ENTREVISTA

Edu Marín: “Este año quiero hacer 9b y probar 9b+”

A los 37 años, está entrenando por primera vez de forma específica para rendir en roca. Ha abierto un paréntesis en sus expediciones de escalada alpina y big wall para centrarse en la deportiva y en la apertura de un rocódromo en Lleida con su hermano y Marco Jubes.

Edu Marín (Foto: Raúl Somontano).
Edu Marín (Foto: Raúl Somontano).
| 1 comentario |

Edu Marín afronta un verano muy diferente de los que estaba acostumbrado en los últimos años. Esta vez no habla de expediciones, escalada de aventura, muchos largos y big wall, sino que lo hace de grados, entrenamiento específico y rocódromo. El mes pasado ya dio un anticipo de sus planes, con la primera ascensión de JoeDan para la enmienda en Santa Linya, con propuesta de 9a/+.

Se ha puesto en manos de un entrenador por primera vez en dos décadas. Desde hace unos días trabaja con Patxi Usobiaga para ir en busca de su máximo potencial en deportiva. No se puede decir que el gran campeón vasco no lo conozca; se vieron las caras como rivales en numerosas competiciones y llegaron a compartir podios en la Copa del Mundo de 2006: Edu ganó en Chamonix con Patxi segundo; y Edu fue tercero, Patxi segundo y Ramon Julián primero en un triplete histórico en Singapur. “Ahora tenemos una muy buena relación, será una sinergia muy interesante”, asegura el barcelonés.

En el fondo de todo este cambio está la próxima apertura de un gran rocódromo independiente en la ciudad de Lleida, un proyecto ambicioso en el que se ha asociado con su hermano Álex Marín y Marco Jubes.

¿Tu plan este año pasa por volver a los orígenes, a la dificultad?
Sí, siempre me ha gustado la dificultad, lo que pasa es que los últimos años me he centrado un poco más en las expediciones, los big walls… Como tú dices, es un poco una vuelta a los orígenes. Uno se va adaptando a las circunstancias y, como tenemos el proyecto del rocódromo que va cogiendo forma muy rápido, no voy a poder hacer ninguna expedición como tenía previsto. Buscando motivaciones y buscando objetivos, creo que este viene muy acorde a mi situación actual, que voy a tener que pasar por Lleida un año o año y medio centrado en el rocódromo. Va a ser el tiempo que vuelva a empujar la dificultad.

Edu Marín, entrenando en el rocódromo (Foto: Riki Giancola).
Edu Marín, entrenando en el rocódromo (Foto: Riki Giancola).

¿Cómo está el proyecto del rocódromo?
Pues ya está en marcha. Hemos empezado las obras de reforma, los vestuarios, el bar, la estructura y en cuanto terminemos estas obras, empezamos a montar el rocódromo, que en tres o cuatro semanas nos lo tienen listo.

Estamos muy ilusionados, pero también un poco acojonados, porque es un proyecto muy grande y por toda la responsabilidad que conlleva. Asusta un poco.

¿Tenéis fecha de apertura?
Nos gustaría abrir para después de verano, en septiembre u octubre. Ese sería el timing, aunque lo vamos a ir viendo.

¿Tenéis nombre para el rocódromo?
Tenemos varias opciones, pero todavía estamos matizando cuál. En cuanto lo sepa, lo haremos público.

¿Por qué elegisteis Lleida?
Porque Lleida es el epicentro de la escalada. Por su ubicación, llegas a casi todos los sectores de Cataluña conduciendo una hora, con lo que es uno de los mejores campos base para escalar en Cataluña. Creemos que montar un rocódromo allí será un gran impulso para la escalada y para la comunidad de esta zona. También hay varias universidades y ahora hay mucha gente entusiasmada con la escalada. Poder llevar la escalada a las grandes ciudades es un sueño hecho realidad.

Además, también es muy bueno la cercanía de mi casa –vivo en Sant Llorenç de Montgai, a veinte minutos– y como modelo de negocio pienso que es perfecto.

Volviendo al tema de tu actividad en escalada en roca y tu motivación por la dificultad, ¿tienes un objetivo definido, un plan?
Me gustaría este año llegar al 9b y probar algún 9b+.

Edu Marín (Foto: Javi Pec).
Edu Marín (Foto: Javi Pec).

Tu dificultad máxima hasta ahora ha sido 9a+/b con Chilam Balam, ¿cómo ves el 9b?
Bien, yo creo que es un objetivo bastante realista. Piensa que he estado a punto de hacer 9b sin un entreno específico y este mes voy a empezar a hacer un entrenamiento específico centrado en la alta dificultad con Patxi Usobiaga durante tres meses… Desde la época de David Macià y Ramonet que no me planteo seguir una planificación como la que voy a seguir ahora. Han pasado prácticamente veinte años hasta que he vuelto a hacer lo que solía: entrenar para rendir. Antiguamente, lo hacíamos para rendir en competición, y en este caso es para rendir en roca.

O sea, que tú nunca has entrenado específicamente para escalar en roca…
Nunca. Va a ser la primera vez. Ya hice 9a/+, y sin entrenar, solo escalando. Me motiva pensar que si escalando puedo llegar a esos niveles, entrenando obviamente podré hacer un poco más.

De hecho, ya estuviste a punto de encadenar algún que otro 9b hace un tiempo.
Sí, exacto, estuve a punto de hacer la Stoking the fire el invierno antes de irme a Pakistán. Ese invierno estaba muy fuerte aunque luego me acabé yendo a Pakistán y perdí toda la forma. Estuve muy cerca y me caí a un movimiento de hacer Stoking the fire.

¿Esa es tu motivación? ¿Sigues con esa vía en la cabeza o de momento no te planteas ninguna y ya veremos?
De momento me planteo llegar al nivel, encontrarme realmente con sensaciones de fuerza, de resistencia, y tener ese feeling de sentirte en muy buen estado físico. Cuando logre eso, empezaré a probar proyectos. Seguramente Stoking the fire va a ser uno de ellos, porque como bien dices lo tengo bastante cerca y matizado. Luego no sé cuáles serán los siguientes proyectos, lo iré viendo según mi motivación y estado de forma.

Después de 20 años sin entrenar para rendir, ¿cómo notas que has cambiado tú en todo este tiempo?
Mucho. Han pasado 20 años. Cuando yo entrenaba con David Macià, tenía 20 años y ahora estoy en los 37. Las diferencias son muchas y hay cosas positivas y otras no tanto. Ahora tengo mucha más experiencia, mucha más madurez, comprendo muchísimo mejor mi cuerpo… Y como contrapartida, la verdad es que los años están ahí: te cansas antes, recuperas un poco más tarde… Al final, se trata de adaptar el entrenamiento y las cosas van saliendo.

Del Edu Marín escalador de 18 años al Edu Marín escalador de 37, ¿cómo han variado?
Hay una evolución muy grande. Quizás no tanto físicamente, pero a nivel mental, seguro. Con 20 años, era un escalador bastante salvaje, me regía bastante por mis sensaciones, por mis motivaciones… Ahora tengo un punto de madurez más grande y eso me permite ver las cosas desde otra perspectiva y no tomar decisiones tan precipitadamente. Estoy contento, estoy en un momento bueno y me parece bonito el volver a entrenar para retomarlo donde lo dejé. Siempre es bueno buscar nuevas motivaciones e ilusiones. La escalada te permite ir cambiando de disciplina con el tiempo, y eso me mantiene siempre motivado, porque son nuevas sensaciones y eso nos mantiene con ilusión.

También hay ejemplos recientes de grandes encadenamientos a cierta edad, como el 9b+ de Chris Sharma a los 41 años con Sleeping lion… ¿qué piensas sobre el rendimiento y la edad?
Sinceramente, creo que la escalada es un deporte en el que se puede rendir con bastante edad. Chris es un claro ejemplo de ello. Es cierto que en la escalada hay una parte física importante pero también hay otras cosas súper importantes como la cabeza, la parte mental, la parte técnica, la parte de motivación… Todo eso Chris lo tiene muy potente y lo gestiona muy bien, y todo eso hace que sea uno de los escaladores más fuertes del mundo. En ese sentido, creo que la escalada nos puede dar mucho margen de vida. Podemos seguir escalando a alto nivel en diferentes estilos; estilos más técnicos, que dependen más de los dedos, de los pies, pero al final siguen siendo dificultades altas. Me quito el sombrero ante Chris y le doy las gracias por motivarnos a los que ya estamos maduritos.

Tú habías hecho un cambio de tercio casi total hacia la escalada de largos, la escalada alpina, más de aventura… ¿esto significa que la abandonas o es un paréntesis?
Absolutamente no. De hecho, este proceso de centrarme en la escalada deportiva me va a ayudar cuando me vuelva a centrar en la escalada de largos o alpina a tener mucho más nivel para liberar largos más duros y poder subir exponencialmente la dificultad en el estilo de largos. Tener más nivel en escalada deportiva significa hacer actividades más potentes en el mundo del alpinismo.

Edu Marín en 'Arco Iris', en Montserrat (Foto: Esteban Lahoz).
Edu Marín en ‘Arco Iris’, en Montserrat (Foto: Esteban Lahoz).

Comentarios
1 comentario
  1. Por primera vez?? Hablamos de un Absoluto Maestro de la Alta Dificultad. El Chief Router setter hará más allá de donde se proponga, esos son los privilegios del TALENTO total. Un genio, Beethoven de la roca


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.