Vídeo-entrevista

Simone Salvagnin, escalador ciego: “Equipo vías imaginándome los movimientos”

Solo ve blancos, negros y siluetas y es capaz escalar hasta 7b. Simone Salvagnin anima a los escaladores a que hagan una prueba y se ponga una venda en los ojos para sentir las vías de la misma manera que él: «Tendría una mayor confianza y percepción de su cuerpo».

Autor: Darío Rodríguez | No hay comentarios | Compartir:

“Soy montañero con una discapacidad de visión”, se presenta Simone Salvagnin, de 32 años. A los diez una enfermedad limitó su visión y se olvidó de las actividades por el monte. A los veinte volvió a las andadas y empezó con el esquí de travesía, luego con la escalada en hielo y con las vías largas y desde 2006 forma parte del equipo italiano de paraescalada. En su palmarés figura una victoria en el mundial de 2011 y terceras posiciones en los que han venido después. Ahora, cuenta, está centrado en la escalada deportiva y desde hace cuatro meses entrena con la ayuda de Patxi Usobiaga, quien “ha cambiado por completo” su forma de vivir este deporte.

Coincidimos con él en el encuentro de escaladores de Petzl, que se celebró en el rocódromo Sharma Climbing de Barcelona, reunión a la que acudió con una misión: equipar una vía para que otros la probasen. Parece increíble pero es así: un escalador ciego equipando una vía.

«No puedo equipar viendo las presas sino imaginándome los movimientos»

¿Cómo se equipa un itinerario cuando no se puede ver?
En los últimos años he construido un rocódromo en mi casa con la ayuda de Urko Carmona y he aprendido a equipar y entender las líneas. Yo no puedo equipar viendo las presas sino imaginándome los movimientos. Con cada presa que pongo hago un ejercicio de imaginación. Estoy empezando en esto pero me gusta mucho y me parece muy interesante que las personas con discapacidad puedan equipar. Muchas veces, en nuestras competiciones [de paraescalada], los equipadores no saben mucho de las discapacidades y de psicoterapia y no entienden las limitaciones de movimientos. Para los ciegos lo más complicado son los movimientos dinámicos, por eso tendemos más a los estáticos.

¿Y cómo eliges las presas para las líneas que equipas?
Como no las veo, decido qué presas voy a usar a través del tacto. El tema de equipar es complicado, empecé a experimentar en mi casa, donde me he construido una sala de búlder de unos 70m² de paneles. Una persona que ve puede ir a una competición e inspirarse en la equipación que ha hecho otra persona. En mi caso, mi historial son las vías que he escalado en mi vida y lo que voy encontrando en los campeonatos. Con todo ello trato de comprender la tipología de presas y el movimiento.

«Cuando haya muchos más paraescaladores el grado cambiará»

¿Cuál es la técnica para escalar sin utilizar los ojos?
En competición, por ejemplo, la escalada se hace con una guía. Yo llevo un interfono que funciona por bluetooth y nos comunicamos. En las competiciones solemos ver antes la vía en una pantalla, de esta forma el guía me la describe y yo la intento memorizar lo máximo posible. Cuanto mayor es la complicidad con la guía, más rápido escalo y mayor grado hago. En las competiciones solemos llegar a 7c o 7c+. Para nosotros es más complicado escalar en desplome porque solemos ir bloqueando. Cuando vamos a hacer un movimiento necesitamos tener una posición estable para ir a buscar las siguientes presas.

¿Y cómo lo hacéis?
Tenemos una mano en una presa y con la otra buscamos la siguiente a tientas. El guía usa las horas del reloj para orientarnos. Por ejemplo, si me dice las 12, yo sé que la siguiente presa está en línea recta justo por encima. Con los pies usamos las horas o simplemente las instrucciones izquierda, derecha, arriba o abajo. Escalar sin ver es una manera más táctica. Creo que en el futuro se podrán escalar dinámicos porque es solo cuestión de conocer el método.

«Si la gente que ve se pusiera una venda en los ojos e intentase escalar, tendría una mayor confianza y percepción de su cuerpo»

¿Hasta qué grado has escalado?
Mi grado máximo en roca es 7b pero ahora estoy centrado en la deportiva, así que tiendo más a escalar horas y horas pero en grados más fáciles. Hago búlder solo para entrenar así que no sé muy bien cuál es mi grado, aunque en mi caso es muy relativo. Creo que cuando haya muchos más paraescaladores el grado cambiará, nosotros ahora usamos el mismo grado que utilizan los escaladores no discapacitados. Creo que se abrirá un nuevo mundo con esta tipología de escalada tan peculiar. Si la gente que ve se pusiera una venda en los ojos e intentase escalar, tendría una mayor confianza y percepción de su cuerpo. Sabrían dónde está porque no siempre es posible ver todo, hay momentos en los que no puedes ver bien la vía. Pasa en los desplomes, por ejemplo.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias