LIBRERÍA DESNIVEL

José Mª Andrés, buscando el libre

Chemari para la mayoría, pasó de la Pedriza y Galayos a la Patonae, y después, a forzar y abrir en libre alrededor del globo.

| 1 comentario |
Chemari, adolescente, en su primera vía escalando de primero en Galayos. - Foto: Col José Mª AndrésChemari, adolescente, en su primera vía escalando de primero en Galayos. – Foto: Col José Mª Andrés

Placas técnicas de La Pedriza, Galayos y La Cabrera, y un Chemita con 14añitos. Así, con la foto de la izquierda, comenzó la proyección de JoséMaría Andrés, Chemari, en la Librería Desnivel, dentro del Ciclode Escaladores Madrileños que cada semana cuenta con la colaboración deDeporte y Montaña. Por delante quedaban muchos más, para una trayectoria,esperemos, lejos de estar acabada.

De hecho, la pasada primavera volvió al océano de roca del Capitán, paradarse un chapuzón de granito en Sea of Dreams, A4, junto al tambiénmadrileño Luis Gómez. Por cierto, comentario sobre su primer largo en elartículo que publicaron posteriormente en Desnivel (Nº 194): «Mi primerlargo, tercero de la vía y primero de A3. Al principio me hago un lío con losestribos y los seguros costra»…

Así es Chemari, aunque el artificial no sea su fuerte. Sobre todo,porque se declara un fiel seguidor del libre, también abriendo desde abajo,siempre que sea posible, claro. Es su primera opción en pared. Quizá unareminiscencia de sus inicios friquis, con primitivas competiciones incluidas.

Tiempos de la Patonae

Fisuras y cacharros para preparar su primer viaje al yanki en 1996. Cayeron The Nose y Zodiac. - Foto: Col José Mª AndrésFisuras y cacharros para preparar su primer viaje al yanki en 1996. Cayeron The Nose y Zodiac. – Foto: Col José Mª Andrés

Hora de hablar del Coletas, su nombre en clave dentro de esta singularbanda que protagonizó el desarrollo de la principal escuela deportiva deMadrid, los Patones. Todos tenían uno, los Macana (Marcos y AndrésRodas), Paconan, Brinwell, Txavo, Rocker, Vampiro,Bene, Camborio, Ferreta, Gruños, Poyero,Pureta, Snoopy, Míchel, Rana, Delfín, Cabo,Buzo, Decota, Garrapato…

Comenzó a tirar de agujeros en bombos de caliza, a entrenar en vallas(Acueducto de Segovia incluido), y dedicar los puentes a»expediciones» con múltiples destinos a ambos lados de los Pirineos:Chulilla, Montanejos, Terradets, Montserrat, Quirós, el Verdón, Frankenjura.Cayeron los primeros octavitos (Posible Misión, en Patones), y con losnoventa llegó la «mudanza» a Cuenca, donde Snoopy y Ferretacomenzaban a abrir las primeras vías. Hoy es una escuela fundamental para losescaladores del Foro.

Todavía en tiempos friquis, comenzó meterse de ven en cuando en tapiasequipadas o vías fáciles de fisureros y friends (Ordesa, Naranjo, Galayos,Villarejo). Se fue enredando poco a poco, y tras una década de deportiva,comenzaron los viajes a las grandes paredes. También había probado eso delartificial, y en el 96 puso rumbo a Yosemite, donde pasó el mes de septiembrecon Alberto Sepúlveda Sepu y Antonio Abán, entre otros. Cayó TheNose, «todo un mundo para mi», y Zodiac, de la que salierontambién por arriba. Del Half Dome se bajó del quinto largo con el compañerolesionado, pero también, con una idea común: conocer el Karakorum.

Baltoro, pasando por Alpes

Escalando una fisura helada durante la repetición de Eternal Flame a la Torre Sin Nombre, Karakorum. - Foto: Col José Mª AndrésEscalando una fisura helada durante la repetición de Eternal Flame a la Torre Sin Nombre, Karakorum. – Foto: Col José Mª Andrés

La preparación para las Torres del Trango fue el Dru en verano del 97, conel Sepu y Jorge Couceiro. Un abandono en la Directa francesa,premio en la Directa americana, y susto en el glaciar: una grieta setrago a Chemari. Arriba en la cima, picaron un «romántico»vivac en la cima, porque aquello les pilló sin material. Una noche bastantemala, que pasaron muy juntitos.

Las Grandes Jorasses por la Linceul (750 m, MD inf., IV-4) tambiénquedó en intento, cuando empezó a caer nieve polvo que ni siquiera les dejabalevantar la cabeza. Además, prefirieron no comprobar si vendrían piedrasdetrás. Unos meses después, noviembre, reincidieron en la Aiguille du Midi convías largas en roca. También comenzó a picar hielo (Alpes, Gredos…), y aescalar fisuras difíciles (Metaforfosis en La Cabrera, aliens en LaPedriza, La Luna en la Peña del Águila en libre) con cacharrismoligero. Todo para ir bien preparado al Karakorum.

Objetivo, Eternal Flame en la Torre Sin Nombre, la línea de BerndArnold, Kurt Albert y el maestro Güllich. Chemari y compañía (Couceiro y Sepu)se tiraron 21 días en la pared, liberando hasta 6c+, con tiradas de A2,chimeneas heladas y un buen susto. Vieron como una avalancha»inhumana» arrasó el corredor de los porteos y se llevó por delanteel campo base, cuando ellos ya estaban en las hamacas. Lo importante, que»lo pasamos bien, sin ningún momento crítico».

Fiebre aperturista

Más fisura de dificultad. Liberando la Vía de La Luna, 7c de la Peña del Águila, Galayos. - Foto: Col José Mª AndrésMás fisura de dificultad. Liberando la Vía de La Luna, 7c de la Peña del Águila, Galayos. – Foto: Col José Mª Andrés

Se engancharon a abrir en pared y se fueron para Ordesa, «paredes quepermiten la escalada libre en fisura bien protegida, a pesar de la mala fama quetiene de romperse y que caen lavadoras. Pillando buenos paños de roca, pordonde van la mayoría de las vías, es bastante segura y protegible». Ycuando no abrían, liberaban artifos. «Yo siempre he intentadoescalar a vista metiendo seguros hasta donde pueda, trasladar la escaladadeportiva a la pared».

Vuelta a Alpes, en invierno, con el desaparecido AlfonsoVizán, «una gran persona, que me ha ayudado mucho y me ha enseñadobastante», para meterse en la Rebuffat/Terray (primera nacional) deLes Pelerins. «Mixto comprometido, gancheando en roca y en hielo».Después vino Gavarnie, Fluido Glacial…y «unos metros más arribadecidí soltarme de los piolets y volar 30 metros hasta una repisa».Accidente con averías graves, un año de recuperación, y eso que hubo suerte.»Podría haberme matado o quedarme parapléjico. Pero ese día notocaba».

Varios meses escalando al top rope, y vuelta a las paredes, empezando porPeña Santa de Castilla (Asturias) «con otro famoso escalador, el Brinwell,»el nuestro, el de aquí». Cumbre, tras liberar enteramente una rutade 6b/A2, traducida en 7a/7a+ en libre comprometido.

Patagonia y vuelta al Karakorum

Sufriendo la caprichosa climatología patagónica. Nieve por las rodillas durante los porteos. - Foto: Col José Mª AndrésSufriendo la caprichosa climatología patagónica. Nieve por las rodillas durante los porteos. – Foto: Col José Mª Andrés

Le picó el gusanillo y se fue a conocer la Patagonia. Granito de excelentecalidad para escalar, pero al que las tormentas no les dejaron llegarprácticamente. En sólo cuestión de horas, un cielo limpio de nubes daba pasoal panorama de la imagen. Un mes en blanco, en todos los sentidos. Vuelta a ladeportiva, a abrir desde abajo en tapias como La Peña Montañesa, fisuras de 8aen La Cabrera, y de repente, Macarena. «Una chica que me encontré un día,y me enamoré de ella». Así es Chemari, que tiempo después abrió»con la máquina», Alfonso Vizán, la vía Macarena en PeñaTelera.

Verano de 2001. Valle de Hunza, otra vez en Pakistan, y con ganas de hincarleel diente al Lady Finger, una aguja de 1.000 metros junto a Alfonso Vizán y losvascos Mikel Sáez y Carlos Vieira, «gente muy fuerte». Abrieron 270metros en una tapia cercana para al campamento base «calentar», ydespués cambiaron a una vertiente más protegida del Lady Finger, porque elexcesivo calor multiplicó los desprendimientos por el trazado original.

Desgraciadamente, siguió haciendo, siguieron los desprendimientos, y en elcorredor de acceso un bloque alcanzó a Alfonso. «Lo peor que me ha pasadoen la vida sucedió aquel año. Perder un compañero cuando vas deexcursión». Pero la vida sigue. Vuelta a España, a pinchar hielo, aentrenar artificial para escalar Sea of Dreams (A4) en el Capi la primaverapasada, volver a las aperturas en Ordesa, y seguir viajando. Por ejemplo, aCórcega, su último destino. Así es Chemari.

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.