progresar nuevamente en artificial. Sobre A2, debido a la difícil colocación de las uñas”. 

Después de ese largo, el más duro de la vía, tomaron un diedro que les depositó en el borde del muro. Parecía que desde allí las dificultades aflojarían, pero los largos 11 y 12 guardaban algunas grietas sucias y verticales que tuvieron que superar también con técnicas de artificial. Una vez en la cima, bajaron en seis rápeles. Bautizaron la montaña como Cerro La Sombra


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº 404.

Desnivel nº 404

En este número: MONTGRONY Santuario de roca. NUEVA VÍA EN EL MONTE ROR…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.