PRIMERA EXPEDICIÓN A EBBA TOP

Surinam: ha nacido una nueva zona de escalada

Aventura con mayúsculas es lo que han vivido los chilenos Lucho Birkner y Mateo Barrenengoa en la primera expedición de escalada realizada al país sudamericano, en plena selva amazónica. No solo han creado un sector deportivo, una vía larga y dos rocódromos, también han abierto una puerta a una nueva fuente de ingresos sostenible a través de la escalada, además de vivir una experiencia inolvidable. Nos lo cuentan en primera persona.

Autor: Lucho Birkner | No hay comentarios | Compartir:

¿Surinam? ¿Dónde queda eso? Es lo que pensé cuando Matías Fuentes, un escalador y piloto chileno radicado en Surinam, me contactó en busca de donaciones de material de escalada para lo que sería el primer rocódromo de aquel país. Ese día me puse a buscar información sobre la escalada en Surinam y no encontré nada, al preguntarle a Matías me mostró unas fotos de unas rocas impresionantes en unos paisajes selváticos, confirmándome que no había ninguna zona de escalada en el país. Ahí fue cuando todo comenzó a tomar forma.

Quedé con Matías en que nosotros buscaríamos la manera de reunir los recursos para ir allá en un mes y explorar la zona de Ebba Top, una de las montañas más hermosas de Surinam y que tenía toda la pinta de ser un parque de diversiones de escalada de aventura, deportiva y de bloque. Tras contactar con el fotógrafo y documentalista Mateo Barrenengoa y con algunas marcas que apoyaron el proyecto, le damos al Play de lo que sería nuestra hermosa expedición a Surinam.

Objetivos más allá de la escalada

Pero esta no sería cualquier expedición, tenía que tener un fin mucho más potente que solo ir a abrir rutas. Las dos únicas personas que habían llegado a la base de Ebba Top eran el mismo Matías y Julio De Rooy, guía de turismo y aventura en Surinam. Ellos nos contaron que para ello tuvieron que acceder a la aldea de Boslantie, donde vive los Matawai, comunidad de africanos provenientes de Ghana, que escaparon hace 200 años de la esclavitud para hacerse su hogar en la selva surinamense, al borde del río Saramaka. Tras vivir aislados esos dos siglos, las compañías mineras y forestales abrieron un camino que llegó hasta su aldea, exponiéndoles de un día para otro a nuestra sociedad materialista. Los Matawai vieron en esto una oportunidad de generar ingresos a través del turismo, y fue ahí cuando entraron en contacto con Julio y Matías, quienes igualmente tenían el deseo de desarrollar la escalada en su país, pero no tenían medios para ello.

Así que estas fueron las metas que nos propusimos antes de salir de Chile:

  • Desarrollo de la primera zona de escalada deportiva de Surinam.
  • Abrir una ruta de escalada tradicional de varios largos en la pared.
  • Capacitar a los dos escaladores locales para el equipamiento de futuras rutas.
  • Capacitar a los Matawai para que en un futuro pudieran escalar sus propias rocas y llegar a ser guías de ellas.
  • Construir un rocódromo en la aldea de Boslantie, así como realizar talleres para los niños.
  • Donar material de escalada deportiva a la aldea de Boslantie.
  • Construir un rocódromo en la capital, Paramaribo, para potenciar la escalada en la ciudad.

Aventura en marcha

Así, el 29 de febrero de 2020, cargados con más de 200 kilos, entre equipos de escalada y de construcción del rocódromo, aterrizamos en Surinam. Gracias a que nuestro amigo Matías es piloto, pudimos sobrevolar cientos kilómetros de selva y contemplar la hermosa pared en la que íbamos a trabajar. Luego nos trasladamos directamente a la aldea de Boslantie, donde nos recibieron con mucha alegría, pues ya estaban informados de nuestro proyecto. Aquí viven totalmente aislados, hasta hace dos años solo tenían acceso por río, rodeados de un paisaje majestuoso y viviendo al ritmo del caracol.


 

Formamos nuestro equipo con cinco locales (Guillermo, Moe, Yoga, Greg y Gracielo) a quienes contratamos, para que entendieran el significado de trabajar de guías en expediciones. Nos internamos selva adentro, en ocasiones tan tupida que no podías avanzar más de medio metro sin ayuda del machete. Lo único que teníamos era unas coordenadas del GPS de las dos veces anteriores que los chicos habían llegado a la pared. Tras horas de apertura de sendero selvático, conseguimos llegar de noche a la base de Ebba Top.

Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_16
Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_16

Primer sector deportivo en Surinam

Ya instalados en lo que sería nuestro campamento base, donde colgamos nuestras hamacas con mosquiteras y con un plástico para la lluvia, pudimos descansar en uno de los lugares con más música natural que habíamos estado en nuestras vidas. La cantidad de insectos y animales que cantaban era impresionante, y el suelo parecía arena movediza de la cantidad de bicharracos que se movían y saltaban de él.

A la mañana siguiente, pudimos ir a reconocer la roca y darnos cuenta de su calidad y hermosura. Ahí comenzamos a equipar desde el suelo lo que sería la primera ruta deportiva de Surinam, que denominamos First Route in Surinam. Fueron siguiendo otras vías hasta dejar de momento siete rutas de distintos niveles en el sector deportivo, que está bajo una cuevita por lo que se puede escalar incluso con lluvia. Fue un proceso de equipamiento lento por la dureza de la roca (que nos rompió varias brocas) y porque equipamos casi todas desde el suelo. Aquí abrir vías no es solo meter chapas, es también un proceso de limpieza en un ambiente de humedad que resulta agotador. Durante este tiempo fuimos igualmente cumpliendo el objetivo de enseñar a los locales, a quienes hemos dejado chapas y material para que sigan ampliando la zona, y esperamos seguir formándoles con los talleres que seguiremos impartiendo en el futuro.

Los matawi escalaron por primera vez en sus vidas la roca que tantas veces habían visto desde su aldea, mostrando un talento innato. Ver cómo disfrutaban en la roca nos hacía sentir que todo lo que estábamos haciendo merecía la pena. A su vez ellos nos enseñaban su modo de vida, cómo cazaban a diario su alimento y sus construcciones con árboles y lianas en el campamento base, algo digno de ver.

Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_7
Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_7

Vía larga en Ebba Top

También pudimos reservar unos días para abrir una vía de aventura en la pared que habíamos visto desde el avión. Para acceder a ella tuvimos que escalar un primer tramo muy largo de roca selvática vertical, muy tupida de vegetación, en la que tenía que ir desenterrando las fisuras para poder protegerlas y progresar, muchas veces encontrándome con serpientes venenosas, tarántulas, escorpiones, nidos de avispas u otros habitantes en ellas.

Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_17
Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_17

Por fin conseguimos llegar a la base de esta hermosa pared secundaria, dando paso a una de las escaladas más emocionantes que he vivido, no solo por la calidad de la roca (en general granito, con algunas partes chorreada de caliza), sobre todo porque cada vez que miraba hacia atrás me daba cuenta de dónde estaba, en la selva amazónica del Surinam, como decimos los chilenos, “más adentro que la mierda”. Las lluvias y el calor hacían difícil la progresión, pero con todo conseguimos abrir una ruta de tres largos, llegando a la parte superior de la pared, que está más limpia y tiene una calidad alucinante con un paisaje único.

Primer rocódromo en la aldea de Bolsantie

Tras unas semanas en la selva, volvimos a la aldea de Bolsantie, donde pudimos construir un pequeño rocódromo que les regalamos a los locales, además de hacer talleres enseñando a los adultos y a los niños a escalar. También les mostramos películas de escalada y los vídeos de las escaladas que habíamos hecho en la selva las semanas anteriores, lo que subió mucho la motivación. Los matawi se daban cuenta de que se les abría con esto una oportunidad diferente para conseguir ingresos a través de la escalada, aprovechando sus recursos naturales sin tener que cortar su hermosa selva.

Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_2
Expedición chilena a Surinam. Mateo Barrenengoa_2

Tras donarles todo el equipo de escalada que habíamos traído, nos despedimos con el corazón más lleno que nunca, no solo por haber vivido una de las experiencias más lindas de nuestras vidas, también por haber abierto un portal, que estaba ahí y que, por una extraña coincidencia, nos tocó abrir a nosotros. Decir que la zona de Ebba Top tiene un potencial enorme, además de la pared, en la zona deportiva mínimo cabrán un centenar de vías y todas se pueden prolongar hacia arriba al menos unos tres largos; igualmente en el camino hacia la pared hay muchos bloques donde se podría hacer búlder, por no hablar de la experiencia única que vivirán los escaladores más allá de la propia escalada, gracias a la conexión con la selva y su gente.

Y rocódromo en Paramaribo

Ya de vuelta en la capital, logramos comenzar a construir lo que será el primer rocódromo de la ciudad, implicando a los escaladores de acá. No hay mucha financiación y la construcción va lenta, pero segura… Esperamos que en unas semanas ya estará funcionando. El objetivo es dar clases en principio gratuitas para que la gente se motive con la escalada, y continúe la evolución del deporte en el país. En esto estábamos cuando llegó la pandemia mundial del coronavirus que nos ha dejado aquí aislados en la ciudad, esperando poder tomar un vuelo de vuelta a nuestro país.

Sentimos que hemos logrado los objetivos que nos planteamos al venir acá. Obvio que podríamos haber abierto más vías y desarrollar más, pero en el tiempo y con los recursos que teníamos disponibles lo hemos dado todo, trabajando duro, sin un solo momento de relajación. Estamos contentos de haber dado ese empujón que necesitaba la comunidad de Boslantie, muy amenazada por la minaría y la industria forestal, para poder sacarle partido a su medio natural sin tener que destruirlo. Ojalá que otros escaladores aventureros se motiven a venir aquí en sus próximos viajes para seguir dando pasos, no se arrepentirán.

(Aunque gran parte de la financiación del proyecto ha salido directamente de nuestros bolsillos, también quiero dar las gracias por su apoyo a Haka Honu, Petzl Chile, Keep Climbing, Karun, Gimnasio El Muro, Via Crux, Picafilms, La Recauchadora, Fundacion Deporte Libre y Junglexperiencesurinam)


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.