LA MAGIA DE LOS AÑOS PARES

Núria Picas: “Tengo la mirada puesta en la roca y en las grandes montañas”

A Núria Picas le gustan los años que acaban en número par. 2012 fue su temporada de la suerte y la de 2014 también . Hablamos con ella y le preguntamos por su cara más desconocida, la de escaladora, una actividad que está ilusionada por retomar. Al fin y al cabo, es hija de Montserrat dos veces: vivió de niña enfrente de este macizo y así se llama su madre.

Autor: Darío Rodríguez | No hay comentarios | Compartir:
Nuria Picas en la Ultra Cavalls del Vent 2013.  ()
Nuria Picas en la Ultra Cavalls del Vent 2013.

A Nuria Picas se la conoce ahora por sus victorias en las carreras por montaña. Pocos saben que esta corredora de éxito, que acaba de ganar, entre otros muchos títulos y carreras, el Ultra Trail World Tour 2014, viene del mundo de la montaña y la escalada, actividad que sigue practicando y a la que quiere dedicarle más tiempo.

Antes escalabas. ¿Dejaste de hacerlo al empezar a correr?,
Sí, he estado corriendo mucho y no me da tiempo a hacer tantas cosas. Es una pena, porque me gusta mucho, pero si quieres estar arriba del todo te tienes que enfocar en un solo deporte. Aún así, estoy viendo que se puede compaginar. Veo a Kilian Jornet y a otra gente que hace cosas y creo que dedicar un par de días a la semana a hacer una vía larga con su aproximación es un complemento magnífico para correr en larga distancia.

«Los que venimos de la escalada y el alpinismo siempre tenemos la mirada puesta en la roca y en las grandes montañas»

Kilian Jornet hace alpinismo, Luis Alberto Hernando acaba de realizar un encadenamiento corriendo y escalando en Picos de Europa… hay bastantes corredores que vienen de la montaña y regresan a ella…
Hay dos tipos de corredores: los que vienen de la escalada, el alpinismo y la cultura montañera como Luis Alberto Hernando, Kilian, yo… También está el que viene de la pista y se echa al monte, las dos cosas son válidas y todos podemos ser grandes corredores. Dicho esto, la cabra tira al monte, y los que venimos de la esencia de la escalada y el alpinismo siempre tenemos la mirada puesta en la roca y en las grandes montañas.

«La escalada es brutal para el cuerpo y la mente, desconectas y te centras mucho»

Igual es bueno combinar deportes para estar más motivado.
Sí, y también ayuda en el tema de las lesiones. Correr cada día desgasta mucho y si un par de días haces una aproximación con su escalada, además de desconectar y disfrutar, no dejas de hacer ejercicio y mover todos los músculos. La escalada es brutal para el cuerpo y la mente, desconectas y enfocas mucho. Cuando corres, muchas veces, te estás comiendo la olla. En la escalada, o te centras o te vas para el suelo.

¿Te centras más cuando estás escalando?
Escalar requiere todos los sentidos porque hay un riesgo. Debes concentrarte en el gesto, en el movimiento, en tu compañero de cordada… Correr requiere muchas horas, a mí me encanta, pero ahora necesito desconectar y cambiar de deporte para afrontar la siguiente temporada.

«Soy dos veces hija de Montserrat: mi madre se llama así y vivía enfrente de su cara norte»

¿Cuándo empezaste a escalar?
A los diez años, aunque en serio a los 19. Mis padres son escaladores y desde jovencita hacía mis pinitos por Montserrat, pero en serio empecé a los 19 cuando me compré el material. Soy hija de Montserrat dos veces, y nunca mejor dicho porque mi madre se llama así. Nací en Manresa, donde abría la puerta y tenia toda la cara norte delante. La escalada es innata para mí.

«Empecé a escalar con Quim Santacatalina y con Salva Figueras»

¿Qué recuerdos tienes de esa época?
Empecé a escalar con Quim Santacatalina, con Salva Figueras, con quien aún escalo todos los miércoles en Montserrat… Fue una época muy buena. Salíamos de casa a las siete de la mañana y no volvíamos hasta que caía la noche. Había gente buenísima que te enseñaba y progresabas mucho. Ahí está la diferencia, escalar con Quim, con Salva, con Marc Torrellardona… gente que lo lleva en la sangre.

¿Qué tipo de escalada hacíais?
En aquella época hacíamos mucha deportiva en Tarragona, Montserrat. Pero es verdad que Quim y Salva me llevaban a hacer mucha vía larga en la norte de Montserrat, en Terradets, en Riglos…El nivel lo he cogido haciendo deportiva con esta gente.

¿Qué grado llegaste a hacer?
7b+ hace 12 años.

Tuviste un accidente escalando.
Tuve un accidente en Montserrat, me rompí el astrágalo del pie izquierdo y tardé mucho en recuperar. El accidente hizo que no pudiera correr durante algunos años pero sí escalar, porque es un deporte sin impacto. Empecé a correr más tarde, cuando me recuperé, aunque no me he recuperado por completo, aún siento mucho dolor. Pude entrar para alto nivel en 2010.

