El sueño olímpico aleja a los mejores de la roca

Ninguno de los participantes en el reciente Campeonato del Mundo de Hachioji ha encadenado ninguna vía de 9b en los últimos seis meses, algo que sí han hecho siete escaladores no olímpicos.

Autor: | 4 comentarios | Compartir:
Adam Ondra compitiendo en dificultad en el Campeonato Mundo Escalada, Japón 2019. Quedó Campeón del Mundo escalada de dificultad.
Adam Ondra compitiendo en dificultad en el Campeonato Mundo Escalada, Japón 2019. Quedó Campeón del Mundo escalada de dificultad.   ©Lukas Biba

La inclusión de la escalada en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 ha traído como consecuencia asociada una tendencia preocupante para los amantes de la escalada en roca: el alejamiento de los mejores escaladores de la máxima dificultad en terreno natural. Las exigencias del plafón van subiendo a medida que se acerca la cita olímpica y la difícil transferencia entre una superficie y la otra, unida a la escasez de tiempo, ya tiene traducción en datos objetivos.

Adam Ondra, Jakob Schubert, Stefano Ghisolfi y Alex Megos han sido cuatro de los más activos exponentes de la máxima dificultad en roca en los últimos años. De hecho, el checo, el italiano y el alemán, además de Chris Sharma, son los únicos que han encadenado 9b+ o más en la historia. Sin embargo, ninguno de ellos –ni cualquier otro participante en el Campeonato del Mundo de Hachioji 2019– ha encadenado vía alguna de 9b o más en los últimos seis meses.

En ese mismo periodo de tiempo, no obstante, ha habido siete escaladores que están fuera del camino de Tokyo 2020 que han encadenado un total de once vías de dichas dificultades. Es decir, la progresión de la escalada en roca no se detiene porque cada vez son más los escaladores capaces de encadenar los grados más altos, pero sin duda se frena al perder a sus elementos más punteros.

Los 9b’s de 2019

Adam Ondra y Stefano Ghisolfi han sido los únicos escaladores olímpicos que han encadenado 9b este año. El checo se hizo por fin con la largamente deseada repetición de Neanderthal en Santa Linya, mientras el italiano llevó a cabo la primera repetición de Queen line en Arco. Ambas realizaciones se remontan al mes de febrero. Desde entonces, nada.

Durante este tiempo de sequía de los escaladores encaminados a Tokyo 2020, los escaladores que no tienen ese objetivo en su agenda se han prodigado más que nunca. Abrió la lista Sachi Amma en marzo, con su repetición de Stoking the fire en Santa Linya.

En abril, Seb Bouin, Felipe Camargo y Piotr Schab se estrenaron en el grado con las repeticiones de Mamichula en Oliana, El bon combat en la Cova de l’Ocell y Fight or flight en Oliana, respectivamente.

En mayo, Jonathan Siegrist y Jorge Díaz-Rullo firmaban sendas repeticiones a La planta de Shiva en Villanueva del Rosario. En junio, Seb Bouin volvía a ser protagonista con la primera repetición de Move en Flatanger, que en principio sería la vía más dura encadenada este año con su cotación de 9b/+.

El foco veraniego se ha trasladado a Rodellar, con dos escaladores españoles como protagonistas. En julio, Jonatan Flor y Jorge Díaz-Rullo hacían la primera ascensión y la primera repetición de Ali Hulk extension total sit start en la cueva de Alí Babá. Y en agosto, Jorge Díaz-Rullo estrenaba Patanics en el sector Ventanas, mientras Jonatan Flor hacía lo propio con Apocalipsis de la Gioconda en el sector Museo.

Tendencia creciente desde 2016

Lo cierto es que la confirmación de esta tendencia de los escaladores olímpicos a alejarse de la roca con datos no debería sorprender a nadie. De hecho, lleva observándose desde hace años y se hace patente desde que la escalada fue confirmada en 2016 como deporte olímpico en los Juegos Tokyo 2020.

Aquel año 2016, ningún escalador no olímpico logró encadenar ninguna vía de 9b o más. Las cuatro vías de esa dificultad que se realizaron correspondieron a Adam Ondra (Stoking the fire en Santa Linya y Robin Ud en Alternativna Stena), Jakob Schubert (La planta de Shiva en Villanueva del Rosario) y Alex Megos (Fightclub en Ravens Crag).

En 2017, hubo ocho encadenamientos de vías de 9b o más por parte de los olímpicos y dos realizados por no olímpicos. Por un lado, Adam Ondra sumó hasta seis vías de la máxima dificultad, entre las que destacó Silence, el primer 9c de la historia; y Stefano Ghisolfi resolvió otras dos. Mientras por el otro Angela Eiter logró el primer 9b femenino con La planta de Shiva y Steve McClure hizo la primera ascensión de Rainman en Malham.

En 2018, los escaladores no olímpicos siguieron aumentando su cuota de 9b’s o más con seis encadenamientos protagonizados por seis escaladores diferentes: Daniel Woods repitió La capella en Siurana, Sachi Amma estrenó Soul mate en Gozen Rock, Matty Hong se anotó Fight or flight en Oliana, Jonathan Siegrist hizo Jumbo love en Clark Mountain, Pirmin Bertle estableció La barrière en Jansegg e Iker Pou resolvió Artaburu en Margalef. Mientras tanto, los escaladores olímpicos volvían a sumar ocho encadenamientos, a cargo de cuatro escaladores (Adam Ondra, Jakob Schubert, Alex Megos y Stefano Ghisolfi).

¿Hacia un divorcio total entre roca y competición?

La dicotomía entre roca y competición ha sobrevolado el mundo de la escalada desde siempre. Algunos auguraron el fin de la escalada en roca con la organización de las primeras competiciones y muchos piensan que deportistas como Ramon Julián o Patxi Usobiaga podrían haber encadenado vías más duras de no haber estado tan centrados en las compes.

Sin embargo, al final siempre resultaba que los nombres que figuraban en los podios de las competiciones más importantes y los que realizaban los encadenamientos más duros en roca terminaban siendo los mismos (con algunas excepciones como Chris Sharma, por supuesto).

¿Volverá todo a la normalidad de siempre? ¿O bien la tendencia continuará guiando a la escalada hacia un divorcio total entre roca y competición? Solo el tiempo tiene la respuesta… y después de Tokyo 2020 viene París 2024.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº397

Desnivel nº397

En este número: Chamlang, UFOline, encuentros en la tercera fase; Entr…

4 comentarios

  1. tendencia preocupante para los amantes de la escalada en roca: el alejamiento de los mejores escaladores de la máxima dificultad en terreno natural!!!!
    Realmente se puede considerar que es preocupante esta situación?. A quien le preocupa?. Los que somos practicantes no necesitamos que un mega deportista suba el listón cada 15 días. Los problemas de la escalada en espacios naturales son otros y no necesariamente pasa por la obsesión del crecimiento constante.

  2. Pablo, pero una cosa es que un hipotético escalador con tres 9a, dos 9a+ y dos 9b sería obviamente "peor" que uno con treinta 9a, diez 9a+ y un 9b, que es algo en lo que todos podemos coincidir. Y otra muy diferente, y que no tiene que ver con lo primero, es que los mejores escaladores del mundo, con todas las cifras y todos los méritos, no se hayan clasificado todavía, y otros de plafón (incluido alguno que está sólo especializado en "velocidad") sí lo hayan hecho. Al final está pasando lo que se sabía que iba a pasar, que hacer una competición de la que debería salir el "mejor escalador", y medir conjuntamente dificultad, boulder y velocidad es una absoluta memez. Al menos en 2024 velocidad irá por separado, pero este primer intento, separa más todavía el mundo del plafón de la roca.

  3. Sigo creyendo que los mejores escaladores son los más polivalentes, no los que encadenan más grado en una sola disciplina. Hasta Dani Andrada dijo una vez que prefería hacer más 9as que el dedicarse solo a un 9b

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.



 

Novedades editorial

Últimas noticias