(A2+/6a), a 50 M DEL SUELO

Pelut repite “Las reglas del juego”, un bigwall horizontal de 550 m en Chulilla

David Palmada “Pelut”, asegurado por Javier Balaga, repite un peculiar bigwall horizontal en Chulilla siguiendo las reglas del juego de los aperturistas: sin bajarse al suelo, por mucho que este esté a solo ¡50 metros! Una actividad sin una dificultad destacable que recogemos por su singularidad y por la historia humana que hay detrás, cerrando un círculo 22 años después.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
David Palmada “Pelut” en "Las Reglas del juego", Chulilla.
David Palmada “Pelut” en «Las Reglas del juego», Chulilla.

Los escaladores valencianos Vicente Cervera y Jesús García abrieron “Las reglas del juego” en la Pared de Enfrente de Chulilla durante varias etapas a mediados de los noventa: nada menos que 550 metros en horizontal (20 largos) en los que invirtieron muchos días de trabajo, obsesionándose luego con realizar la escalada integral de la vía sin bajarse al suelo y sin ayuda del exterior, lo que finalmente consiguieron los días 5 al 7 de abril de 1996.

Cuenta el fanático del artificial David Palmada “Pelut” que, hace muchos años, cuando vio el croquis de la vía publicado en Desnivel “lo que más me llamo la atención no fue su grado, sino la manera de enfocarlo de los aperturistas”, que le daba un toque especial. “La vía transcurre a no más de 50 m del suelo, siendo muy fácil abandonar en cualquier momento, pero si nos atenemos a las ‘reglas de juego’ la movida ya toma otro aire diferente, un aire como en cualquier big wall de calidad, podría decir que aún más duro por el factor psicológico de estar pensando ¿qué coño hago durmiendo y moviendo petates a 50 m del suelo?”.

A Pelut no se le ocurrió mejor regalo de cumpleaños para su amigo Javier Balaga que un estreno en el mundo del bigwall con una repetición de “Las reglas del juego”, y allí que se fueron el pasado 24 de abril.

Un sector poco concurrido

La ruta ya tenía una repetición anterior a cargo de Roy de Valera y Guillem Sendra, que la realizaron en dos tandas entre el 6 y 7 de diciembre del 96 y el 12 de abril del 97, pero la intención de Pelut era respetar las reglas del juego de los aperturistas, es decir, hacerla de principio a fin sin bajarse.

Claro que desde su apertura hasta la actualidad, Chulilla ha cambiado mucho, lo que ha planteado nuevos retos: “Hay algún tramo de pared donde se han abierto varias vías de carácter deportivo, y allí es donde me invadían las dudas, pues si algo tenía claro antes de la repetición es que aunque fuera la vía pionera del sector, nosotros íbamos a respetar sin lugar a dudas los sectores, las vías y sus gentes, dándole muchas vueltas al coco para “no molestar a nadie”, incluso pensamos en escalar de noche. La realidad es que durante los 4 días que duró la repetición solo 2 o 3 escaladores alemanes y polacos frecuentaron el sector, y siempre a partir de las 2 de la tarde; suerte o casualidad, pero lo importante era no molestar a nadie”.

Viaje en horizontal

“Así que teniendo todas las reglas claras el maño y yo iniciamos un viaje a lo horizontal, realmente un viaje emocionante y lleno de incertidumbres, es verdad que cuando uno se pone a repetir una vía como esta la noticia corre como la pólvora, y rápidamente Pedro Pons contacta conmigo para comentarme y explicarme la situación actual de Chulilla. Coincidimos en todo, dejando claro que la prioridad máxima son los sectores deportivos, nos anima a seguir el viaje y a disfrutarlo.

Después llega un mensaje que me hizo especial ilusión: los aperturistas ‘el presi’ y ‘el pato’ se ponen en contacto conmigo remarcando que están súper emocionados de que después de tantos años se repita su vía, dando por supuesto que no ha caído en el olvido a pesar de que Chulilla se ha convertido en un paraíso deportivo”.

Visita del aperturista

“Pero la historia no queda aquí… Jesús García “el presi” se motiva tanto que quiere subir a saludarnos, y así lo hace, se acerca a pie de vía y una vez debajo me dice que le tire una cuerda que se sube…Realmente en ese instante yo pensé que yo soy un tío motivado, ¡pero que el presi me ganaba! Jajaja… Así lo hice, le paso una punta de cuerda y el socio se sube a la reunión conmigo mientras “el maño” desmonta el largo. Estas cosas son las que te hacen vivir con más intensidad las movidas. Estábamos disfrutando muchísimo de la vía pues es un grado agradecido donde reina el disfrute y no el sufrimiento”.

El mar de Bering… a pie

A diferencia de una pared vertical, en la que para desmontar el largo se puede jumarear, aquí no es factible, teniendo que escalar tanto el primero como el segundo, “pero el segundo con fe ciega de que todos los seguros colocados estén ‘guay’, lo que no siempre es así”, comenta Pelut. “El momento más duro fue cuando llegamos al mar de Bering, ahora un precioso sector de chorreras impresionante por donde varias vías deportivas han cruzado las reglas…Pedro Pons vuelve a contactar conmigo y me cuenta que los aperturistas pasaron por esa sección poniendo clavos en las chorreras blandas.

Muchos de esos clavos ya no están, con lo que la progresión se hacía prácticamente imposible sin usar el martillo, así que aquí optamos por la variante del respeto, que no es otra que bajar, pasar el mar de Bering por el pie de vía y volver a conectar un largo más a la derecha donde la vía transcurre su curso normal. Esto aún se hace más duro, pues una vez has tocado suelo piensas, ahora ya puedo vivaquear aquí y mañana seguir…. Pues no, como el que ha pasado por una especie de repisa grande en 4 horas ya estamos otra vez a los 50 m que nos separan del suelo, sin importarnos la hora ni el esfuerzo, lo importante es respetar las reglas que nos habíamos marcado al principio”.

Se cierra el círculo

Así pasaron cuatro días (del 24 al 27 de abril), con Javier licenciándose en su primer bigwall, hasta que llegaron a la penúltima reunión: “Sorpresa, encontramos un bote metálico con las firmas de los aperturistas y piada de los repetidores, todo en buen estado. Me tomo unos instantes para mandarle la foto a Roy, sé que le hará ilusión pues por desgracia Guillem –su compañero en esa repetición– ya no está entre nosotros”.

Tras los últimos 15 metros del último largo llega “ese instante de emoción por tantas cosas, por terminar la vía, por realizar el objetivo marcado, por disfrutar y desconectar cada segundo, por compartir con mi amigo su gran primera experiencia… Y cómo no por ese sentimiento especial de los aperturistas que 20 años atrás ya vivieron las mismas emociones que nosotros. Gracias por poder seguir soñando, esta vez en horizontal.”


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.