EXPLORANDO

Nueva vía larga de Trotter y Caldwell en las Rocosas Canadienses

Sonnie Trotter y Tommy Caldwell abren The shining (15 largos, 8a+/b) en el Mt. Louis. Michi Wohlleben y Thomas Schrott escalan en libre la Camilotto-Pellisier (500 m, 8a+) a la cara norte de la Cima Grande de Lavaredo.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Sonnie Trotter y Tommy Caldwell tras encadenar The shining en el Mt. Louis (Rocosas Canadienses)  (Sonnie Trotter)
Sonnie Trotter y Tommy Caldwell tras encadenar The shining

Sonnie Trotter es uno de los escaladores más aventajados de la zona canadiense de Squamish. Tommy Caldwell centra su activitat principalmente en la meca del big wall estadounidense de Yosemite. Ambos se unieron hace un tiempo para hacer cordada en el proyecto de una nueva vía larga en el Mt. Louis, en las Rocosas Canadienses. Lo acaban de completar y el resultado se llama The shining y consta de 15 largos (siete de ellos equipados con parabolts) con una dificultad máxima de 8a+/b. Un grado que sorprendió a sus propios aperturistas, que no pensaban que fuera a ser tan dura la cosa.

Según comenta Sonnie Trotter, “es una de las mejores vías que he escalado nunca”. Después de trabajar a conciencia para dibujar la línea sobre la pared del Mt. Louis, Trotter y Tommy Caldwell iniciaron su asalto liberador a la intempestiva hora de la una de la madrugada. En un intenso día de escalada, ambos consiguieron realizar en libre todos los largos de la vía y salir por arriba a las seis de la tarde, a tiempo para “regresar al pueblo para cenar filete”, bromea el escalador canadiense.

Wohlleben y Schrott en Dolomitas

Mientras tanto, en un lugar tan lejano de las Rocosas Canadienses como los Dolomitas, la cordada formada por Michi Wohlleben y Thomas Schrott han realizado también una más que interesante escalada en libre. Concretamente los dos escaladores se han anotado la vía Camillotto-Pellisier (500 m, 8a+) a la cara norte de la Cima Grande de Lavaredo. Según cuentan ellos mismos, se trata de una línea abierta en artificial allá por 1968.

En su opinión, las mayores dificultades se encuentran en los seis primeros largos de la vía, que recorren un terreno muy desplomado, con una dificultad muy sostenida, con el siguiente desglose: L1 7b+, L2 7c+, L3 8a+, L4 7c+/8a, L5 7a, L6 8a+. Según ellos, el largo clave ese sexto largo. A partir de entonces, el itinerario se vuelve algo más alpino, con otros seis largos de entre V y 6c+ hasta enlazar con la Dibona-Pillar, que recorre un terreno más asequible de grados III y IV hasta llegar a la cumbre de la Cima Grande.

Wohlleben y Schrott empezaron a trabajar en la ruta a principios de julio, dejándola muy a punto con prácticamente todos los largos muy a mano de encadenar en libre. Sin embargo, tuvieron que hacer un paréntesis de tres semanas debido al mal tiempo antes de regresar a la roca e iniciar el asalto definitivo el pasado 2 de agosto. Ese día empezaron a escalar bajo el frío de las 8.30 de la mañana. Michi Wohlleben resolvió sin problemas los cinco primeros largos, ascendiendo 200 metros con rapidez y enfrentándose al techo del sexto largo. Allí tuvo que exprimirse al máximo y progresar plenamente concentrado para anotárselo también y recorrer la roca perfecta del resto de la vía como si fuera un premio por el objetivo cumplido.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias