Brittany Goris, primera ascensión femenina de ‘Stingray’ (8b de fisura)

En 32 años de historia solo un puñado de escaladores han escalado esta dolorosa fisura de dedos de Joshua Tree. Así fue la primera femenina luchada por esta estadounidense de 27 años.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Brittany Goris encadenó el pasado 7 de febrero Stingray 8b, llevándose la primera femenina de esta fisura de Joshua Tree en California (EE.UU.). “Después de casi 50 intentos, durante casi dos meses de esfuerzo, y con un dedo tan hinchado y casi lesionado —-que lo llamamos ‘El Gigante’—-, al cuarto intento del día finalmente la encadené”, apuntó la estadounidense. 

Ubicada en la cara Noreste del Iguana Dome, la ruta fue liberada en 1988 por el legendario Hidetaka Suzuki, unos meses después de que Mike Paul la escalase con la cuerda por arriba. Fue considerada una de las vías tradicionales más duras no solo de Norteamérica, sino de todo el planeta. El japonés tuvo que utilizar un pie de gato de canteo y otro de empotramiento para progresar por la estrecha grieta. 

Su formidable reputación de fisura de dedos, desplomada y dolorosa fue creciendo con el paso del tiempo, especialmente porque su primera repetición no llegó hasta 22 años después. La consiguió el canadiense que afirmó entonces que era “una de las mejores fisuras que he visto en mi vida”, solo un poco más sencilla que Cobra Crack 8b+, toda una referencia de la que se había llevado la primera ascensión cuatro años antes. La tercera ascensión en libre fue para Mason Earle en 2014, mientras que Matt Segal y Will Stanhope hicieron en 2015 la cuarta y la quinta respectivamente.

Goris estuvo acompañada en su proyecto por Prithipal Khalsa, quien también la había encadenado a finales de enero de 2020. La escaladora de 27 años colocó todos los anclajes móviles de primera y consiguió alcanzar los casi 30 metros del top por, seguramente, sexta vez en sus 32 años de historia.  

“Una escalada que cambia tu vida”

La historia de Goris en Stingray comenzó, sin embargo, dos años antes en otra emblemática vía de fisura. “En aquel momento yo era una escaladora deportiva perdida que decidió bucear de cabeza en el mundo de la escalada tradicional más dura, en un intento de acabar con una falta de dirección que me había estado atormentando durante meses”, escribe en su blog. Tras hacer varios séptimos sin chapas, de repente, saltó a encadenar City Park 8b en Index (Washington, EE.UU.).

Esa escalada cambiaría el destino de la joven que decidió centrarse en conocer sus verdaderos límites en este tipo de escalada. Cambió su casa por un coche y salió a recorrer América en busca de grietas de todos los tamaños en las que perfeccionar su técnica. 

Este invierno llegó a Joshua Tree casi por casualidad. Sus planes eran pasar por tercera vez consecutiva el invierno en el sur de México, pero finalmente se decantó por la piedra arenisca californiana que ya había probado sin demasiado ahínco cinco años atrás. Allí encontró rápidamente compañeros con los que encaramarse a algunas de las líneas de fisura más prestigiosas como Equinox, Asteroid Crack y Acid Crack, que empezó encadenando. 

“Quería un proyecto real. Una escalada tan especial que pareciera que tenía una relación con ella. Un ascenso tan hermoso que me enamore. Una escalada tan desafiante que voluntariamente haría sacrificios para el progreso. Algo tan inspirador que estaría dispuesta a hacer lo que fuera necesario, durante el tiempo que fuera necesario, para abrirme paso y encadenar. Una escalada tan orgullosa que me enseñaría cosas nuevas y me enseñaría cómo crecer como persona. El tipo de ascenso que te lleva de viaje. El tipo de escalada que cambia tu vida”, continúa.

Y fue a por ella. Con la cuerda en top rope, resolvió todos los movimientos por separado en una alentadora primera jornada. Sin embargo, las fiestas de Navidad y el mal tiempo le invitaron a descansar detener su proyecto durante unos días. A su regreso, cargada de motivación y con un plan detallado de cada paso de la ruta, volvió a trabajarla, primero en top rope y después de primera, colocando los seguros en cada nuevo intento. Metro a metro fue arañando terreno a la roca y, una semana después de que lo hiciera su compañero Prith, consiguió encadenarla.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº 404.

Desnivel nº 404

En este número: MONTGRONY Santuario de roca. NUEVA VÍA EN EL MONTE ROR…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.