SOLO INTEGRAL EN PATAGONIA

Jim Reynolds asciende y desciende sin cuerda el Fitz Roy y las agujas Rafael Juárez y St. Exupéry

El granito patagónico ha sido testigo de una actividad impresionante. El escalador estadounidense ascendió y descendió en solo integral los más de 1.500 metros de la ruta del Filo Noroeste del Fitz Roy.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Jim Reynolds en el Fitz Roy
Jim Reynolds en el Fitz Roy   Tad McCrea

Jim Reynolds ha sido el protagonista de una de las escaladas del año, que ha tenido como escenario del macizo del Fitz Roy, en Patagonia. El escalador californiano de 25 años, miembro del grupo de rescate de Yosemite (YOSAR), ha dejado la cuerda a un lado para ascender y luego destrepar el Fitz Roy y las agujas Rafael Juárez y St. Exupéry.

Una actividad difícil de contextualizar y que muchos se han lanzado a comparar con el solo integral de Alex Honnold en El Capitan. Razones no les faltan, a pesar de las muchas diferencias que existen entre ambas actividades. Y es que la magnitud del desafío es también descomunal.

Hasta ahora, los aficionados al planeta roca habían escuchado hablar de Jim Reynolds básicamente por haber batido con Brad Gobright el récord de velocidad de The nose en octubre de 2017. Escalaron la mítica vía del Capitan en 2 horas 19 minutos 44 segundos, aunque la marca no les duró ni un año por culpa de Tommy Caldwell y Alex Honnold.

Agujas Rafael Juárez y St. Exupéry para calentar

Patagonia era un destino nuevo para Jim Reynolds, que todavía no había catado el granito del macizo del Chaltén. Aprovechando al máximo la disponibilidad de su trabajo veraniego en el YOSAR, planeó un viaje de tres meses para hacerse bien con las particularidades del lugar.

Tenía claro que su objetivo era escalar de la forma más pura que se le ocurría, es decir, sin utilizar cuerdas ni para ascender ni para descender. A mediados de marzo, estuvo listo para aplicar ese estilo a algunas agujas menores del macizo. De este modo, escaló la aguja Rafael Juárez (2.450 m) por la ruta del Filo Oeste (700 m, 6b+) y la destrepó por la ruta Anglo-Americana, que incluye dificultades de hasta 6c.

A continuación, hizo lo propio con su vecina, la aguja Saint-Exupéry (2.558 m). Para esta ocasión, escogió la ruta Chiaro de luna (750 m, 6b+) de la cara oeste durante la subida y la Kearney-harrington (400 m, 6a) de la cara norte durante la bajada. Se sintió cómodo en ambas y se vio preparado para lanzarse a por el premio gordo del cerro Fitz Roy (3.405 m).

Fitz Roy, más en libre imposible

Jim Reynolds llevó a cabo un primer intento al Fitz Roy en solo integral, pero al cabo de un rato su intuición le dictó que aquel no era el día, así que se dio la vuelta y se bajó. El 21 de marzo, volvió a intentarlo y esta vez sí que iba a ser la buena. Siguió los pasos de la cordada francesa liderada por Jean y Michel Afanassieff, quienes con Guy Abert y Jean Fabre recorrieron por primera vez el Filo Noroeste del Fitz Roy a finales de diciembre de 1979.

La ruta consta de un larguísimo recorrido de unos 1.550 m, con dificultades más bien moderadas que no superan el 6a+. Sin embargo, no es el grado el principal obstáculo de esta línea, sino el compromiso y la tensión de verse en tramos de placas notablemente lisas, donde hay que confiarse a los más mínimos relieves y al equilibrio para continuar progresando.

Comenzó a escalar pasadas las 8:30 horas de la mañana y consiguió alcanzar la cumbre a las 15:13 horas de la tarde. No se demoró apenas en la cima, consciente de que le quedaba por delante quizás la parte más complicada de la aventura con el descenso, que también realizaría sin cuerda.

De hecho, Jim Reynolds sí llevaba una cuerda, por si necesitaba llevar a cabo un autorrescate o para una situación de emergencia. No obstante, olvidó llevar consigo su arnés y un dispositivo descensor, lo que convertía la cuerda en un peso bastante inútil. Por suerte, no sucumbió a la tentación de usarla y no tuvo que lamentar su olvido.

Eso sí, el descenso se le hizo largo y la oscuridad lo atrapó antes de que llegara a alcanzar terreno seguro. Se vio obligado a bajar con muchísimo cuidado por algunos de los tramos más exigentes, iluminándose exclusivamente con la luz de su frontal y confiando en que la humedad no hubiera borrado las marcas de magnesio que había dejado durante la subida para facilitar su orientación.

Al final, consiguió llegar al valle alrededor de la medianoche, 15 horas y media después de haber comenzado. Más de quince horas en las que tuvo que estar en permanente estado de máxima concentración y autocontrol, so pena de no contarlo.

El precedente de Dean Potter

La ascensión de Jim Reynolds en solo integral al Fitz Roy tenía algún que otro precedente. Su compatriota Dean Potter ya ascendió este pico en solo integral allá por 2002. En aquella ocasión, eligió la Supercanaleta (con dificultades algo más asequibles) para hacerlo, también en unas seis horas y media. Sin embargo, echó mano de la cuerda para descender rapelando hacia el sureste por la Franco-argentina.


 
Lecturas relacionadas
Portada de la revista Desnivel nº 394

Desnivel nº 394

En este número: las entrañas del hielo Groenlandia; esquí extremo Lhot…

3 comentarios

  1. Es complicado hacer comparaciones, pero desde luego ambas son de otra galaxia. Una por la dificultad y longitud, aunque haya sido ensayada y se desarrolle en un granito impecable. La otra por ser a vista, de bajada y en condiciones mucho más complicadas e inciertas; aunque con un grado bastante inferior. Dos estilos muy distintos, pero en ambos casos llevan el control mental al máximo.

  2. Evidentemente las dos actividades no tienen comparación, mientras que una es a vista, siempre que no se diga lo contrario, y excepto el tiento al Fritz Roy, la otra, aunque de mayor dificultad, fue enteramente ensayada. Cada uno que valore los estilos. Un apunte para Desnivel: Se puede descender por una cuerda sin arnés ni descendedor. No es peso inútil, te da confianza.

  3. Hombre, no sé, comparar esto con lo de Freerider…no lo veo. De acuerdo que es la leche, pero vamos, pienso que no es algo tan difícil de entender como lo del Cap.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.