EXPLORANDO

James Pearson devuelve la vida a ‘Devers royale’ en Turquía

El escalador británico explica el complejo proceso de su primera ascensión de la vía más dura de Turquía después de la rotura de varias presas clave. Antigua propuesta de 8c+, ahora es mucho más dura que antes.

James Pearson en Devers royale posible noveno de Geyik Bayiri (Turquía)  (Jacob Schroedel)
James Pearson en Devers royale posible noveno de Geyik Bayiri (Turquía)
| No hay comentarios |

El incansable viajero-escalador que es James Pearson lleva unas semanas disfrutando de la roca turca, un país que ha vivido un importante desarrollo de la escalada en los dos últimos años, tanto en relación a escuelas de deportiva como en cuanto a vías largas. El escalador británico se ha centrado especialmente en vías de deportiva, repitiendo y equipando interesantes itinerarios.

No podía faltar en su lista de deberes el encadenamiento de Devers royale, calificada como la vía más dura del país, situada en la escuela de Geyik Bayiri, en Anatolia. Pearson explica que la primera vez que viajó a Geyik Bayiri fue tres años atrás, integrando un equipo internacional de The North Face en el que destacaba por encima del resto Yuji Hirayama. El escalador japonés encadenó entonces Devers royale, lo que inspiró a un Pearson que entonces no atravesaba su mejor momento.

Un año después, habiendo recuperado fuerza y motivación, James Pearson regresó a Turquía y dedicó una semana entera a Devers royale. “Tras unos pocos días y varios intentos, caí en el cazo final, justo una chapa por debajo de la cadena”, explica el británico, que añade que “le dediqué todo mi último día de aquel viaje, sólo para caer de nuevo en el mismo movimiento… Fue uno de los fracasos más cerca del top que he tenido nunca, y la vía ha estado raramente lejos de mi mente desde entonces”.

Presas rotas

En los dos años que han pasado desde entonces, varios potentes escaladores como Pirmin Bertle, Ethan Pringle o Alex Honnold han dejado su firma en repeticiones a Devers royale, cuyo grado se ha ido asentando entre el 8c y el 8c+. Además, Pearson apunta que “escuché el rumor de que varias presas se habían roto, haciéndola más difícil que antes”.

Este invierno, James Pearson ha regresado a Turquía para reencontrarse con la vía –“probablemente en la mejor forma en deportiva de mi vida”, señala- y darse cuenta de “lo intentso que eran los movimientos, especialmente en el techo inicial, que es mucho más duro de lo que recordaba”. De todos modos, unos pocos intentos bastaron para que “las cosas empezaran a encajar y la posibilidad de un encadenamiento empezara a crecer”.

Unas esperanzas que parecieron quebrarse junto con un gran trozo de chorrera –“del tamaño de un balón de fútbol”- que se desprendió justo del medio del techo clave. “Decir que esta presa era importante es quedarse corto! Te agarras a ella, juntas, haces una bicicleta para alcanzar la siguiente presa y chapar, antes de saltar desde ella al crux”, explica Pearson, quien señala que los escaladores de la zona empezaron a comentar la posibilidad de pegar la presa de nuevo para que pudiera seguir siendo escalable.

Empezar otra vez

Dejando en suspenso la decisión sobre si ‘reparar’ la vía o no, James Pearson regresó al día siguiente a la roca y se dio cuenta de que encadenar la línea natural implicaba empezar de cero el trabajo en la sección más dura del itinerario. Poco a poco, fue encontrando nuevas soluciones hasta darse cuenta de que “en teoría, las cosas podían seguir funcionando”, aunque iba a ser a costa de movimientos mucho más exigentes.

Le llevó otros cuatro o cinco días de intentos conseguir resolver la secuencia del techo. Una vez hecha, consiguió ascender la parte superior al límite de sus fuerzas y superar finalmente la barrera psicológica que representaba ese último movimiento que lo había tirado dos veces en su anterior viaje. “Sólo es una vía… pero después de trse años… todas las emociones, todo el tormento, todas las dudas, fue un momento verdaderamente feliz!”, señala Pearson.

En cuanto a la nueva propuesta de grado, el escalador comenta que “no me siento suficientemente seguro para ponerle un número, ya que no he hecho suficientes vías duras en roca recientemente para tener una idea, sin embargo, me parece una de las vías más duras que haya hecho nunca, y la vía en su conjunto es mucho más difícil que antes cuando era 8c+”.

James Pearson todavía dispone de algunos días más para escalar en Turquía, que piensa dedicar a una línea que ha equipado en una nueva escuela y que “honestamente, es la mejor línea que he visto en mi vida: 40 m, super desplomada, bonitos relieves y completamente independiente… quizás puede robarle la corona de vía más dura de Turquía a Devers royale!”

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.