8B/+ DE TAPIA EN MINAS GERAIS

Horacio Gratton, Ed Padilha, Valdesir Machado, Wagner Borges y William Lacerda abren ‘Sangre latina’ a la Pedra Baiana

La cordada argentino-brasileña dibuja una línea de 800 metros con dificultades estimadas de hasta 8b/+ en una gran pared de muros lisos cercana a Pedra Riscada, en Minas Gerais (Brasil).

Apertura de Sangre latina a la Pedra Baiana de Minas Gerais (Brasil)  (Foto:Edson Vandeira / Gabriel Tarso)
Apertura de Sangre latina a la Pedra Baiana de Minas Gerais (Brasil)
Isaac Fernández / Desnivel.com | 1 comentario |

Horacio Gratton es un escalador argentino especialista en grandes paredes que tiene en su haber líneas admirables. Entre ellas, destaca The place of happiness (850 m, 7c) en la Pedra Riscada, un exótico big wall del estado brasileño de Minas Gerais. Se trata de un itinerario exigente, que abrió en cordada con Stefan Glowacz, el también alemán Holger Heuber y el brasileño Edmilson Padilha en 2009.


El pasado verano, Horacio Gratton regresó a la Pedra Riscada con su pareja Cintia Percivati, además de María José Moisés e Ignacio Elorza, para firmar otra gran apertura en esa mole de roca. Bautizaron su nueva línea como Viaje de cristal (900 m, 8a). Sin embargo, el inmenso potencial de aquella zona de Minas Gerais no quedó agotado, como el propio Horacio Gratton nos cuenta en el relato siguiente.

Pedra Baiana, una pared alucinante

Uno de los lugares más privilegiados que conozco para la escalada es el estado de Minas Gerais, en Brasil. En pocos kilómetros a la redonda encontramos sectores deportivos, sectores de búlder y big walls de altísima calidad. Si a eso le sumamos que aún queda mucho terreno inexplorado, paredes con líneas aún por abrirse e incluso algunos picos sin ascensiones… queda claro que nos encontramos ante un verdadero paraíso de escalada y aventura.

Tengo la suerte de haber abierto dos buenas vías en la Pedra Riscada: The Place of Happiness (900 m, 7c) y Viaje de Cristal (900 m, 8a). Desde su cumbre y a la distancia, se ve una pared alucinante, grande, vertical y desplomada, es la Pedra Baiana… De alguna manera, sabía que había que ir allí y abrir una vía. No tenía mayores datos, ya que es casi inexplorada… pero como a veces los planetas se alinean, recibo una invitación de un fuerte grupo brasileño para sumarme a una expedición justamente a este pico.

Mi amigo Ed Padilha, gran escalador brasileño con quien abrí, junto a Stefan Glowacz, The Place of Happiness, y que ya tiene varias primeras en esta zona, está organizando una expedición a la Pedra Baiana. Serán de la partida también Valdesir Machado, Wagner Borges y William Lacerda. Además, nos acompaña un equipo de documentación formado por los incansables Gabriel Tarso y Edson Vandeira.

Proyecto inacabado y nueva línea

En el año 2003, Ed, Val y William habían comenzado una apertura en la pared este de la Pedra Baiana. Sin embargo, se retiraron después de unos 450 m de pared, al haber llegado a un muro liso, sin agarres y con la única alternativa de progresar en artificial de agujeros…

El 30 de julio se reúne el equipo en la Serra do Cipo, y se emprende el viaje hacia el norte del estado de Minas Gerais. durante el camino, vamos asombrándonos con los interminables morros que se yerguen monolíticos, algunos de varios cientos de metros y muchos aún esperando la primera ascensión.

La Pedra se encuentra dentro de una ‘facenda’ de café. Después de pedir los permisos correspondientes, logramos instalar un cómodo campo base a unos 20 minutos de la pared.

Al día siguiente, comenzamos la exploración de las distintas caras de la Pedra… El equipo estaba conformado por escaladores de diversas modalidades, algunos más volcados a la escalada tradicional y otros más a la deportiva, pero todos con amplia experiencia en big wall.

La primera pregunta que nos planteamos fue qué tipo de vía queríamos abrir. Quedó claro que la consigna era intentar abrir la pared mas grande vertical y difícil posible, pero que sea escalable en libre…más adelante nos dábamos cuenta de que a veces hay que tener cuidado con lo que se pide.

Techos y fisuras de hasta 8b/8b+

Elegimos comenzar por una placa vertical que nos depositaba en una serie de diedros desplomados que prometían una escalada alucinante. En el primer largo, la Pedra Baiana muestra sus dientes y la placa que parecía fácil resultó un exigente 7c+/8a. El segundo largo, un diedro de fisura de dedos que culmina en un techo al mejor estilo The Great Roof en The Nose, aunque sin fisura al final… 8b/8b+. Y el tercero, otra fisura dura que va de dedos al off width y duro 7b+…

Dos días nos  costó abrir esta sección y probar los movimientos para asegurarnos que sea posible en libre. Más arriba, desde la distancia, se veía un agujero en forma de corazón desde el que salía una línea bastante obvia hasta la cumbre.

Ed y Val llegan al corazón en el tercer día de escalada y nos cuentan que la dificultad ha disminuido: los largos 4 y 5 son 7a y 6c. Estábamos satisfechos, la vía ya contaba con dos largos duros y a partir de ahora se pondría mas fácil… Sin embargo, el cuarto día de apertura nos mostró otra cosa, la idea era llegar a un plato donde se intuía una repisa que sería buen emplazamiento para las hamacas. Los largos desde el corazón hasta la repisa vuelven a ganar grado… 7c+… y la repisa no era tal.

Logramos llegar la falsa repisa y descubrimos providencialmente, a unos 15 metros a la derecha de donde instalamos las hamacas, ¡un agujero perfecto en la roca con piso plano! ¡Se convertiría en nuestro comedor! Habíamos descubierto el Buraco.

Últimas dificultades y cima

Desde el campamento, la vía vuelve a desplomar y la dificultad no disminuye. Trabajosamente ganamos largo a largo en una sucesión de días y cambios de primero de cordada, equipos transportando agua y víveres, equipos abriendo vía, equipos documentando la escalada… Los largos siguen siendo duros, ya van muchos por encima del octavo grado.

El décimo día de escalada por fin la pared se vuelve más accesible… ¡Ya no queremos que sea dura! La Pedra Baiana nos sonríe y nos permite llegar a la cumbre por unos últimos largos más fáciles. El equipo entero llegó a la cumbre con la última luz, con un escaso equipo de vivac y sólo un poco de agua y comida, pero con la felicidad de haber conquistado la gran pared de la Pedra Baiana. Exploración de la cumbre: un lugar irreal, la Pedra Riscada en la distancia… anochecer mágico. Pasamos la noche en la cumbre y al día siguiente comenzamos la limpieza de la vía.

Esta escalada que resultó ser mucho más dura y exigente de lo que habíamos esperado. Nos hizo sangrar bastante, «¡sangre latina!», según comentó Ed, y así quedó el nombre de esta increíble vía de 17 largos y 800 metros.

Ficha técnica

La Pedra Baiana se encuentra en el estado de Minas Gerais (Brasil), entre los pueblos de Itabirinha y Nova Belem, dentro de un área cafetera.. Una zona de enormes morros de granito en la que destacan la Pedra Riscada y la Pedra Baiana.

La vía cuenta con 17 largos, 9 de los cuales son de octavo grado, con tres largos de 8b u 8b+, aunque todavía no ha sido liberada en su totalidad.

En el largo 8 existen emplazamientos para hamacas (prácticamente no hay repisas) y el Buraco, que puede acomodar 3 o 4 personas.

Para repetir esta vía se necesitan 2 cuerdas de 60 m, 20 cintas express, dos juegos completos de friends desde .3 al 6 y un juego de stoppers. Todas las reuniones tienen dos chapas rapelables.


 

 

 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.