REGALO DE CUMPLEAÑOS

Edu Marín relata su ascensión con Sasha DiGiulian a Bellavista en Dolomitas.

Edu Marín llevaba solo tres semanas escalando tras la segunda operación (reconstrucción de polea) que ha tenido en un dedo, y que la ha mantenido un tiempo sin escalar, cuando encadena Bellavista con Sasha Digiulian. En la cima, tienen que vivaquear, y así pasa la noche de su cumpleaños. Este es su relato de la escalada.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Sasha Digiulian en la cima de la Tre Cima (Oeste) tras encadenar Bellavista con Edu Marín.  (Sasha Digiulian)
Sasha Digiulian en la cima de la Tre Cima (Oeste) tras encadenar Bellavista con Edu Marín.

Hace meses, quizás un año, que había hablado con Sasha de ir a Dolomitas. Para los dos era un reto personal que hacía tiempo que nos perseguía, pero lo difícil era encontrar el momento adecuado.

Apenas hace tres semanas que he empezado a escalar después de la operación en el dedo…

…y por el momento solo había escalado en Rodellar. Es decir, canto grande, para ir progresivamente buscando la forma y evitando así sobrecargar el dedo, pero Sasha tiene un calendario apretado entre competiciones, universidad… así que el momento era ahora. Aunque a mi me pillase bajo de forma ¡había que intentarlo!

Algo que he aprendido en los últimos tiempos: hay que saber escuchar el cuerpo.

La primera intención que tuvimos fue probar «Pan Aroma». Pero Dani Moreno, quién hace poco había probado la vía, nos había dicho que había algunos cantos rotos en el largo duro, y que las regletas habían quedado muy pequeñas endureciendo el largo. En otra situación eso hubiese sido un estupendo reto para mi, pero si algo he aprendido en los últimos tiempos es que hay que saber escuchar al cuerpo, y que hay que ir paso a paso, así pues, por el momento «Bellavista» era un muy buen objetivo.  

Encadenamos los largos difíciles al tercer día de probar la vía. 

Sasha encadenó el largo más duro (8b+ ) al segundo intento y yo al tercero. Al día siguiente decidimos escalarla de nuevo, pero ¡esta vez hasta arriba! Prácticamente ya la habíamos encadenado pues ya habíamos hecho lo más duro, pero aunque más fáciles, quedaba por delante una maratón de largos hasta llegar a la cima. 

Nos levantamos a las seis y media, desayunamos y pusimos rumbo hacia el pie de vía.

Escalé de primero los largos hasta el techo donde se encuentra el primer largo difícil de 8b+. La idea principal era encadenar los dos los largos difíciles durante la ascensión, conscientes de que significaba doble trabajo y más tiempo y esfuerzo. Pero así lo decidimos: íbamos a encadenar y luego rapelar por la cuerda estática para poder asegurar al otro.  

Me patina un pie llegando a la cadena y me arranco medio dedo…

Empecé yo escalando el largo, y le avisé a Sasha que tuviese cuidado pues la roca estaba muy húmeda. Ella me dijo “Edu tranquilo, ¡ve a muerte!” Ahora estaba segura con el pitón que había colocado en la reunión, para que si yo caía no se empotrara contra la pared como anteriormente le había pasado.

Llegando a la cadena me patinó un pie y caí unos cuantos metros con la mala suerte que me arranqué medio dedo. Futuros repetidores verán las marcas de sangre en la pared. 

Así pues decidí bajar y quedé con Sasha que era mejor que ella encadenara los largos difíciles para ir más rápido durante la ascensión ya que el día anterior ya los había encadenado y me sentía satisfecho con ello. Y así lo hicimos, ella tiró en los largos duros y yo hice de primero el resto de los largos, ya que debido a que tengo más experiencia en vías largas lo podía hacer más rápido.

A mitad de vía se me cae el plumas que llevo mal enganchado en la mochila….

¡Joder! pensé para mi, ¡solo falta que tengamos que dormir en la pared!

Seguimos escalando y a unos largos de la cima empezó a llover, unas nubes negras habían llegado de repente, por la cara norte, descargando una fuerte tormenta de lluvia. Nos cogió en un largo de unos 60 metros donde había empalmado varios largos para ir más rápidos, así que apenas podíamos oírnos y a Sasha le costó un buen rato poder llegar hasta mi. Estábamos empapados ¡y yo sin protección para el frío!

Llegamos a la cima sobre las nueve de la noche y decidimos intentar bajar ya que teníamos mucho frío.

¿Donde esta mi frontal?¡Oh, no! estaba en la chaqueta! 

Así pues solo teníamos un frontal y una linternita adicional que llevaba Sasha. Estuvimos buscando el camino de bajada un buen rato, pero con la niebla y todo mojado era difícil descender. 

Decidimos pasar la noche arriba así que construí un pequeño muro debajo de un techo para protegernos del viento, nos tumbamos en el suelo y nos abrazamos para entrar en calor. Los dos temblábamos y teníamos un frío horrible, me parecía que habían pasado varias largas horas, y pregunté… “¿Qué hora es?”
“¡Las dos!”

“¡Joder! Sasha no aguanto más, vamos a intentar bajar!”

A ella le pareció buena idea y decidió coger el teléfono y llamar a Alex Huber para que nos diese buenas indicaciones de por donde bajar. Pero nos dijo que el camino era escarpado y que de noche y si estaba mojado era peligroso y ¡nos recomendó dormir arriba! ¡Diooos! ¡Que frío teníamos! así que decidimos intentar bajar aunque fuera por no quedarnos quietos…

Hacia las 5.30h de la mañana empezó a iluminarse el cielo. Pura esperanza, la luz que poco a poco nos iba penetrando, empezar a sentir el cuerpo, ver el suelo que pisábamos, en ese momento empecé a disfrutar de nuestra ascensión, y aunque muy cansado, ¡que feliz me sentía!


 

Seguimos caminando hasta llegar al refugio, beber algo caliente, una ducha… ¡Que valor puede llegar a tener algo tan simple!

¡Como me encanta esa sensación, cuando la naturaleza te enseña lo pequeño e insignificante que eres!

Estoy muy sorprendido de lo rápido que hemos encadenado Bellavista, creo que hemos hecho un buen equipo, buena compenetración y ¡una gran dosis de motivación!

Sasha es una persona muy positiva que hasta en los peores momentos tiene una sonrisa, siempre motivada y con una energía espectacular.

Ella es la primera mujer en encadenar esta vía. Primera ascensión femenina, enhorabuena Sasha, te lo mereces, lo diste todo y lo luchaste con todas tus ganas!

¡¡¡Congratulations!!!

¿Qué mejor regalo de cumpleaños que hacer Bellavista?

He de decir que me siento doblemente o triplemente feliz y satisfecho por este encadenamiento. Para empezar hicimos la vía el día 12 de Agosto, pasando en la cima la noche del 12 al 13, justo el día de mi cumpleaños ¿que mejor regalo se puede tener??

Y enormemente satisfecho por volver a sentirme vivo, por escalar, por sentir en mi esa sensación de ingravidez, de libertad.

Después de pasar por la operación por segunda vez de la reconstrucción de polea, muchos pensamientos negativos te vienen a la cabeza, pero sobretodo hay uno que no dejaba de repetirse: ¿podré seguir escalando? ¿podré seguir apretando, arqueando con fuerza?

En todo momento he intentado luchar con esos pensamientos, mantenerme ocupado, motivado, buscar objetivos que a menudo ves muy lejos, y poco a poco, día a día, las cosas van pasando y de repente llega el día en que vuelven las buenas sensaciones.

He de decir que han habido momentos amargos, pero me siento feliz y orgulloso de ser lo que soy, con todo lo bueno y con todo lo malo.

Hay que disfrutar de los buenos momentos y no rendirse ante los malos ¡Hay que aprender de ellos!

Os recomiendo a todos ir a Dolomitas. Obligatorio visitar las «Tres cimas de Lavaredo», un lugar mágico, espectacular, en especial «Bellavista», una vía impresionante, gracias a Alex Huber por tener tan buena visión y abrir esta línea tan espectacular. Gracias también a los hermanos Pou, por sus buenos consejos y referencias, y a ti también pequeño mañitoo ¡gracias Dani Moreno!
Próximamente colgaré más fotos.

¡Que tengáis un buen verano!

 

Edu Marín


 

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias