EN MARGALEF

Santiago de Alba, un mexicano en el 9a+ con ‘First ley’

Se convierte en el primer escalador de su país en encadenar este grado, con la repetición de esta vía de Chris Sharma en el sector Laboratori de Margalef. Hasta ahora, su línea más dura era ‘Mega asesino’ 8c+ en Jilotepec.

Santiago de Alba en 'First ley' 9a+ de Margalef (Foto: Eduardo Ruano Lin).
Santiago de Alba en ‘First ley’ 9a+ de Margalef (Foto: Eduardo Ruano Lin).
| No hay comentarios |

Santiago de Alba se ha convertido, de la noche a la mañana, en el mexicano capaz de encadenar la vía de deportiva más dura. El escalador de Aguascalientes de 29 años conseguía resolver días atrás First ley 9a+ en Margalef y rubricaba el primer 9a+ de la historia para México.

No tuvo remordimientos en enfrentarse a una línea dos grados por encima de su encadenamiento más duro hasta la fecha: Mega asesino 8c+ en Jilotepec. Llegó a Margalef a finales de octubre, después de haber pasado una temporada tachando problemas de hasta 8B+ en Fontainebleau y se fue directamente a por First round first minute 9b.

Una vez allí, decidió comenzar por una opción algo más asequible. First ley, también obra de Chris Sharma, comparte los primeros movimientos duros con FRFM, para bifurcarse a continuación hacia la izquierda y terminar en la reunión de la vecina Ley innata 8c+/9a. “Llegué en blanco, sin mucho plan y ha sido muy divertido probar diferentes betas”, comentaba Santiago de Alba en sus redes sociales a mediados de noviembre, ya metido en el proyecto First ley.

Un proceso intenso

Con el encadenamiento bajo el brazo, el pasado lunes 21 de febrero, Santiago de Alba reflexionaba: “First Ley me ha exigido mi mejor versión más una nueva. Me ha puesto a prueba todos los días. No me dio atajos, no me lo puso nada fácil. Había que morir para volver a nacer”.

El proceso desde descubrir la ruta hasta llegar a chapar la reunión ha durado casi cuatro meses. Lo primero fue comprometerse con la vía: “Es una de las líneas de mis sueños. Su intenso estilo, fuerza, técnica, precisión, grado, lugar, historia, agarres. Viajé de París a Margalef aterrado, venía solo y sin saber qué esperar. Hice los movimientos de First ley y estaba sorprendido de lo divertido que eran, ¡y lo tanto que desploma! No sabía cuándo ni cómo pero acepté ir hasta el final”.

Luego llegó un largo período de montaña rusa: “Fueron muchos altibajos. Días que amanecía con todas las dudas y que me iba a dormir con todas las dudas, pero muy dentro de mí confiaba. Frío, calor y de todo que muchas veces no entendía qué esperar. Y poco a poco se fue revelando, me costó mucho hacer el paso largo desde el suelo, y luego la hice desde todos los lowpoints posibles. Vi a otros escaladores hacerla y sentí cómo simplemente no era para mí, pero todos los días hacía práctica para cambiar el guión que estaba en mi cabeza. No solo vine a hacerla, sino que venía a hacerla con una versión mía que iba a admirar”.

Santiago de Alba en 'First ley' 9a+ de Margalef (Foto: Eduardo Ruano Lin).
Santiago de Alba en ‘First ley’ 9a+ de Margalef (Foto: Eduardo Ruano Lin).

El día previo

El día antes del encadenamiento todo parecía encajar para que por fin cayera First ley: “Estaba esperando un día que en el clima se veía bueno, nublado y frío, un día en medio de días de calor. Ese me sentía con energía, motivado y decidido pero me caí muy abajo siempre, lo sentía mojado y por más batalla me trató muy mal. Esa sesión fue la más frustrante, esperé mucho por ese día y ahora en verdad no sabía cómo seguir. Escalar con alguien que conectas bien es un gran impacto positivo, en un rato ya estaba motivado y disfrutando”.

En cambio, el día en que finalmente llegó el pegue definitivo no parecía prometer nada bueno: “Fui a ver qué pasaba pero ya venía mucho calor y había dormido muy mal. Calenté intentando encadenar, y me caí muy arriba, estaba a gusto, me sentía satisfecho y con esperanza para siguientes días. Era temprano y decidí intentar más solo para entrenar. Así que decidí que no hacía falta grabar. Hyunbin Min me dijo que confiara en él y grabara ese intento: ‘Cada intento es importante, lucha cada intento’”.

El encadenamiento

Y tal como presagió el escalador coreano con el que ha coincidido en el sector: “Fue el mejor intento de todos. Escalé la primera parte muy bien, todo iba haciendo ‘clic’, sin dudar mucho. Hice el movimiento largo y le di toda la guerra y ejecuté como era necesario. Tomé las pinzas dispuesto a no dejarlas ir. Llegué al descanso y no lo podía creer, estaba muy nervioso y justo pensé en que me iba a caer como aquella vez… Escuché una parte de mí diciendo que no pasaba nada si caía de nuevo, pero otra fue más grande gritando “¡ahoraa, es justo ya, llega al descanso y luego al que sigue, haces los pasitos y toma lo que te pertenece!”. Recuperé mis dedos que estaban congelados y no dejé ir ni una presa, pero también la vía me permitió hacerla. Ya había aprendido lo necesario”.


 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.