«El dolor es un pequeño amigo cabrón que me acompaña a todos los sitios»

¿Aún notas la lesión?
Sí, tengo un punto de dolor y la parte del tobillo hinchada. Tengo un poco de necrosis en la parte del hueso y le falta irrigación. He aprendido a vivir con este dolor, es un pequeño amigo cabrón que está ahí y me acompaña a todos los sitios.

¿Cómo fue el accidente?
Iba sin cuerda, me resbalé y caí cuatro o cinco metros en una repisa y volvía abajar tres o cuatro metros más. Me podía haber hecho más daño de lo que me hice. Era una simple ferrata en la canal de l’Aeri, en Montserrat.

¿Y ahora qué escalas?
A mi me gusta mucho la vía clásica, pero es más fácil ir rápido en la deportiva. Lo combino todo: para ampliar el grado deportiva, que está cerca de casa. Si tengo todo el día prefiero la clásica por la satisfacción que da acabar una vía. Aunque hago deportiva, mi finalidad no es el grado, sino hacer todas las clásicas que pueda.

«Mi primera maratón fue en el siglo pasado»

¿Cómo empiezas a correr?
Mi primera maratón fue en el siglo pasado, la del Aneto, en 1999. Curiosamente, quedó primera Teresa Roca, la madre de Pau Bartoló Roca, mi entrenador. Yo quedé tercera. La selección catalana se fijó en mi y me dijo que aún era demasiado joven, que esperase. Luego tuve el accidente y estuve sin correr 7 años. Hice algún raid, pero tenía mucho dolor.

¿Por qué vuelves a las carreras?
Pasan algunos años, me presento a bombera, saco la oposición. No pienso en correr pero hago pruebas y veo que el pie funciona. Me apunté a un par de carreras y las gané. La selección catalana se volvió a fijar en mí, me convocaron para correr una Copa del Mundo en Chaberton y, a finales de año, en Malasia, donde gané. Mi vida dio un giro deportivo en octubre de 2011 cuando gano Cavalls del Vent, mi primera ultratrail. Me convierto en corredora de larga distancia hasta hoy.


 

«Me quedo con los años pares…»

¿Qué más recuerdos tienes de 2011, el año que despega tu carrera?
En realidad fue un año complicado porque nacen los niños y solo gano Cavalls del Vent. 2012 es el año espectacular donde gano la Copa del Mundo, pruebas emblemáticas como Kima, el Campeonato del Mundo en los Skygames… Es un año mágico. El siguiente, 2013, cuesta, eso sucede siempre que vienes de un año muy bueno, tienes que poner mucha atención. Costó más porque la temporada anterior todo había sido una sorpresa y luego ya tenía un nombre y actuaba bajo presión. Aún así, gané Cavalls del Vent, el Campeonato de España, fui subcampeona de Europa… Pero me quedo con los años pares: 2012, 2014…

«Aún me falta ganar el Mont Blanc, es un sueño que me da vidilla»

¿Cómo va este año?
Es impresionante. Estoy viajando muchísimo y sumo victorias. Aún me falta ganar el Mont Blanc, es un sueño que me da vidilla para tenerlo como objetivo para 2015. 2014 es un año fantástico donde he ganado carreras emblemáticas como el Ultra Trail Mount Fuji de Japón, Transgrancanaria, Ultra Pirineu… Estoy muy contenta. Lo he dado todo en la competición y estoy muy satisfecha.

¿De qué carrera guardas mejor recuerdo?
En Australia hice un carrerón. No tuve ni jet lag: fui, corrí, gané y volví en una semana. Transgrancanaria también fue muy especial porque la estuve preparando muy bien durante 15 días. La 4 Trail es una carrera por etapas de cuatro días que fue una experiencia increíble, igual que el Mont Blanc.

«Cada carrera es como una pequeña batalla en tu vida»

¿El peor recuerdo?
No guardo mal recuerdo de ninguna carrera. En todas hay sufrimiento e ilusión, esfuerzo. Cada carrera es como una pequeña batalla en tu vida que te quedará grabada siempre. En el Campeonato del Mundo de Chamonix no estaba preparada mentalmente. Hubo factores externos que hicieron que no tuviera ganas de correr. Si estás así en una ultratrail, no hace falta que te cuelgues un dorsal. A la mínima que encuentras una razón para abandonar, te vas. Pero estoy contenta, de las derrotas se aprende mucho. He pensado en ese día, en lo que pasó, en por qué no iba preparada mentalmente…se aprende más de una derrota que de una victoria. Saqué muchas cosas buenas de la retirada y la temporada volvió a dar un giro positivo.

Tomaste la decisión de retirarte muy rápido…
Un grupo de treinta corredores nos equivocamos de camino y, cuando nos quisimos dar cuenta, nos habían pasado doscientas personas. Y dije basta. Me giré, vi el Mont Blanc y quise subirlo, no tenía ganas de correr. En el primer avituallamiento le pregunté a Biel, mi asistencia, si lo había subido. Respondió que no. “Pues prepara los trastos que mañana subimos”, le dije. Abandoné y al día siguiente marchamos al Mont Blanc que intentamos andando desde Chamonix aunque el mal tiempo nos obligó a abandonar a cuatromil metros.

¿Y cómo ves tu futuro?
Quiero estar en Chamonix en agosto, la Ultra Pirineu y hacer cosas a nivel alpinístico y escalador.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.