David Chambre reflexiona

Solo integral, la escalada esencial sin posibilidad de fallar

La escalada en solitario es un viaje, el solo integral un breve tránsito por la incertidumbre de sobrevivir. David Chambre hace un repaso de los nombres que alguna vez se han olvidado de la cuerda y propone una explicación para justificar el porqué.

Alex Huber durante su solo integral de la Suiza al Grand Capucin
Alex Huber durante su solo integral de la Suiza al Grand Capucin
David Chambre | 8 comentarios |

Free solo o solo integral, la escalada en su forma más esencial. Solo una pared, un escalador, los pies de gato y el magnesio. Sin cuerda, sin arnés, sin seguro y sin posibilidad de fallar. Una disciplina que lleva implícita una intensidad que no suele encontrarse en ninguna otra faceta del alpinismo. David Chambre reflexiona sobre esta forma de escalar tan extrema en el libro El 9º grado. 150 años de escalada.

Solo. «La escalada suprema», según la célebre definición de Patrick Edlinger en La vie au bout des doigts. Es cierto que esas dos sílabas conservan toda su aura y su magia. «Un hombre, una pared», otra fórmula en la que la radicalidad permanece atemporal, y probablemente más aún en la era del «todo resina».

El solo reconocido como tal nació con el alpinismo, pero su práctica es inmemorial y universal. El bloque es en sí mismo una forma inicial, limitada, abortada por los caprichos de la geología, y cuando su altura sobrepasa ciertos metros y se convierte en un highball o tiene una caída muy mala, la diferencia con el solo se borra.

De nuestros días, no hay muchos aficionados al solo

Pero hay que distinguir entre solo integral y entre la escalada en solitario autoasegurándose, pues esta última es más un «viaje» (Bonatti en el Dru, ejemplo emblemático) que un breve tránsito por la incertidumbre de sobrevivir. [Podemos mencionar] a Preuß a comienzos del siglo pasado, a Comici y a Claudio Barbier con 25 años de intervalo en las Tre Cime, o a un joven Reinhold Messner en las Dolomitas.

Más cercanos están los dos Patrick, Berhault y Edlinger, en el Verdon y en Buoux, John Bachar y Peter Croft en Yosemite, Jerry Moffat en la Great Wall de Cloggy, Antoine Le Menestrel con Revelations en Raven Tornillo o Alain Robert y sus atípicas ascensiones urbanas. En cada ocasión, más que un mero grado de dificultad, fue sobre todo la audacia de la realización lo que creó la ruptura y marcó el ánimo de la gente, como el navarro Carlos García colgado de los bolos del interminable desplome de La fiesta del bíceps en Riglos o Alexander Huber en las fugaces líneas de la Brandler-Hasse de las Tre Cime.

O aún más loco, Michael Reardon, un productor de Hollywood (¡verídico!), cuando subió en 2005 y a vista Romantic Warrior, una vía de nueve largos de 5.12 en las Needles californianas. Eso hizo que John Bachar, otro adepto del solo integral sin tener conocimiento previo alguno de la vía, dijera lo siguiente: «Está muy por encima de todo lo que yo haya podido hacer con ese estilo».

Únicamente Alex Honnold se ha atrevido a retomar ese solo en 2014, aunque no fue a vista. Reardon desapareció dos años más tarde en la costa irlandesa, cuando acababa de destrepar un acantilado y se lo llevó una ola inesperada.

[…]

De nuestros días, no hay muchos aficionados al solo, o en cualquier caso muchos menos que hace treinta años, cuando la mayor parte de los escaladores de alto nivel se permitían, aunque fuera de manera esporádica, probarlo. Es cierto que las motivaciones de estos últimos tenían a veces un interés mediático.

El solo significaba el dominio absoluto

En ausencia de una escala jerárquica tan radical como la que supusieron a continuación las competiciones, los más audaces (pero no necesariamente los más fuertes en dificultad pura) encontraron así un modo de sacar partido a sus escaladas.

Dicho eso, el solo significaba entonces el dominio absoluto, tanto ante sus propios ojos como a los del mundo. Hoy, ese mismo estado se alcanza subiendo al peldaño más alto del podio, sin asumir tanto riesgo, lo cual dista de ser desdeñable. Ciertos patrocinadores han llegado a cancelar sus contratos con adeptos emblemáticos del solo, como Alex Honnold, para que no se les asocie con esa práctica.

Y es que resulta imposible liberarse de la dimensión morbosa del solo, de esa «vida en la punta de los dedos» que no es sino una fórmula para atraer la atención, pero también una realidad vital. Y es cierto que en solo se vive con más intensidad que con una cuerda entre las piernas.

Solo integral en los libros

Solo en la pared, de Alex Honnold y David Robert: En Solo en la pared, Honnold relata siete de sus escaladas más asombrosas. Nos transmite la emoción de cada una de ellas, entrelazando el relato con pasajes que invitan a la reflexión y arrojan luz sobre cómo funcionan los mecanismos internos de su mente. Compartimos sus miedos y aprendemos sus secretos para gestionarlos. Paralelamente, el veterano escalador y premiado autor David Roberts nos acerca al presente y al pasado de este deporte para poner en perspectiva los impresionantes logros de Alex.

Free solo. Escalar sin seguros y sin límites, de Alexander Huber: Huber repasa cien años de historia de la escalada, desde los primeros visionarios del solo integral hasta los audaces jóvenes de la actualidad. Magistralmente Huber nos relata sus propias y espeluznantes gestas junto al testimonio de otros autores-escaladores, piezas claves en el desarrollo del solo integral: Hansjörg Auer, John Bachar, Peter Croft, Carlos García, Wolfgang Güllich, John Long, Michael Meisl y Alain Robert. Todos ellos protagonistas de su propio destino, y compartiendo esta pasión incondicional, pero a la vez contradictoria, por el free solo.

Comentarios
8 comentarios
  1. Los 2 «Jean Christophes», Normand y Lafaille, el primero unless 8b+ en solo hace muchos años, y el segundo mas años todavia con un 8a+ en solo en el ¡87!,, y lo de Carlos y Honnold en la fiesta del biceps con esas patatas pulidas, me empiezan a sudar los dedos!

  2. El gato Pot Pol: me refería en tapia. No es lo mismo dar un paso de 7c+ cuando llevas decenas de metros recorridos que hacerlo en una vía deportiva…El mayor grado en solo conseguido hasta ahora en depor no ha sido por Beat sino por Alex (Huber) que hizo 8b+: Der Kommunist.

  3. Es una soberana tontería decir que este articulo incita a escalar en sólo!! Es como decir: que el articulo de txikon incita a subir el evereat!

  4. La Aranya Pol Pot, Beat Kammerlander hizo 8a+ en solo integral (Mordillo). Està grabado y subido a Youtube.

  5. Aqui faltan comentarios que no eran para nada inapropiados y que criticaban este articulo por como esta escrito el mismo ya que puede incitar a realizar solos integrales.

  6. Alain Robert y sus atípicas ascensiones urbanas»…Siempre digo lo mismo. Mayor grado hecho a vista en solo 8a. Mayor grado hecho en tapia 7c+ (Pol Pot, Verdon). Qué este señor ha hecho mucha roca!!! Desnivel. Contratadme ya!!! Yo escribiré mejor los repors…Al menos me he leído vuestras revistas…

  7. «no es sino una fórmula para atraer la atención»… No entiendo esta afirmacion del articulo. Precisamente, la inmensa mayoria de escaladores que hacen solos, lo hacen sin llamar la atencion, sin a veces comentarlo incluso con sus compañeros. Hay bastantes escaladores anonimos que hacen solos,y no precisamente de grados bajos. La afirmacion esa me ha dejado tó loco XD

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.