Entrevista a Rafa Fanega tras ‘Suspiro’, su primer 9a: “Lo de las cifras es muy relativo”

Con 45 años cumplidos hace poco, el incombustible madrileño se apunta su grado más alto, un detalle al que él mismo le resta importancia. Al día siguiente estaba ya pensando en otro proyectito que empezó a probar antes de que se paralizara el mundo…

Autor: | 2 comentarios | Compartir:
El escalador y equipador madrileño Rafa Fanega
El escalador y equipador madrileño Rafa Fanega   Eva Martos

Muchos otros habrían anunciando por todo lo alto su primer 9a, pero del encadene de Rafa Fanega nos hemos enterado por casualidad, varias semanas después.

Cualquiera que le conozca lo entenderá: lo suyo nunca ha ido de coleccionar números, sino de un genuino hambre de escalada que lleva sin saciarse muchos años. “En el 90 ya escalaba en la Cuesta de la Vega así que imagínate…”, responde a la pregunta de en qué año empezó a escalar.

Más insaciable es si cabe su sed de equipamiento. Con unas mil vías equipadas –principalmente en las escuelas de la zona centro y en estos últimos años también en las andaluzas– Fanega es probablemente el equipador nacional más prolífico del territorio nacional, y en general dibujando siempre líneas de calidad. Tenemos mucho que agradecerle.

Aunque es madrileño, pasa gran parte del año afincado en un pueblo de Málaga muy cerca de El Chorro con su pareja Sylvie, con quien comparte fanatismo (y que incluso lesionada se presta a asegurarle, pues no siempre es fácil encontrar compañeros de cordada entre semana por esas tierras).

Por allí cerca ha caído el encadene de Suspiro, en el Makinódromo (antes de que salten los vigilantes, aclarar en estos tiempos de encierro que hizo la vía unos días antes del estado de alarma, en concreto el miércoles de 11 de marzo). La línea es muy de su estilo, pues no hay quien tire a Rafa en las vías de continuidad, pero mejor que nos lo cuente él…

Cuéntame sobre la vía…
La vía se llama Suspiro y la equipó Bernabé Fernández, no sé exactamente cuándo pero creo que aproximadamente es del año 2008 o por ahí, está en el Makinódromo, que es un sector de El Chorro.

Tiene 50 metros y para mí es como “pasar pantallas”, un trozo que te cuesta, un reposo, otro trozo chungo, un reposo activo, y así… Lo más difícil está en la zona de arriba, que ya acumulas cansancio y metros; es bastante de fuerza-resistencia. Será difícil como hasta el metro cuarenta, luego ya los últimos metros de la vía son más transitorios, será 7a o por ahí. El muro es muy variado, tiene columnas, bolas… y así es la vía, variada en agarres, no todos son completamente naturales, quizá tiene tres o cuatro agarres retocados…

Eso de los agarres retocados va a levantar críticas seguro, ya sabes…
No te creas, yo no creo que la gente opine así, bueno pueden criticarlo pero luego si les interesa la vía, la gente va a ella, da igual que sea un rocódromo, yo es lo que veo. Hay mucha hipocresía. A mí también me gusta escalarlo todo, pero vamos que en concreto esta vía es buena…

¿Cuándo la descubriste y empezaste a probarla?
En la temporada 2017-18 estuvimos yendo bastante a escalar al Makinódromo, y cuando ya prácticamente se me acabaron todas las vías del sector empecé a probar esta, pero no salió así que la desmonté. Luego la temporada pasada (2018-19) no volví, simplemente escalamos por otros sitios, y ya esta temporada hemos vuelto por aquí y por la zona de abajo de Los Tigres y es cuando la he hecho. Esta temporada no he ido tanto, la monté a principios de febrero y la encadené el 11 de marzo.

Al menos el proyecto te pillaba cerca de casa, ¿no?
Sí, lo tengo como a 25 minutos de casa en coche, pero para llegar al sector hay que caminar como unos 55 minutos, y si sumas esto en realidad tengo otros sitios que tardo menos en plantarme a pie de vía. No es un sector que vaya mucha gente pero tampoco está desierto, curiosamente suele haber más extranjeros que españoles.

¿Entonces la vía estaba sin encadenar, o ya la había hecho Bernabé?

Estaba sin encadenar, Bernabé me dijo que la había estado probando pero que no llegó a hacerla, se caía en los últimos movimientos duros, y dijo que le parecía 9a.

«Por comparación con el resto de vías del muro debe ser 9a»

¿Y estás de acuerdo con esa propuesta? Sería tu primer 9a, ¿no?
Si la comparo con la más dura del sector, que es la Al-hakam, que es 8c+, veo que es bastante más fácil que la de Suspiro, así que por comparación debe ser 9a. Ahora ya si la sacas del muro y la pones en otro sector, pues yo que sé, esto del grado es muy variable… Seguro que he hecho otros 8c+ que me han costado más. Esto de los grados ya sabes… por determinadas circunstancias te puede costar una vía mucho y otra que se supone que es más dura te cuesta menos. Lo de las cifras es muy relativo.

Ya sé que es una pregunta difícil, pero, ¿te acuerdas de cuándo hiciste tu primer 8c y de cuántos has hecho desde entonces?
El año creo que fue en 2001, pero sí que me acuerdo bien de la vía, que fue la Estricnina, una vía que equipé con José Manuel “Cristo” en Los Garrulos de Cuenca. No te sabría decir ahora mismo todos los 8c que he hecho… De 8c+ habré hecho como una docena o así.

«No tengo mucha paciencia, prefiero variar»

¿Y en este tiempo has llegado a probar en serio algún noveno?
No suelo darle muchos pegues a las vías, me agobia, y tampoco me pagan por dar pegues (risas). La vía Suspiro por ejemplo mientras que la estaba probando seguía alternando con otras cosas y también seguía equipando, no es que fuera allí a dar pegues solo a esta vía, había días que ni me apetecía meterme y escalaba otras cosas. No tengo mucha paciencia, prefiero variar.

También te has operado de la mano hace poco, veo que ya estás completamente recuperado…
Sí, me operaron la mano derecha el verano pasado, en julio, del túnel carpiano. Es una lesión que se te queda la mano dormida, y me dijo el médico que no lo podía posponer, pues corría el peligro de no poder ya recuperar el nervio y que se me atrofiara la mano. Estuve como un mes y medio sin escalar, luego empecé a rehabilitar. Al principio no tenía nada de fuerza pero poco a poco fui recuperando. Ahora no sé si tengo más o menos fuerza que antes, pero yo la noto bien.

Has hecho tu vía más dura hasta la fecha, al menos sobre el papel, ¿dirías que estás en tu mejor estado de forma?
No lo creo. Al final los años también pesan, tardo más en recuperar, me duelen los dedos, a veces me dan unos vértigos por un tema que tengo en el cuello…

Lo que ocurre es que cuando llevas tanto tiempo haciendo una cosa pues al final te especializas en eso, hagas lo que hagas.

Todos esos años escalando no han sido en vano, pero seguro que si tuviera veinte años menos, con la experiencia que tengo ahora, iría mucho mejor, eso está claro. Lo de ‘el diablo sabe más por viejo que por diablo’ es muy cierto, pero claro ahora también eres más propenso a romperte, que de joven no te pasa.

El escalador y equipador madrileño Rafa Fanega
El escalador y equipador madrileño Rafa Fanega

«Equipar es un vicio que me gusta»

¿Y has seguido equipando últimamente o lo tienes ya más abandonado? La última vez que hablamos llevabas como mil vías equipadas…
Ahí sigo, no lo he dejado, ahora llevaré más. Equipar es un vicio que me gusta. Aquí en este sector de Los Tigres también he estado equipando esta temporada, como unas siete vías, y en el otro muro de al lado igual, otras siete o así… Al final siempre equipo, sean más o menos vías.

¿Y sigue saliendo todo de tu bolsillo?
Casi todo… Ha habido temporadas que algunos amigos me han dado chapas, pero el resto me he buscado yo la vida. Es cierto que yo tampoco me muevo para pedir dinero, no sirvo para eso.

¿Qué tal llevas el encierro de estos días? ¿Mucha meditación? ¿Tienes proyectos en mente?
Tampoco lo llevo tan mal como pensaba. Meditación no, que eso ya lo hacemos bastante cuando escalamos, pero estoy tranquilo, cocino, descanso, saco a los perros, entreno un poco en casa…

Es raro no saber ni en qué día vives, porque todos los días son iguales. No sé qué pasará en verano, imagino que volverán a llamarnos para trabajar en el retén de incendios, a ver cómo están las cosas para entonces…

Y sobre los proyectos, nunca faltan. En el mismo muro del Makinódromo ya había empezado a probar otra vía que equipó Dani y está sin encadenar, que la quería extender hasta arriba del muro, también tengo otra que he equipado en otro muro desplomado, muy buena… Tengo como cuatro proyectos en distintos sectores.

Y lo último: ya no te veo por el Facebook…
Por ahí seguirá mi perfil pero hace como cuatro años que ni lo abro, igual estos días que estoy en casa me da por ahí, no sé yo…

Nunca me ha gustado mucho lo de las redes sociales, es como que tienes que hacer de comercial de ti mismo, venderte aunque no hagas nada. Es como vender humo, porque al final hay poca gente buena en esto, el resto somos unos mindundis, y además te quita tiempo para escalar.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº 405. Marzo 2020

Desnivel nº 405

En este número: FABIAN BUHL: Vuelo desde el Torre y Dèjá, 8c+ en Rätik…

2 comentarios

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.