ENTREVISTA

Cecilia Buil abre ‘Tehué’ con Tiny Almada y completa su trilogía en el Gigante

La escaladora aragonesa firma su tercera apertura en el Gigante (Chihuahua, México) haciendo cordada con Sergio ‘Tiny’ Almada. La nueva vía se llama Tehué, consta de 700 m (21 largos) con dificultades de hasta 7a/A3 y espera liberación en un próximo viaje.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Cecilia Buil  ()
Cecilia Buil

Cecilia Buil ha regresado a la pared mexicana del Gigante (cañón de Candameña, Chihuahua) quince años después de realizar su primera ascensión con el local Carlos García. Esta vez ha permanecido once días en la pared haciendo cordada con el chihuahuense Sergio ‘Tiny’ Almada para firmar su tercera vía nueva en el lugar, que han bautizado como Tehué. Consta de 21 largos (14 de ellos nuevos) que ascienden los 700 metros de desnivel de este big wall, con dificultades máximas de 7a/A3. La escaladora oscense considera que será posible la liberación, aunque deberá esperar a un próximo viaje en el que tendrá que realizar una buena tarea de limpieza en algunos tramos de la línea.

A grandes rasgos, la primera parte de Tehué “presenta roca algo sucia y delicada de escalar debido a los bloques sueltos, aunque han quitado los más peligrosos”, describe la página web de Cecilia Buil, que añade que “cuanto más altura gana, mejor es la roca y, a partir de la mitad, la roca es de excelente calidad”. La ruta coincide en su primer largo con Yawira Batú, abierta por la misma Cecilia Buil y Carlos García en 1999, y después comparte algunos otros largos con una vía de apertura reciente.

Hablamos con ella sobre los detalles de esta ascensión y sobre el Gigante en general.

¿Cómo surgió este proyecto?
Tenía planeado ir a Chile con Marta Alejandre, pero cuatro días antes de marcharnos se lesionó y tuvimos que cancelar el proyecto. Entonces comencé a pensar qué hacer con la motivación y el tiempo que tenía para escalar. Consideré varias posibilidades y finalmente decidí ir a México porque hacía años que me rondaba por la cabeza volver al Gigante, pero nunca encontraba el momento. Este año se cumplieron 15 desde que hicimos la primera ascensión. Le propuse ir a Carlos, con quien abrí las dos primeras vías, pero él no podía ir por circunstancias personales, y me puso en contacto con Tiny, quien tambien había abortado su proyecto de subir al Gigante unos días antes a causa del mal tiempo. Nos juntamos el hambre con las ganas de comer…

Cuéntanos sobre tu compañero de cordada, ¿quién es Sergio ‘Tiny’ Almada? ¿Os conocíais antes?
Sergio es un fuerte escalador de Chihuahua (24 años) muy activo y motivado, uno de los que más está contribuyendo al desarrollo de Chihuahua como destino de escalada. Llevaba tiempo con ganas de subir El Gigante, que para él es una pared emblematica que ha visto desde niño. No nos conocíamos antes, pero en seguida hubo un buen feeling, y es que cuando estas realmente motivado para escalar algo y coinciden los objetivos no es difícil llevarse bien.

El equipo lo completó Óscar Cisneros, quien nos ayudó con la logística, los porteos y los petateos de los primeros largos -¡¡gracias, Óscar!!- y se mantuvo comunicado con nosotros por radio para organizar la salida por la cumbre, para la que hace falta que te recojan en un 4×4.

¿Cómo es escalar tantos días en pared con un compañero de cordada no habitual?
Creo que a los dos nos resultó fácil, pues, como te comenté antes, ambos estábamos motivados para pasar días en la pared y abrir nueva vía. Nos adaptamos perfectamente el uno al otro y no tuvimos ningun problema, al contrario, echamos muchas risas y lo pasamos muy bien, a pesar de los rigores que impone estar tantos días en pared.

