EXPLORANDO

Aperturas y el polémico taladro

Dos noticias llegan de Ordesa. Dos nuevas rutas, que suman 700 m de recorrido, con dificultades de hasta 7b (7a obligado) y, en total, 11 expansiones, la mayoría en reuniones… También, Jesús Vallés vuelve a pedir la prohibición del taladro en Ordesa.

| No hay comentarios |
Panorámica de la Fraucata. Parque Nacional de Ordesa. Foto: Marga EstebaranzPanorámica de la Fraucata. Parque Nacional de Ordesa. Foto: Marga Estebaranz

En lo que llevamos de temporada, éste es el saldo de nuevas vías en Ordesa. Por un lado, Mikel Zabalza y Manu Córdova se emplean en la Fraucata y trazan Los deberes, 320 metros con dificultades en libre de hasta 7b (7a obligado) y un techo de A2 que, si alguien le da con ganas, y nivel, quizá se convierta en 7c. Por otro, Mikel Saez de Urabain y José María Andrés finalizan su proyecto de el Libro Abierto: Los mononeurona (350 m, 7a+).

Entre tanto, Jesús Vallés vuelve a pedir la prohibición del taladro en Ordesa para evitar el uso indiscriminado de expansiones, esta vez al Consejero de Medio Ambiente de Aragón y apoyado por otros escaladores veteranos, como Ursi Abajo, Ángel López Cintero o Fernando Orús.

Fraucata y Libro Abierto
“La primera tentativa que hice a esta atrayente línea de la Fraucata fue en julio de 2007 junto con Adrián Legarra”, escribe Mikel Zabalza. “Superamos los 2 primeros largos comunes con la Angada/Cerdà/Eli y comenzamos nuestra aventura. Tenemos por delante un muro de terreno incierto de unos 70 metros para llegar a la lógica sucesión de fisuras y diedros desplomados que queremos alcanzar. Adrián empieza con su coraje habitual, tras unos 20 metros escalados con protecciones dudosas se cuelga de un micro para superar un desplome y cuando estaba a punto de salir la pieza sale y empieza a volar, arranca 4 o 5 seguros y aterriza 25 metros más abajo, por debajo incluso mía, en la vira en pendiente y herbosa donde tengo la reunión. Ha llegado hasta el suelo pero afortunadamente la cremallera de seguros arrancados ha ido amortiguando la espantosa caída. Adrián se examina y parece que no tiene nada roto. Con la voz entrecortada por el susto me dice: ‘Oye, tío, yo paso de esta vía, aquí no vuelvo’. Más o menos al mes regreso junto con Manu Córdova, le animo a que me asegure en este largo pero él viene motivado y quiere empezar. Manu encuentra una solución para los desplomes algo más a la izquierda que Adrián y se asegura con un buen pitón. A pesar de esto el largo es comprometido y duro, más o menos 7a. La siguiente tirada es todavía más incierta, la supero con una buena dosis de motivación, adrenalina y algún paso de artificial que Manu gradúa como 7b. Estamos debajo de un gran techo pero ahora el camino a seguir está claro. Se nos ha hecho un poco tarde para acabar la vía en el día y decidimos bajarnos de este punto ya que de más arriba sería muy complicado. Han tenido que pasar dos años para que Manu y yo volviéramos a terminar Los deberes. El pasado 26 de julio y en algo menos de 10 horas de escalada completamos la vía. Los largos que ya habíamos abierto nos hicieron sudar de lo lindo y el resto de la vía nos pareció también bastante dura aunque menos expuesta. Seis largos seguidos desplomados, todo un regalo para los amantes del vacío”.

Llevar friends hasta el cuatro (0,5, 0,75, 1 y 2 repetidos), un juego de micros, fisureros y un gancho para el L4 (opcional). La vía tiene 9 parabolts (3 en largos y 6 en reuniones) instalados con taladro.

Libro Abierto

“El año pasado, Mikel [Saez de Urabain] y yo abrimos, hasta la mitad, una nueva línea en el Libro Abierto”, relata Chema Andrés. “En el quinto largo decidimos tirar a la izquierda y, cuando estaba colgado de un gancho, éste me saltó y volé unos 12 metros hasta que me paró una chapa. Me hice un esguince e improvisamos una retirada. Hicimos un péndulo hasta la R8 de Somontano y abrimos tres largos entre Somontano y Misóginos: 6c, 6c+ y 7a (6b+ obl.).Rapelar era un jaleo y vimos que esta opción era mejor. Hemos vuelto este año para enderezar la línea original, a la que hemos llamado Mononeurona, y hemos abierto dos largos más de la variante por la izquierda, que se llama Buda feliz, y a la que intentaremos, en septiembre, abrir una entrada independiente desde la base”.

