TORRE CENTRAL DEL PAINE

Nico Favresse, Sean Villanueva y Siebe Vanhee liberan ‘Riders on the storm’ (1.200 m, 7c+)

El terceto belga, junto con el fotógrafo estadounidense Drew Smith, realizan la histórica primera ascensión en libre de la vía abierta por Kurt Albert, Wolfgang Güllich y compañía en 1991. Necesitaron 18 días en la cara este de la Torre Central del Paine.

Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).
Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).
| No hay comentarios |

Nico Favresse, Sean Villanueva y Siebe Vanhee, junto con Drew Smith, han completado la primera ascensión en libre de Riders on the storm (1.200 m, 7c+) en la Torre Central del Paine (Patagonia chilena). Se trata de una escalada histórica, que resuelve un problema anhelado por muchos fuertes escaladores desde que Kurt Albert, Wolfgang Güllich, Bernd Arnold, Norbert Bätz y Peter Dittrich abrieran la ruta en 1991.

Si los pioneros invirtieron 15 días en la pared, el terceto belga y el fotógrafo estadounidense han pasado 18 jornadas colgados en la cara este de la Torre Central del Paine. Nico Favresse, Sean Villanueva y Siebe Vanhee han llevado a cabo la ascensión en estilo cápsula y se han alternado como primero de cordada a lo largo de los 41 largos que componen el desafío.

Siebe Vanhee en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).
Siebe Vanhee en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).

18 días en condiciones patagónicas

“Si la vía se llama Riders on the storm es por algo”, apuntan los belgas en un comunicado conjunto tras la ascensión. Más allá de la dificultad y la enormidad del proyecto, las condiciones típicamente patagónicas son el elemento distintivo de esta vía.

La expedición entró en el Parque Nacional Torres del Paine el 15 de enero, cargando enormes petates de comida y material de escalada, para garantizarse la autonomía durante un mes. Se instalaron en Campo Torres, en la base de la pared, a la espera de su oportunidad. En los primeros nueve días, apenas pudieron escalar jornada y media, suficiente para encaramarse al pilar del L13.

Una corta ventana de buen tiempo, el 24 de enero, les dio pie para meterse en la vía con vistas a realizar la ascensión en libre. Ya esa tarde, justo tras montar sus hamacas en la pared e izar los petates, arreció la primera de las varias tormentas que tendrían que soportar.

Problema resuelto en 7c+

La principal incógnita de la aventura se situaba a la altura del L16, donde Ines Papert y Mayan Smith-Gobat abrieron y equiparon en 2016 una variante que debía permitir la escalada en libre allí donde la ruta original presentaba la única sección de artificial que no había sido liberada. En los siguientes días, Nico Favresse, Sean Villanueva y Siebe Vanhee se afanaron en ese trabajo y consiguieron superar el tramo, cuya dificultad valoraron en un grado de 7c+.

Tras seis días de escalada, ya se encontraban en la R26, bajo el Techo Rosendach, desde donde calculaban que en un día podían llegar a la cima. Sin embargo, la meteorología ofreció su peor cara en aquel momento y los intentos que hicieron durante una semana se vieron frustrados por temperaturas gélidas y verglás tapizando la roca, además de ráfagas de fuertes vientos.

Finalmente, tuvieron la posibilidad de continuar el día 14 de ascensión, cuando superaron el techo y continuaron hacia arriba. Aquella noche solo les quedaban seis largos asequibles para salir por arriba. Aunque de nuevo las condiciones se les pusieron en contra, con abundantes purgas de nieve y pequeñas avalanchas cayendo por encima de sus hamacas. Tuvieron que dejar pasar otros dos días antes de finalmente progresar hasta la cumbre, el 9 de febrero.

Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).
Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).

Misión cumplida

“Cada vez que escalo esta pared, recuerdo la experiencia masoquista que es escalar aquí en libre”, señalaba Nico Favresse al terminar. Y es que los belgas conocen perfectamente la cara este de la Torre Central del Paine. Nico Favresse y Sean Villanueva ya escalaron Riders on the storm en 2006, con Mike Lecomte y Olivier Favresse, mientras que Siebe Vanhee intentó la liberación en 2023 con Brette Harrington y Jacopo Larcher. Además, los tres realizaron la liberación de El regalo de Mwono (1.300 m, 8a+), vía situada justo a la derecha de Riders on the storm, en 2017.

La historia de la vía

Wolfgang Güllich, Kurt Albert, Bernd Arnold, Norbert Bätz y Peter Dittrich, los cinco pioneros aperturistas de Riders on the storm, pasaron seis semanas de 1991 en la remota Patagonia chilena para trazar el itinerario. El tiempo y sus fuerzas les permitieron invertir un total de 15 días en la pared.

Desde entonces, pocos escaladores han completado la repetición. De hecho, durante más de diez años permaneció en el olvido. Los checos David Stastny y Jan Kreisinger se encargaron de rescatarla en febrero 2002 con la primera repetición, que fue seguida bastante pronto por la segunda de los franceses Arnaud Boudet, Martial Dumas, Jean Yves Fredericksen y Yann Mimet (noviembre 2002). Cuatro años más tarde, fueron hasta allí Nico y Olivier Favresse, Sean Villanueva y Mike Lecomte que se anotaron la tercera repetición (2006).

De nuevo pasaron unos cuantos años antes de que alguien volviera a reparar en la vía. Fue Ines Papert quien quiso celebrar el 25º aniversario de la apertura de Riders on the storm intentando con Mayan Smith-Gobat la primera femenina y de paso completar la liberación, que está pendiente. La alemana y la neozelandesa lograron en 2016 el primero de los objetivos y avanzaron bastante en el segundo de ellos: consiguieron escalar en libre los dos largos superiores que no habían sido liberados anteriormente y encontraron una nueva variante en libre de cinco largos para evitar la otra sección de artificial. Con su ascensión, la dificultad máxima en libre ascendió hasta el 7c+ y los largos por liberar se redujeron a 4.

Ines Papert renunció a regresar a Riders on the storm para intentar culminar el proyecto debido al compromiso y peligrosidad de la vía. Por su parte, Mayan Smith-Gobat sí tenía ganas de intentarlo de nuevo y reclutó a Brette Harrington para viajar hasta las Torres del Paine en 2017. Durante las seis semanas de expedición, apenas pudieron ver el sol día y medio por semana, y terminaron escalando más mixto y artificial que libre.

El año pasado, la vía volvió a la actualidad, de nuevo de la mano de Brette Harrington, que quiso darle un segundo intento y se alió para ello con dos escaladores de garantías como el belga Siebe Vanhee y el italiano Jacopo Larcher. El mal tiempo y las continuas nevadas no dieron demasiadas opciones a la cordada, que se retiró sin haber podido realizar un intento serio de liberación.

Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).
Nico Favresse, Sean Villanueva, Siebe Vanhee y Drew Smith en ‘Riders on the storm’ (Foto: Drew Smith).

Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.