Emma Twyford: “El Covid tiene que cambiar nuestra manera de pensar”

La escaladora que encadenó ‘Big Bang’, el primer 9a británico, hace un año habla en esta entrevista en profundidad acerca de le necesidad de que los escaladores sean más conscientes y sostenibles en su actividad, a todos los niveles.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Quizás la escalada y los escaladores deberían modificar algunas de sus formas de pensar y actuar. De ello está segura Emma Twyford, recientemente nombrada embajadora de la marca Patagonia y conocida por ser la primera escaladora que encadenaba 9a en el Reino Unido, con su ascensión de Big Bang en los acantilados de Lower Pen Trwyn (Gales) hace justo un año.

Sus palabras dejan traslucir amor por la variedad de la roca británica, así como un compromiso sólido con el medio ambiente y la justicia social. No es casualidad que Emma Twyford se haya ganado una posición destacada entre las voces que lideran la comunidad de escaladores del Reino Unido.

“Siento pasión por la escalada en el Reino Unido, mi corazón está en esas montañas”

¿Cómo fueron tus inicios en la escalada?
Comencé a escalar cuando tenía siete años con mi padre y sus amigos. Mis inicios fueron la escalada clásica en el Distrito de los Lagos. Me enamoré de los retos y la belleza de la escalada de inmediato. Con 17 años contraje mononucleosis infecciosa y, aunque la enfermedad a veces me daba un respiro, dejé de escalar durante un año para centrarme en los estudios.  Me llevó un buen tiempo recuperar el entusiasmo por la escalada y mi interés por ella. Surgió al dejar la escalada competitiva y regresar a mi pasión por el exterior.

La mayoría de los principales logros en tu trayectoria de escalada hasta la fecha han sido en el Reino Unido. ¿Por qué motivo? ¿Tiene la roca británica cierto atractivo para ti?
Son varios factores, y quizás el más sencillo sea el tiempo. Debido al trabajo, no siempre puedo viajar lejos durante periodos prolongados. Pero también he desarrollado una pasión por la escalada en el Reino Unido. Es donde crecí y mi corazón está en esas montañas. La historia de la escalada en el Reino Unido es tan extensa que es difícil no admirarla y sentirse impresionada por algunos de los primeros ascensos intrépidos. Puede que no siempre sea en lugares remotos y salvajes, ni goce del impresionante paisaje alpino, pero la diversidad de escalada que tenemos en el Reino Unido es realmente increíble. Me encanta promocionar lo que tenemos cerca. Creo que es importante que no lo demos por hecho. Sí, puede que tengamos una climatología horrorosa, pero no hace falta viajar fuera para disfrutar de experiencias increíbles.

“Encadenar Big Bang 9a fue un recorrido muy personal”

El encadenamiento de Big Bang, y su consiguiente película, representan importantes momentos de tu trayectoria. ¿Cómo te ha influido? ¿Cómo te sientes al ser reconocida fuera de los círculos de escalada del Reino Unido?
Es difícil que eso no haya afectado a mi trayectoria. Espero que signifique un poco más de libertad para perseguir los objetivos y retos que tengo ahora, pero nos enfrentamos a tiempos difíciles con el Covid y sus consecuencias. Y eso, sin hablar del cambio climático. Básicamente, en el gran esquema del mundo, los proyectos de escalada y el éxito son una gota en el océano en comparación con los problemas a los que nos enfrentamos en este momento.

Para mí, Big Bang fue un recorrido muy personal y me sigue costando resumir todas las emociones que surgen con el éxito de culminar un gran proyecto. Ser reconocida fuera de los círculos de escalada del Reino Unido está bien, pero no lo hice para obtener la aprobación ni el reconocimiento de los demás. Lo único que me importa es que eso no ha cambiado mis principios, y el reconocimiento que más estimo proviene de mi familia y amigos, que lo son todo para mí.

Eres una especie de pieza clave dentro de la escalada en el Reino Unido. ¿Cómo es lo de estar tan involucrada en la comunidad de escalada del país?
Me parece surrealista estar en el foco y haber formado parte de la historia de la escalada británica. Soy bastante introvertida hasta que conozco a las personas, por lo que en ocasiones me resulta difícil, pero también disfruto tratando de inspirar y motivar a la gente. Por eso me encanta ofrecer orientación y dar charlas, aunque me ponga nerviosa. Si puedo inspirar a una sola persona para que vaya más allá de lo que creía posible, ya vale la pena. Espero que, al colaborar con la comunidad británica, la gente se dé cuenta de que soy solo una persona normal, como cualquier otra, que se esfuerza por conseguir sus metas.

“Podemos disfrutar de aventuras fantásticas cerca de casa”

¿Tienes algún objetivo en otro sitio de Europa, a corto o largo plazo?
Tengo algunos pendientes, pero no para este año, porque no quiero arriesgarme. Me imagino que no todos ellos se materializarán, pero espero que alguno sea posible.

Me encantaría visitar el Verdon, una de mis vías ideales allí es Tom et je ris, pero también quiero probar algunas de las espectaculares escaladas de varios largos que ofrece. Otra vía de ensueño es Paciencia, en el Eiger. Esa lleva rondándome la cabeza ya algunos años.

También tengo retos de escalada deportiva; quizás volver a Oliana o a Céüse. Me gustaría reflexionar sobre cómo cumplir esos objetivos produciendo el mínimo impacto o haciendo que sean viajes más largos para que el desplazamiento compense. Soy reacia a volar de un sitio a otro solo para llevarlos a cabo.

La pandemia ha desbaratado muchos de los planes de viaje de escaladores este año. ¿Ha influido en que te centraras en objetivos cerca de casa? ¿Consideras que se puede decir lo mismo en el caso de otros escaladores?
Espero que el Covid haya cambiado nuestra forma de pensar. Es la forma que tiene la madre naturaleza de enviarnos una gran alarma sobre nuestra necesidad de cambiar el camino destructivo que estamos tomando. Ya hemos recibido suficientes avisos.

Supongo que la mayoría de mis objetivos siempre han estado cerca de casa y estoy contenta con seguir esa senda. Podemos disfrutar de aventuras fantásticas cerca de casa. Resulta muy difícil porque una parte de ser escalador consiste en explorar lugares salvajes, y estar confinado no resulta natural para muchos de nosotros. Pero podemos adaptarnos y aprovechar al máximo lo que poseemos, a pesar de que no sea lo que teníamos antes.

Quizás ahora haya llegado un momento en el que tengamos que limitar nuestra libertad de explorar lugares remotos si queremos ralentizar el cambio climático. Eso no significa que nos tengamos que poner límites a nosotros mismos; puede que solo tengamos que continuar con nuestra pasión de una forma diferente. A lo mejor la próxima gran aventura consista en explorar las zonas cercanas a casa en las que nunca hemos estado para apreciar lo que siempre hemos dado por hecho.

Creo que muchos escaladores lo han pasado mal. Sé de algunos que se han tomado un descanso, han cambiado sus objetivos y han reflexionado más sobre la forma en que podemos ser responsables a la hora de hacer lo que nos apasiona. En cuanto a mí, el confinamiento trajo consigo un descanso de la escalada muy necesario. No entrené mucho, sino que me lo tomé como una oportunidad para recuperarme y centrarme en aprender nuevas destrezas.

“Tenemos la responsabilidad de ser respetuosos en cualquier lugar en el que escalemos”

¿Qué papel desempeñan los escaladores en la protección de las rocas de sus tierras natales y en la adquisición de un mayor conocimiento sobre las zonas naturales en las que escalan?
Creo que tenemos la responsabilidad de ser respetuosos en cualquier lugar en el que escalemos. Muchas vías están ubicadas en lugares preciosos y debemos dejar la menor huella posible respetando los sitios donde escalemos.

El Reino Unido tiene una dilatada historia de escalada en roca tradicional y es importante que la escalada siga siendo lo más natural posible, minimizando el uso de chapas, por ejemplo. El uso de anclajes fijos debería reservarse para las zonas de escalada deportiva. También tenemos la responsabilidad de respetar a quienes practican otras actividades al aire libre, así como a los lugareños, sin saturar las zonas, respetando las normas de acceso y minimizando el ruido.

En lo que respecta al hábitat natural del Reino Unido, hay ciertas restricciones relativas a las aves, por lo que los escaladores debemos verificar siempre las restricciones de la roca en la aplicación de acceso BMC RAD. No tenemos prioridad para escalar en esos lugares; siempre debemos respetarlos como el hábitat de especies en peligro o quizás como lugares de interés científico. Son escaladas que pueden hacerse en determinadas épocas del año, por lo que debemos ser pacientes. Si una persona incumple esas normas, sienta un precedente para que otros escaladores también lo hagan.

Hace poco te uniste al movimiento A-C-T for our Summits. Cuéntanos en qué consiste y cómo te involucraste.
A-C-T for our Summits lo crearon recientemente los escaladores Arnaud Petit y Christophe Dumarest con el objetivo de reducir nuestro impacto en un 10% cada año, en línea con los informes del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Tomar la decisión de participar en él no resultó difícil.  Soy muy consciente de que, como comunidad de escaladores, no podemos continuar por el mismo camino destructivo.

Dado que somos deportistas patrocinados, tenemos la responsabilidad de ser más responsables y usar nuestra influencia para animar a otros a que hagan lo mismo. Eso implica fijarnos en todo, desde la forma en la que nos desplazamos hasta la comida que consumimos y la ropa que vestimos. Para proteger los lugares que amamos, debemos plantearnos si realmente necesitamos cosas nuevas o si es factible reparar nuestros equipos. También debemos preguntarnos si es necesario viajar para practicar nuestro deporte o podemos encontrar lugares de escalada espectaculares cerca de casa. Creo que es importante encontrar el equilibrio adecuado. Para algunos será imposible no viajar, pero debemos considerar el impacto que podemos tener al elegir los proyectos o la forma de viajar para materializarlos.

En la mayoría de los casos se trata de cambiar la manera de contar las historias. Si lo analizas con detenimiento, la escalada consiste solamente en ese pedazo de roca. Sentimos una gran pasión por lo que hacemos, pero puede ser una actividad egoísta. En lugar de centrarnos en la graduación de dificultad, deberíamos prestar atención a la belleza natural que rodea el deporte —dedicando tiempo a disfrutar del viaje, la cultura, la fauna y la flora— y saber apreciarlo.

Nadie es perfecto, pero nunca es tarde para mejorar. Si podemos influir en otros para lograr cambios positivos para el futuro —e introducir esos cambios nosotros mismos— ya es un buen comienzo.

“No hay un planeta B, por lo que tenemos que hacer cambios para cuidar de este”

Gracias al apoyo de las manifestaciones de Black Lives Matter en todo el mundo, los temas de la justicia, la igualdad, la diversidad y la inclusión son de conciencia pública. ¿Cómo estás trabajando en estas cuestiones?
Se trata de asuntos muy importantes y es vergonzoso que tenga que ocurrir algo tan horrible como la muerte de George Floyd para que la gente se dé cuenta.

Debemos centrarnos en apoyarnos más unos a otros, ser más amables y más conscientes de lo que ocurre, en vez de hacer declaraciones puntuales y seguir con nuestra vida. En lugar de eso, deberíamos mantener la conciencia sobre los asuntos, seguir abiertos a mantener conversaciones y continuar apoyando a los que impulsan el debate.

Es algo que se podría comparar con el confinamiento. Para algunos de nosotros, la situación nos ha hecho reflexionar sobre todas nuestras acciones y estamos haciendo cambios positivos. Pero después están otras personas que ignoran los problemas y siguen con su vida habitual. Por ejemplo, en el Distrito de los Lagos, donde vive mi familia, la cantidad de tiendas de campaña y basura que ha dejado la gente que practicaba acampada libre recientemente ha sido horrorosa.

En mi caso, es importante leer e investigar para formarnos nosotros mismos y también para ser honestos y admitir que puede que no comprendamos todas las cuestiones. Me doy cuenta de que ocupo una posición de privilegio. Nunca lo he pasado mal, siempre he tenido trabajo y una casa en la que vivir, no tengo miedo a que me detenga la policía, por lo que no puedo afirmar que comprendo totalmente las experiencias de muchas personas negras, pero puedo aportar cierto grado de empatía y puedo dedicar tiempo a escuchar, aprender y mostrar mi cariño y mi apoyo.

Espero que las cosas cambien para mejor, pero todo requiere tiempo y, lamentablemente, también un acto violento y horripilante como catalizador.

Te has convertido en embajadora de Patagonia este año. ¿Cómo afecta a tu modo de pensar sobre asuntos medioambientales en general formar parte de la empresa?
Me ilusiona formar parte de una empresa que se preocupa por el medioambiente y otras cuestiones importantes al margen de la escalada.

Tengo muy buenos amigos que trabajan dentro de Oceanography, por lo que solemos tener largas conversaciones sobre el cambio climático. Cuando estaba en la veintena, y quizás era algo ingenua, siempre me preguntaba cómo alguien podría hacer un cambio e influir en las multinacionales.  Pero luego te fijas en YC o Greta, y eso es exactamente lo que han hecho.

Formar parte de Patagonia supone estar en una plataforma para hacer esos cambios y participar en una fantástica red de apoyo. No hay un planeta B, por lo que tenemos que hacer cambios para cuidar de este, o sufrir las consecuencias.

Cualquier influencia positiva que podamos ejercer es un paso en la dirección correcta. Lo que comemos, cómo viajamos para llevar a cabo nuestros proyectos, la ropa que vestimos y promocionamos, el cuidado por el medioambiente y la defensa ante proyectos que dañan el hábitat natural son factores importantes sobre los que podemos ejercer cierta influencia. Valoro mucho que podamos aprender mutuamente dentro de Patagonia. Estoy lejos de ser perfecta, pero me gusta que podamos escuchar nuestras ideas y opiniones, y colaborar para hacer cambios positivos.

Como escaladora, en vista de factores como el Covid y las realidades que presenta el cambio climático, ¿cómo planeas los viajes que tienes en mente para este año?
Es complicado, porque siempre se presentan posibles oportunidades que pueden resultar difíciles de rechazar. Es importante sopesar esos viajes y la duración y potencial que suponen. Los escaladores perseguimos nuestra pasión, en ocasiones egoístamente, viajando alrededor del mundo para escalar.

Como escaladora con cierta influencia, tengo que pensar de forma responsable acerca del mensaje que quiero transmitir y lo que los viajes significan: ¿está realmente bien seguir volando a todas partes si la duración de las estancias es breve? Yo creo que no.

Si me puedo limitar a un solo vuelo al año y después usar otros medios de transporte, como el tren, habría conseguido una mejora. Estoy tratando de planificar mis viajes ahora y aprovechar al máximo cualquier periodo fuera, por ejemplo, uniendo determinados proyectos a la vez, para que mis desplazamientos se reduzcan. No es el único factor que debemos cambiar, pero es un comienzo.

“Estoy dispuesta a trabajar duro para alcanzar mis objetivos”

Conoces bien los retos de vivir de la escalada. ¿Cómo te ha ido a ti en los últimos años?
No es fácil. Aprendí bastante pronto que, si quería labrarme mi propio camino hacia la independencia, era difícil depender únicamente del patrocinio para vivir. Con los años, me he planteado la seguridad de un trabajo a jornada completa, pero no estoy hecha para estar sentada delante de un escritorio. Me encanta la variedad de mi trabajo y los nuevos retos.

Decidí convertirme en route setter. La mayoría del tiempo, mis proyectos no son demasiado exigentes a nivel físico, pero puede ser difícil planificar proyectos en torno al trabajo. El único proyecto que se vio muy afectado por esto fue Big Bang. Un poco más de libertad para probarlo y no estar cansada habría sido útil. Pero no me puedo quejar. Me siento muy afortunada en general y estoy dispuesta a trabajar duro para alcanzar mis objetivos.

¿Hay alguna prenda favorita de Patagonia que hayas llevado durante mucho tiempo? ¿Y por qué has seguido usándola una temporada tras otra?
Sufro mucho el frío, así que me gusta tener una buena chaqueta que abrigue. Me gusta mucho la chaqueta Micro Puff, y la llevo la mayoría de los días. Es ligera, abriga y también es perfecta para ponértela debajo de otra chaqueta más grande si hace mucho frío. La considero la mejor de mis chaquetas para escalar hasta la fecha. No suelta ninguna pluma gracias al Pluma Fill, así que incluso si le hago un enganchón, es fácil de reparar. Si sube la temperatura, se recoge y se hace muy pequeña, por lo que es fácil de transportar cuando se escala.

Y la última pregunta: Roca caliza o arenisca… ¿Qué prefieres?
Bueno, si hay que elegir entre solo esas dos, me quedo con la roca caliza, por supuesto. Tengo mala circulación, por lo que no llevo muy bien el invierno en la arenisca, y me gusta demasiado una buena regleta.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº 407

Desnivel nº 407

En este número: Melissa le Nevé primera femenina de Action directe. La…

Montañas confinadas

Montañas confinadas

Un lunes de abril de 2020, cuando el estado de alarma por la pandemia …

Por: VV.AA.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.



 

Novedades editorial

Últimas noticias