¿Cuáles fueron los momentos más duros o difíciles de la ascensión?
Cuando vino mal tiempo. En las dos veces anteriores que estuve viviendo en el Gigante -en total 27 días con sus noches- no llovió ni un solo día; las dos veces fue en primavera, la época mas seca. Esta vez llovió 3 días seguidos de los 11 que estuvimos en pared, y la primera noche nos cayó una tormenta, justo después de haber montado la hamaca y haber decidido que no poníamos el fly… para darnos la bienvenida. Aunque el periodo de lluvias se supone que acaba en septiembre, este año ha sido especialmente lluvioso y nos afectó un frente que vino del Pacífico, que en el sur fue huracán y dejó inundaciones. A la sierra no afectó como huracán, pero sí en forma de intensas lluvias que se prolongaron dos días y medio completos. Los ríos crecieron y la cascada de Piedra Volada, normalmente seca en esta época, estaba espectacular. Nosotros observabamos desde nuestra hamaca cómo el paisaje se volvía brumoso, cómo caían cascadas por todas partes, cómo en Parque Jurásico. Fue preocupante, pues después del primer día empezaba a estar húmedo todo, pero al mismo tiempo fue precioso.

¿Crees que puede salir en libre? ¿Qué le faltaría? ¿Qué dificultad estimarías?
Creo que puede salir en libre, la mayoría de la vía transcurre en grados muy moderados, entre 6b y 7a. Hay algunos largos que saldrán mas difíciles, pero hace falta una gran labor de limpieza, sobre todo en la parte de abajo. Por el momento hemos quitado los bloques peligrosos, pero falta todavía limpiar las grietas de tierra y quitar los bloques más pequeños.

Es tu tercera vía en el Gigante, ¿cuáles son las otras dos que completan la trilogía y cómo las recuerdas?
La primera que abrí es Simuchi (VI, 1000 m, 6c/A4), que recorre la parte central de la pared y tiene muchos largos de artificial difícil, muchos gancheos y se protege bastante mal, sobre todo en la primera parte. La pena es que la Logical Progression pisa varios largos, en donde han añadido parabolts y le ha quitado mucho del compromiso que tenía al estar toda equipada.

La segunda se llama Yawira Batú (VI, 750 m, 6b/A4+) y va por el espolón de la izquierda, sobre un diedro muy marcado. La vimos cuando estábamos abriendo Simuchi. Tehué empieza por el primer largo de Yawira, al que -tengo que decirlo- han añadido 5 parabolts.

Las dos las recuerdo con cariño, pues fueron como mi graduación en grandes paredes.

Con la línea de Tehué buscamos que saliera una vía de dificultad más moderada, que pudiera protegerse y más libre, pero sin tener que poner mucho parabolt. Nos encontramos con que varias de las fisuras que más llaman la atencion, y hacia las que encaminamos la vía, ya estaban abiertas, pero de todas maneras abrimos 14 largos de los 21 que tiene la vía.

¿Qué tiene esta pared para ti que te ha hecho volver tres veces?
¡Aventura  y naturaleza virgen sin mucha logística! El sitio, a pesar de tener cierto aislamiento, es accesible, el paisaje salvaje, los colibríes, las cascadas y la gente del lugar, que siempre me ha tratado muy bien. En Chihuahua me siento como en casa.

¿Todavía hay más potencial para nuevas vías?
¡Por supuesto! La parte izquierda del Gigante, la cara este, está sin tocar, además de todas las paredes que tiene Candameña. Algunas son casi tan grandes como el Gigante, aunque no tan continuas (las corta alguna repisa), y otras son más pequeñas pero muy bonitas, como la pared de la Cascada (300 m) y circundantes que de momento no tienen nombre…

Y ahora, ¿algún nuevo proyecto en mente?
De momento, a disfrutar de la roca caliente hasta que llegue el invierno, ¡¡que ya falta poco!!


 

Para llevar a cabo esta aventura, la escaladora aragonesa ha recibido el apoyo del gobierno de Chihuahua, así como de sus patrocinadores Trangoworld y CAMP, y del club Peña Guara.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.