360 METROS DE AVENTURA SOBRE EL MAR

‘Pilar del Atlántico’, una primera en el Roque Grande de los Órganos (La Gomera)

Entre el 20 y el 25 de septiembre, Raúl Martínez, Pedro Romero y Javier Martín-Carbajal vivieron una buena aventura durante la apertura el Pilar del Atlántico (360 m, ED inf) al Roque Grande de los órganos, en la isla canaria de La Gomera. Es la primera vez que se escala este roque que se eleva unos 300 metros desde el mar.

Autor: | 10 comentarios | Compartir:
Pilar del Atlántico (360 m
La ezpeluznante “Chimenea de las Sandías”.

“El Roque Grande de los Órganos esta en un lugar aislado, de difícil acceso, en la costa norte de la isla de La Gomera. Nadie lo habia escalado”, nos cuenta Javi, uno de los aperturistas. “Yo, desde 1994, cuando logramos sacar una foto desde el mar, estaba detrás de é,l pero es una aventura de cierta envergadura. Por fin las lesiones me han dejado. Estuvimos seis días en el roque y uno más para el descenso. Ha sido una historia de sangre, por las piedras que nos tocaron unas cuantas veces; sudor, porque había más de 35 grados al sol, y lágrimas de emoción en la cumbre”.

“La pared tiene mucho compromiso y no solo por el sitio: una vez desembarcados no había vuelta atrás, el mar es bravo y no pasan barcos, lanchas motos de agua… No quedaba más remedio que salir por arriba. Tampoco había cobertura (solo la cogimos en el campo 2, a 200 metros de altura). No usamos motor para cargar baterías. Solo subimos el taladro con una batería, el burilador y 20 parabolts de 8×3 y 8×5. La batería era para los parabolts de 10 de las reus, que se nos olvidaron…”.

Pilar del Atlántico, por Raúl Martínez

Calculo unos siete días, para que desde que nos deje la Zodiac en el acantilado salgamos por arriba y… ya veremos cómo salimos con los petates”.

Esto me decía Javi el día que fui a su casa y planificamos la escalada. Se me antojaba mucho tiempo para los poco más de 300 metros de pared, y lo mismo seguía pensando mientras preparábamos los petates bajo la luz de los frontales en casa de Pedro, ya en La Gomera, la noche antes de comenzar nuestra aventura. Pero lo que nos aguardaba en esa tapia acabaría por dar la razón a las previsiones de Javi.

Los Órganos son un lugar aislado con un acceso muy dificultoso y complejo por tierra, y sólo por mar es posible llegar a la base del Pilar. Las calmas de septiembre nos darían una única oportunidad para lanzarnos a esta aventura.

Sabíamos que la marea baja era el mejor momento para desembarcar nuestros más de 200 kilos de equipo, agua y comida, y lo único que sabíamos es que sería sobre las seis de la tarde. No tenemos claro por dónde lo haremos, ni siquiera si contamos con alguien que nos acerque.

Decidimos presentarnos pronto en el Puerto de Valle Gran Rey y, alrededor del mediodía, gracias a contactos y a la generosidad de los locales nos ponemos rumbo a la aventura. Olas de de casi un metro, mar de fondo y el dedo pulgar de José Miguel, nuestro patrón de la Zodiac, apuntando hacia abajo augurando que en una hora nos daríamos la vuelta, conocedor como es de ese siempre bravo mar que agita la costa norte Gomera.

En algo menos de una hora llegamos al Roque de los Órganos, vemos claro la zona de desembarco. Hay una repisa donde ahora no llegan las olas. Me ato una cuerda a la cintura y al agua… Espero a que me suba la siguiente ola y ya estoy en el “bajío” al pie del acantilado. Tensión en el rato que descargamos los 70 litros de agua y los petates, coordinando nuestro trabajo con la pericia del patrón. Ya estamos a pie del Pilar con la única pérdida de dos litros de agua y unos picos de erizo en mis dedos como daños colaterales. Son las cuatro de la tarde.

Nuestra intención es instalar el campo 1 en la parte superior de una rampa que está cuatro largos por encima de nosotros. Al final lo logramos a la una de la madrugada, con el resultado de: nuestras dos cuerdas estáticas cortadas y tocadas en varios tramos, sombrilla agujereada y mi gemelo derecho tocado (pero no hundido) debido a la caída de piedras, pues este pilar se desmorona a nuestro paso.

La roca es mala, se abre al clavar y solo llevamos unos pocos parabolt M8. Como esto no mejore nos cuestionaremos abandonar. La roca se desprende a nuestro paso y, al izar estos baúles, se enganchan y provocan caídas de piedras. Pese a todo, conforme ganamos altura nos animamos a superar cada metro.

El quinto día, después de sortear los últimos cuatro largos soportanto un calor que nos dejó tocados, con la cuerda de escalada tocada y habiendo perdido el agua de un día, llegamos a la cumbre del Pilar. Vivac inolvidable y, al día siguiente, cumbre emotiva y otra aventura en el descenso.

¿Dificultad? Creo que Messner dice: “La dificultad está en la exposición”. Fue una gran aventura y cumplimos la frase del gran Roger Baxter Jones: “Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Y por ese orden”.


 
Comentarios
10 comentarios
  1. Preciosa aventura. Gracias por el esfuerzo de compartirla. PD: Cualquier persona con un minimo de educación debe saber que este no es el lugar para hacer descalificaciones personales, sino para comentar la actividad. Para hacer el troll ya hay otros foros.

  2. Javierioooooo, ni caso a los envidiosos y mediocres , que nadie como tu defiende la escalada en la isla, ni trasmite tan bien sus comocimientos para el disfrute de todos. Sigue igual, por favor.

  3. Por el aspecto de la foto tiene aspecto de ser como mucho MD –

  4. «Hace» .. ya hay una foto de la pared .. mira bien. Saludos Buenas escalada

  5. Vaya pasada!! Impresionante la ascensión. La roca, puff!! ¿Es eso un pitón fonolítico? Con esa roca posiblemente sea una de las escaladas mas comprometidas de los últimos años.

  6. Algúncensodeaves. Tienes razón pero por eso mismo elegimos está época, ademas solicitamos permiso al area de medioambiente del Cabildo Insular como dice la normativa. Por otro lado no llevamos una bateria, sino dos. Pensábamos que el roque estaba escalado como lo han hecho algunas cordadas alemanas en los roques de la isla, pero nuestra sorpresa fue que no. Saludos pa todos y en especial al firmante numero uno.

  7. Quizás sea lugar importante para las pardelas o paiños durante la temporada de nidificación. Lo digo pq la escalada parece brutal pero repeticiones en verano podrían, si se supiera si anidan, molestar a aves marinas. En esta época desde luego que no es un problema. Buena aventura.

  8. Esos son mis colegas, OLE OLE Y OLE, todavía quedan sitios por descubrir. Muy buena apertura y enhorabuena a esos titanes de la roca. Un Abrazo. Me quedo con la frase de Raul: “Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Y por ese orden” y sobre todo a celebrarlo con los colegas. Unos maquina me quito el sombrero porque conozco bien la historia.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias