MICRO-PROYECCIÓN

Rafa Fanega, pedricero deportivo

La Pedriza lo atrapó al principio, así como las enseñanzas, y limpias aperturas desde abajo, de Josechu Jimeno. Hasta que descubrió la deportiva.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Rafa Fanega sobre el terreno de sus principios...el granito de La Pedriza.  ~ Archivo DesnivelRafa Fanega sobre el terreno de sus principios…el granito de La Pedriza.
Archivo Desnivel

Rafa Fanega… el discípulo. Comprenderéis más adelante, cuando hablemosde su etapa más temeraria como aperturista desde abajo, en la casi únicaescuela de sus comienzos, La Pedriza. Sí, este activo escalador y equipador (defijación chamarilera) madrileño, que comenzó en la vertical con la década delos noventa, fue, al principio, pedricero del todo.

Después, un buen amigo le arrastró hacia el reverso friqui de la escalada-quizá harto de taquicardias grillo en mano, dispuesto a salir corriendoPedriza abajo para evitar un aterrizaje más que forzoso-, en el que ha seguidoescalando y equipando otro buen puñado de rutas de calidad.

Eso sí, el pasado 12 de marzo, en la Librería Desnivel, dentro de Ciclo deEscaladores Madrileños que semanalmente cuenta con la colaboración de Deportey Montaña, Rafa se alejó, y mucho, de su habitual y pausado estilo cuandotienta a una buena ruta de conti, con muchos, muchos metros. Con el mandodel proyector en la mano, en lugar de «achicharrar el cronómetro»(especialmente si hay un buen reposo) diapo a diapo, metió de lleno al personalasistente en la auténtica velocidad-luz.

El discípulo, lo llamaron

Asegurado por Alberto Sepúlveda Sepu en el segundo largo de Cógela por donde puedas, Pan de Kilo (La Pedriza).  ~ Archivo DesnivelAsegurado por Alberto Sepúlveda Sepu en el segundo largo de Cógela por donde puedas, Pan de Kilo (La Pedriza).
Archivo Desnivel

Superado el mareo inicial ante tal atracón de imágenes, descubrimos losinicios pedriceros de Rafa, ahora más calmado a los mandos del proyector.Comenzó subiéndose a las piedras sin más, cuando iba a la Pedriza con suspadres a andar. Después, junto a un vecino suyo empezó a explorar las placasdel Cancho de los Brezos, La Tortuga, etcétera, y se enganchó definitivamentea esto de la escalada.

Al principio se metía en vías abiertas por otros, hasta que un día en elRisco de los Osos, hizo lo propio con dos líneas de Josechu algo escasas despits. «Me gustó tanto, ver la placa tan bonita con sólo dos chapas, queempecé a repetir vías de este estilo». Entramos en su etapa más»temeraria», que pronto se deslizó hacia ahorrativas (en chapas)aperturas desde abajo, emulando a su gurú de entonces, JosechuJimeno (de ahí lo de discípulo), bajó cuyas enseñanzas se formó comoescalador.

Asegurador manual

Sarta de sartenazos, temeraria apertura desde abajo en el Gran Molondrio.  ~ Archivo DesnivelSarta de sartenazos, temeraria apertura desde abajo en el Gran Molondrio.
Archivo Desnivel

Así cayo su primera ruta en La Pedriza. Un 6a+ de 25 metros y apenas 4 spits,»donde me aseguró mi padre con la mano». La segunda, con Paco, cayóen Molondrio. Otro 6a+. Y así inició su colección de «rutitasbastardas», como él mismo las bautizó, que fueron ganandosimultáneamente, en dificultad y exposición: más complicación técnica conel menor número de seguros posibles. Y cada vez más, porque era más difícilpararse a meter un buril. «No hay límites, pero tienes que saber cuandoparar, porque aquí no se puede ensayar como cuando pruebas una vía deportivadifícil.

Entre tan singular colección brilla Sarta de sartenazos (7b, M3,caída al suelo desde la sección clave), una placa de fina adherencia en el Gran Molondrio, que reparte 3 spits entre sus casi 30 metros, los dos primeros enapenas siete metros. «¡Me he ‘matao’!» llegó a gritar un día Rafaal caerse con el seguro a 15 metros bajo sus pies. No fue para tanto, iba al toprope.

«El tramo clave está sobre granito blanco el que menos adhiere, y conla certeza de picar suelo si te vas». Rafa la terminó al tercer intento.»Iba bien, superé la segunda chapa hasta la balma con total seguridad,coloqué ahí un spit (sin colgarse del burilador) y hasta arriba». Esosí, a esto sólo se ha atrevido el día de su apertura… lógico. Josechú tiene, hasta ahora, la única repetición conocida.

Patones, síntomas de cambio

Rafa en Estricnina, 8c del sector Garrulos de Cuenca, su encadenamiento más duro hasta la fecha. - Foto: José YañezRafa en Estricnina, 8c del sector Garrulos de Cuenca, su encadenamiento más duro hasta la fecha. – Foto: José Yañez

Pues eso, como diría el propio Rafa. Con Eladio Vicente o Luis MiguelGuiñales también le ha dado al cacharrismo en fisuras de La Cabrera, quecomenzó a combinar con La Pedriza (con Íñigo Velasco o Alberto Sepúlveda Sepucomo compinches habituales), donde no sólo se jugaba el tipo. El bloquetambién entraba dentro de su menú pedricero. «Ya hacía un poco de todo,no solo adherencia, y alguna vez me engañaban para ir a Patones, pero no memolaba mucho, había que hacer mucha fuerza».

Se le daban mejor las placas de caliza que los desplomes, «pero le fuipillando el aire, y hoy por hoy me gustan bastante». Tanto le engañó suamigo José Manuel, que se lo llevó hasta Frankenjura, y posteriormente, entreidas y venidas a La Pedriza (donde ya reparaba en los muros con canto, como LaPeña del Reloj), de bolos por escuelas nacionales…Cantazos, chorreras ymuchos metros de caliza en Otiñar (Jaén), y Cuenca, claro. «Y me gustó,la verdad. No tiene nada que ver con La Pedriza, pero la historia mola».

La prueba es que siguió con su inquietud equipadora (hoy son ya unas 200líneas), «siempre me ha gustado equipar en los sitios en los que heescalado habitualmente», bien plasmada en uno de los sectores más modernosde Cuenca, Gárrulos, donde, compartiendo muro, se encuentran sus dos»rutitas» más duras encadenadas hasta la fecha: Eros tensa el arco,8b+, y Estricnina, 8c.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.