EXPLORANDO

Eva López: “Sólo voy a vías que me motivan”

La toledana ha encadenado su tercer 8c, con White zombie en la cueva de Baltzola. Explica en esta entrevista todos los detalles de esta línea, así como su manera de ver la escalada actualmente y su trabajo como entrenadora.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Eva López en White Zombie 8c (Baltzola)  (Manuel González)
Eva López en White Zombie 8c (Baltzola)

Eva López continúa siendo una de las escaladoras de deportiva más motivadas de nuestro país. La toledana ha encadenado, a sus 39 años, el tercer 8c de su carrera con White zombie en la cueva de Baltzola. Han pasado dos años desde que se anotó Sumazero en Cuenca y más de cinco desde su histórica ascensión de Nuria, también en Cuenca, que la situaban como segunda en la lista de escaladoras españolas con 8c en su currículum tras Josune Bereciartu.   En la siguiente entrevista, analiza los detalles de su encadenamiento y nos cuenta mucho de su manera de ver, vivir y estudiar la escalada, desde sus entrenamientos y salidas a la roca hasta su trabajo como entrenadora personal de escalada.  

¿Cómo describirías White zombie?

Ojo: Spoiler! para los que quieran intentarla a vista, jeje…   Bueno, ahí va: Para mí, la vía consiste en 75 movimientos de escalada sobre bolas, columnas, y regletas sobre un desplome de unos 50º. Tiene reposos muy buenos con empotres de rodilla aproximadamente en los movimientos 19º, 47º, y 53º. Las secciones más duras están en el movimiento 39º al 41º; 50º; 63º al 65º; y 68º al 70º, siendo estas dos últimas las claves del encadenamiento y las más difíciles. Creo que la clave de encadenar es, como casi siempre, escalar de la manera más automática y eficiente posible para o llegar arriba lo suficientemente fresca, o conseguir recuperar lo suficiente en el último reposo para resolver los movimientos finales que consisten en dos bloques consecutivos: uno de bloquear a una columna pequeña y alta para después conseguir juntar arriba donde nace la columna tras un violento movimiento, y otro sobre regletas de las que hay que moverse apoyando los pies y el peso de forma muy precisa.

¿Cómo fue el encadenamiento? ¿Llevabas ya tiempo planeándolo? ¿Cuántos intentos o días estuviste trabajando la vía previamente?

Es una vía que siempre me había llamado la atención, por el grado de desplome y la línea que recorre, y porque algunos amigos me la habían recomendado. Así que hacía tiempo que quería ir a probarla, lo que ocurre es que unas veces porque no estaba muy fuerte, otras porque hay demasiados lugares buenos en la Península y no puedes estar en todos a la vez, y otros porque estaba mojada la cueva…hacía tiempo que no íbamos por allí.   Y este año, por fin fuimos a la cueva. Y la verdad es que la empecé a probar sólo por curiosidad. En 2 días le di 3 pegues y no hasta arriba, porque me cansaba demasiado. Entonces decidí que la probaría de vez en cuando con el objetivo de entrenar en ella en semanas de carga y choque, pues este año hemos empezado tarde a escalar en roca y sabía que tenía que ser paciente con la adquisición de la forma. Luego volvimos a casa, y regresamos 15 días después. Las sensaciones que obtuve en ella fueron muy malas, ya que estaba resfriada, así que decidí bajar el nivel y probar Black Kongui, que es un 8a+ que comparte con White zombie los primeros 30 movimientos. Así me servía para matizarme y aprenderme a la perfección la primera sección de la vía, y aprovechaba para motivarme encadenando algo mientras tanto. Una vez hice la Black, volví a la vía, y me vi tan bien que la convertí ya en un objetivo firme. Y en 3 días más, ¡la encadené! La verdad es que no me esperaba que fuera tan pronto… Los días que invertí fueron 7. Y los intentos, la verdad es que son incontables, porque usé la primera parte para calentar muchos días aunque no probara la vía, más luego otros 8 intentos más o menos completos.

Con White zombie has vuelto a hacer 8c dos años después, ¿qué diferencias encuentras entre tus otros dos 8c’s y este?

Pues principalmente, que esta vía es más fácil. Creo que Nuria y Sumazero son más difíciles. Más resistentes y también tienen pasos más duros.  

¿Qué diferencias en ti misma como escaladora?

Yo, como escaladora, pienso que he mejorado mucho técnica y psicológicamente. Por ejemplo, ahora soy más estable y consistente técnica y tácticamente pese a circunstancias como el cansancio, el estrés, el tiempo que lleve sin escalar en roca o el cambio de escuela o tipo de vía. Además tengo más capacidad para afrontar la dificultad, básicamente porque me he “acostumbrado” a ella; también he ganado mucho repertorio, fluidez, precisión, y sobre todo, capacidad para analizar y resolver tanto los errores, como los pasos duros de la forma más eficiente posible. También he ganado muchísima resistencia y fuerza de dedos…por suerte creo que he mejorado bastantes aspectos. ¡Pero lo mejor de todo es que aún me queda mucho por mejorar!

¿Cómo vives ahora la práctica de la escalada? ¿Cuánto escalas ahora y dónde?

Ahora buscamos el máximo rendimiento y nuestro objetivo es encadenar vías de una dificultad y calidad que nos motive. Por ello, y ya que hemos cubierto años y años de adquisición de un bagaje motor suficientemente amplio, hace ya unos 3 años que dejamos, por ejemplo, de viajar a escalar a sitios nuevos o exóticos por el mero placer de viajar o escalar en otras zonas. Intentamos rentabilizar nuestros viajes y optimizar nuestro tiempo invirtiéndolo sólo en las vías que nos motivan, y tratamos de sacar el máximo partido a nuestro estado de forma y al tiempo del que disponemos.   Para ello, prácticamente pasamos la primera mitad del año entrenando, y sólo salimos algunos fines de semana en los que hace buen tiempo y en los que tratamos de ir poniéndonos en forma también en roca. Luego, una vez que hemos adquirido una buena base física, nos dedicamos los otros 4-6 meses a salir todo lo posible a la roca a zonas en las que haya vías que nos motive encadenar. Una vez allí, adaptados al tipo de escalada y con el control sobre toda la logística: sitio óptimo de acampada, agua, buenos pinchos y cafés, horas de sombra, etc., tratamos de encadenar todo lo que esté a nuestro alcance antes de cambiar de zona. Vamos, que ahora soy lo que se dice una auténtica “mercenaria”, jajaja.  

¿Qué objetivos o proyectos tienes ahora en cuanto a escalada en roca?

Ahora estoy intentando mejorar aspectos concretos como el ritmo, la resistencia a la tracción a alta intensidad, etc. Y en cuanto a números, ando probando varios 8c´s y alguna un poco más dura para el largo plazo que me motiva muchísimo.  

Ahora te dedicas básicamente al entrenamiento personal en escalada deportiva y además tienes un blog muy activo, ¿cómo es esta faceta tuya?

Pues dedicarme al entrenamiento personal en escalada surgió de la suma de la pasión por la investigación y el estudio en el campo del rendimiento deportivo, y la motivación por aplicar todo eso ayudando a la vez a otras personas a conseguir sus objetivos. Y el blog lo creé como solución a la necesidad que tenía de compartir todo lo que iba aprendiendo. Para mí la satisfacción máxima es primero aprender, después aplicar, y por último compartirlo con otros. Y si mi aprendizaje les puede servir a ellos también, pues estupendo y todos ganamos. Lo bueno es que, curiosamente, el blog se ha convertido también para mí en una buenísima herramienta de formación, pues además de obligarme a organizar mis conocimientos, para contestar a la cantidad de consultas y comentarios que recibo de los lectores, tengo que estar continuamente documentándome y practicando habilidades como la capacidad de análisis, evaluación, síntesis, y asesoramiento; tareas que me ayudan a mejorar como entrenadora.


 

¿Cómo trabaja una entrenadora personal en escalada deportiva? ¿Se puede ganar la vida?

Pues en resumen, ayudo a un escalador o una escaladora a conseguir sus objetivos, que pueden ser tanto de rendimiento -cómo mejorar el nivel deportivo en roca o competición, analizar puntos débiles físicos, técnico-tácticos, o psicológicos y errores recurrentes para resolverlos-, como de salud para recuperarse de una lesión o prevenirla, optimizar su dieta, evaluar la musculatura debilitada y tensa para equilibrar su postura o recuperarse de lesiones crónicas por descompensaciones… Otra tarea que realizo con mucha frecuencia es asesoramiento técnico, tanto por email como presencial, además de impartir conferencias, clases magistrales para grupos, y cursos.   Así que sí, te puedes ganar la vida. Porque la verdad es que me sobran solicitudes de entrenamiento y de trabajo, lo que ocurre es que no puedo trabajar con mucha gente a la vez, porque dedico mucho tiempo a cada persona, y si atiendo a muchas, me queda menos para estudiar y formarme, y para entrenar y escalar todo lo que quiero. Así que he elegido vivir con menos dinero para poder hacerlo todo con la suficiente calidad y disfrutar de ello. Además, también estoy haciendo mi tesis doctoral y tengo que organizarme bien.  

¿Quiénes o qué tipo de escaladores son tus clientes/pupilos?

Son personas muy motivadas y comprometidas en su proceso de aprendizaje y mejora hacia la consecución de sus objetivos. Asimismo, su lugar de residencia debe ser cercano al mío o poder visitarme con cierta asiduidad, ya que el planteamiento que tengo de mi trabajo es muy personalizado y aplico una supervisión de calidad. Por eso no entreno a nadie distancia, aunque sí les puedo asesorar puntualmente en ciertos aspectos muy concretos.  

¿Cómo le planteas el entrenamiento – a grandes rasgos, sin entrar en detalles concretos- , a alguien que quiera mejorar su nivel?

Pues en primer lugar y dependiendo del nivel de dedicación del pupilo, realizo una evaluación muy completa que puede englobar desde aspectos técnico-tácticos, físicos, psicológicos, hasta una valoración anatómico-funcional y postural, nutricional, historial de entrenamiento anterior, etc. con el objetivo de conocer a la persona y detectar puntos fuertes y débiles. Luego, teniendo en cuenta todo eso y el tiempo disponible, establecemos unos objetivos de mejora y de rendimiento y temporalizo los contenidos en una planificación. Finalmente, lo más importante de todo será ir ajustando ese plan durante todo el tiempo que dure el proceso. Para ello será importante enseñar a cultivar la capacidad de esfuerzo, el autoconocimiento y el autoanálisis, optimizar la comunicación entre ambas partes, etc. y por mi parte, intentar conocerlos y evaluarlos continuamente para personalizar lo más posible el proceso entre otras tareas.  

¿Es el entrenamiento una contradicción con escalar en roca?

Si lo es, es señal de que es un mal entrenamiento o de que se tiene un mal enfoque de la preparación deportiva. El problema es que se suele entrenar de manera poco específica, en parte debido a falta de conocimiento y capacidad de análisis, y en parte porque el lugar de entrenamiento es actualmente muy diferente de la roca, lo cual exige que tengamos que escalar mucho en roca si queremos ser buenos en roca. Porque si sólo entrenamos en plafón y en el gimnasio, y además inadecuadamente; y no escalamos en roca, no mejoraremos en roca y pensaremos – con razón- , que entrenar no sirve para nada.   Por ejemplo, en la mayoría de los plafones, el tamaño de las presas de pies es muy grande, los desplomes son muy grandes sobre estructuras uniformes, de los que conocemos perfectamente cada recoveco, cada presa, además de que sólo podemos hacer en ellos un máximo 4 movimientos ascendentes, y además no tenemos que chapar, etc. De manera que es fácil que descuidemos el trabajo técnico y táctico, por no hablar del psicológico, a favor del factor exclusivamente físico. Por no hablar de los métodos utilizados: ¿Cuánto tiempo se está en una vía y cuánto en una travesía del plafón?  

¿Tienes la percepción de que los escaladores son cada día más conscientes de la importancia del entrenamiento?, ¿cómo ves el futuro de la escalada en este sentido?

Pues sí, ya te digo que cada vez recibo más consultas y solicitudes de entrenamiento. Hay mucho interés en el tema, la gente quiere saber cómo entrenar y escalar mejor. Precisamente en octubre, impartiré un curso de entrenamiento en Madrid en el Centro Espacio Acción en el que he intentado condensar en 15 horas teórico-prácticas, las claves de entrenar mejor para escalar mejor.   De todos modos, tal vez siempre encontremos dos tipos de enfoque: el de aquel que le gusta más viajar, o salir a la roca, y guiarse por sensaciones, entrenar en roca, etc.; y otro más sistemático y metódico que busca rendir mucho en épocas determinadas, ganar competiciones, optimizar el poco tiempo del que dispone, o ser supervisado y asesorado sobre temas que no domina.   Pero es cierto que cada vez hay más investigación e información sobre el tema y eso genera interés y seguidores. Es un campo apasionante que nos hace la escalada más placentera, satisfactoria y rentable. E incluso la vida. Por lo menos a mí.  

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias