EXPLORANDO

Danilo Pereyra: “Ahora tengo mucha más consciencia”

Fue el primer latinoamericano en escalar 9a hace un par de años. A los 28, lleva desde 2002 viviendo y escalando en España, sin dejar de darle duro a la roca. Se ha asentado en un pueblecito de Huesca y dice que ha llegado a la madurez. Su última: La fabela 8c+.

Autor: | 8 comentarios | Compartir:

Nació en Buenos Aires hace 28 años, pero en 2002 realizó un viaje a España para escalar y, simplemente, se quedó aquí ejerciendo de nómada escalador, yendo de escuela a escuela y escalando sin parar. Hace dos años, Danilo Pereyra dio la campanada al convertirse en el primer latinoamericano en escalar 9a, con Supernowa en Vadiello. Actualmente, reside en un pequeño pueblo llamado Azlor, en la provincia de Huesca. Es uno de sus 135 habitantes censados, según datos de 2010.

Allí, lleva el local social del pueblo, “donde convivo con la gente del pueblo que es muy maja, y además pasan un montón de escaladores, ya que queda de camino a Rodellar y Alquézar”. Completa su sueldo con trabajillos varios, “de albañil, en reformas y tejados, a veces mudanzas, de pintor… básicamente hago un poco de todo, aunque intento no agarrar mucho trabajo, que luego me quita tiempo para escalar”.

Un tiempo, ese de la escalada, que no cede ante nada y continúa siendo su leit-motif particular. De hecho, hace poco encadenó una de las clásicas de Santa Linya La fabela 8c+.

Acabas de encadenar La Fabela 8c+, ¿cómo sienta eso?
Muy bien, encadenar una vía que cuesta siempre da satisfacción. Además, venía de una temporada de trabajo, y volver a hacer una vía dura y sentirme en buena forma motiva mucho.

¿Cuánto has tenido que trabajar la vía?
Primero, hice La fabelita 8c y Rollito Sharma extension 8c. La Fabela une estas dos rutas con un bloque duro. Conseguir pasar el bloque me costó un tiempito, probaba la vía hasta arriba saliendo por La enmienda, que son 50 metros muy desplomados, y con un intento me bajaba deshecho. Además, a mediodía, en invierno le entra el sol y hace calor. Fui cambiando de escuelas y, cuando el día alargó un poco y la vía tenía más sombra, volví unos diítas para hacer el primer largo. Hasta arriba me queda pendiente para la próxima, y de hecho me motiva mucho, ¡es un rutón!

La Fabela son 25 metros muy desplomados que siguen una diagonal evidente por una fisura, con un primer tramo de 8b/+ aproximadamente, una descansito y el bloque, que no sé graduarlo pero es duro; aún teniendo la fuerza cuesta, ya que llegas inflado. Pasado el bloque, queda la última sección bien resistente. ¡¡¡Es bien fanática!!! 

Ya conocías Santa Linya, donde en 2006 lograste tu primer 8c+, ¿cómo ha evolucionado la zona desde que la conociste?
Ha cambiado mucho, hay muchas vías nuevas, ahora viene gente de todo el mundo a la cueva. Muchas vías que eran ya un clásico ahora no se prueban apenas y otras que no existían, ahora tienen asedio constante. Es curioso cómo viene gente de muy lejos por X cantidad de tiempo y tal vez sólo prueban una ruta en toda su estadía en la cueva. También se ha limpiado mucho, roto cantos, han aparecido barras, de todo, y se ha asentado más el grado.

Y tú, ¿cómo has ido evolucionando como escalador?
Uf, dificil, eh… Es muy curioso cómo se ve uno cuando mira hacía atrás; está todo muy estrechamente ligado, la evolución con el crecimiento y la madurez como persona.

Para mí, han cambiado muchas cosas. Antes vivía en la furgoneta, iba de escuela en escuela, con un hambre de escalar, con una furia, sin importar si nevaba, o llovía, con los dedos rotos llenos de sangre, tapandome los agujeros con superglue y siguiendo escalando, a lo animal total. Un fanatismo y unas ganas que no sé de dónde las sacaba y que me han hecho hacer kilómetros, conocer lugares y escalar siempre motivado.

Ahora es muy distinto, las ganas y la motivación siguen a tope, pero tengo mucha más consciencia, sigo más las sensaciones de mi cuerpo, me cuido más los dedos y el cuerpo. Voy más tranquilo. Al establecerme en una zona, he aprendido que las vías no se van; si no se encadena hoy, no es tan terrible como lo sentía antes, podré volver mañana, jeje. También, antes, viviendo en furgo, la lluvia era el peor enemigo, no dejaba escalar;  ahora, viviendo en casa, si llueve, puedo hacer un ratito de plafón y esperar tranquilamente a que sequen las vías. Ahora, veo la lluvia como beneficiosa, jaja, bueno… tampoco es tan buena.

También veo que llevo la escalada en la sangre, y que es probable (si no me pasa nada malo) que siga escalando toda mi vida. Antes, si no escalaba, la pasaba mal, y ahora veo que es bueno, a veces, tomarse un descanso de escalar, para que se recupere el cuerpo y la mente y retomar con más ganas!!!

¿Cómo ves la escalada actualmente?
Esto viene avanzando a pasos agigantados. Las nuevas generaciones, que ahora tienen todo un camino hecho, llegan muy rápido hasta los límites actuales. Es muy curioso ver esta evolución, hay niños que corren por los 9a´s, hay un gran contraste, entre el esfuerzo y la dedicación de muchos años de escaladores fuertes y los niños que les inculcaron escalar de tan chicos y se suben por las vias duras como si no les costara.

Caso aparte es lo de Adam Ondra, a quien veo que está más alla de todo, sin posible comparación con nadie. Para mí, es muy extraordinario y motivante verle y, aunque es muy joven aún, tiene una mentalidad y filosofía muy distinta a la mayoría de los escaladores, es muy positivo, se ve que tiene las ideas muy claras sobre lo que quiere y espero que siga así. Es de gran ayuda lo que está haciendo para la evolución de nuestro querido deporte.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escalar?
Es difícil medir el tiempo, pero antes le dedicaba todo mi tiempo, escalaba todo el día hasta rebentar, y ahora estoy  menos tiempo escalando, pero más centrado; enfoco mejor la energía, doy menos pegues al día y la efectividad es mayor.

Creo que es un cambio o una evolución lógica, uno va creciendo, madurando y aprendiendo, a medida que pasan los años y al cuerpo físicamente le cuesta más… Como que va cambiando la fuente de energía para escalar. Al menos en mi caso, de joven exprimía más el lado físico y ahora trabajo más con la cabeza.


 

¿Dónde acostumbras a escalar cuando sales a la roca?
Pues ahora donde me queda más cerca de casa: Rodellar, Vadiello, Alquézar, Santa Linya… mucho por Catalunya. También depende de los proyectos que me motivan en cada momento, de la época del año y si tengo más tiempo voy más lejos. Este invierno conocí Oliana, que me dejó encantado y trepé bastante ahí.

Después de La Fabela, ¿cuál es la próxima vía a la que le vas a dar?
La verdad, no tengo un objetivo, muchas vías me motivan. De momento quiero hacer rutas que me salgan más o menos rápido, me motiva escalar más, que darle pegues a una sola vía. Igual, cerca de casa la mayoría de lo que me queda son duras, así que cuando puedo salgo y si no por aquí tengo algunas montadas: una en Rodellar, otra en Vadiello para cuando llueve, y varias más que según cómo está el clima, voy a una u otra.

En tu currículum tienes el primer 9a de Latinoamerica con Supernowa, ¿alguna otra vía de noveno en el punto de mira?
En el punto de mira muchas, me motivan un montón, pero a punto ninguna, jajaja. Como se dice, lo dificíl no es llegar, sino mantenerse. Ahora no tengo ambición de hacer otro 9a, sino de asentar bien el grado, escalar muchas vías un poco más fáciles y luego poder hacer muchos novenos! Estaría bueno, no?

¿Cuáles son las escuelas de escalada que tienes pendientes?¿Y los viajes?
Infinitas. Cada vez veo más lugares nuevos y de todo, escuelas que conozco a las que quiero volver y muchas aún por conocer. Algunas que me vienen ahora a la cabeza: Saint Leger y Gorges du Loup en Francia. A Estados Unidos tengo que ir que estoy flipando con todo lo que hay por ahí. En España, algunas escuelas del País Vasco, Asturias, Cantabria, el muro nuevo de Chulilla, Cacín también me falta conocer. También estaría bueno escalar por Asia.

¿Sigues la actualidad del mundo de la escalada en Argentina? ¿Cómo ves allí la situación de la escalada?
La verdad es que estoy bastante desinformado; igual allá va tranquila la cosa, no hay grandes encadenes, no hay apoyo del gobierno para equipar ni para compes ni nada. Hay muchas posibilidades, solo que avanza con el esfuerzo de los pocos escaladores que hay.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.