Mononeurona (350 m, 7a+) tiene una dificultad obligada de 6c/c+ y en ella se instalaron, con máquina, tres expansiones (parabolts) (una en el L3, otra en la R5 y otra en el L5). La chapa de la R2 (un espit) “debió de haberla puesto alguien en un abandono”, nos dice Chema, y la de la R4 “coincide con la de la reunión de Sol negro”, también un espit. Llevar un juego de fisureros, dos juegos de micros y dos juegos de friends hasta el 4 (no hace falta repetir el 3, 3,5 y 4).

Nueva petición en contra del taladro

Jesús Vallés. Foto: Álvaro OsesJesús Vallés. Foto: Álvaro Oses

El uno de agosto, Jesús Vallés remitió un escrito al Consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Al igual que hiciera frente a la dirección del Parque de Ordesa, pide la prohibición del uso del taladro en el Parque “para preservar los valores naturales y deportivos” del valle. La carta viene también firmada por otros escaladores veteranos: Ursicinio Abajo Ursi, Valentín Asensio, Jesús Ascaso, Ramón Cóndor, Pedro Expósito, Ángel López Cintero, Gregorio Martín Villén, Francisco Monzón Chisco, Fernando Orús y Manuel Pitarch.

En ella se cita que: “proliferan los equipamientos desde arriba (…), cosiendo desde arriba los paños de roca”. Que esto “se traduce en una intensa ocupación de superficies rocosas por hileras de chapas que se apretujan unas con otras, y que “no es aventurado suponer que en un horizonte de 20 o 30 años los parabolts colonizarán todos y cada una de las paredes del valle”.

Precisamente en Ordesa no existe una sola vía equipada desde arriba, informan sus aperturista habituales, escaladores seguidores de primeras comprometidas, que fuerzan al máximo en libre y, como se puede constatar en las anteriores vías y en la lista de algunas de las últimas adquisiciones de Ordesa, con las mínimas expansiones, ”a mano o a máquina”:
El juego del gato y el ratón (o chapas, 7a), Los prismáticos de Gavín (10 chapas, 7a+), El castillo de los sacristanes (6 chapas, 8a+), Del sexto (9 chapas, 7a), El abismo (4 chapas, 6b+), Ojo crítico (0 chapas, 8a), Le quart d’heure (0 chapas, 6c)…

En la versión digital del Periódico de Aragón del 5 de agosto de 2009 un titular anuncia “Varios montañeros piden que se prohíba el parabolt”. En la noticia puede leerse: “Hace dos años, un grupo de escalada, saltándose todas las previsiones y directrices de la Guardia Civil, abrió una vía con el taladro en una pared donde nidifica el quebrantahuesos. De momento, no ha producido ningún impacto irreversible, pero en 20 o 30 años podremos encontrarnos con que los parabolts habrán colonizado Ordesa. Las paredes serán muy accesibles y fomentarán la masificación”, denuncia Vallés.

Según los datos de que dispone esta redacción, las vías abiertas en la Pared de Duascaro, regulada por nidificación del quebrantahuesos (restricción de escalada desde el 31/12 a 31/6), fueron las siguientes:
– Orgullo gay (7c+), abierta en julio de 2008, quedó semiequipada hasta la R4 y con chapas de allí hasta el final (info en Desnivel 271). -Bushido (A4/6b) comenzada en 2000 (dentro del periodo de nidificación, se bajaron cuando la Guardia Civil les advirtió de ello) y acabada en 2001 (Desnivel 178. – Beso negro (VI/A2), de 1992 (Desnivel 69).

Primeras respuestas

Taladro para equipar vías.Taladro para equipar vías.

“No veo ninguna parabolada. La gente respeta la ética de Ordesa. Si equipan o abren una aberración, lloverán collejas de todas partes y probablemente desmonten la vía como ha sucedido ya en otros lugares”, comenta Albert Salvadó, uno de los habituales de las paredes del valle y de las aperturas y escaladas “de infarto”.

Citamos también la piada dejada por Mikel Saez de Urabain y José María Andrés recién bajados del Libro Abierto: “Acabamos de bajar del Libro Abierto y de realizar una apertura: 350 m, 7a+, tres chapas puestas con el taladro, todo en libre. Según lo que entendemos, esto es una escalada moderna en pared y coincide con otra realidad, que es la tendencia de las aperturas de los últimos años en Ordesa, nada que ver con lo que teme Jesús Vallés ni con lo expuesto en sus cartas a la Administración del Parque. Al final, sus escritos van a perjudicar más que beneficiar a la comunidad escaladora. La utilización del taladro no es peligrosa, lo peligroso es cómo lo utilizan algunos. Puedes meter las chapas a golpe de buril, como veníamos haciendo, pero tardarás en abrir tres veces más. El taladro ahorra tiempo y energía. En Ordesa no hay muchas directísimas, ni megaburiladas, como las que se hacían en otras zonas en los 60 y los 70; allí sí que se rompía la aventura. Lo importante es el uso que el escalador hace de los avances de su época, no los medios de que se dispone.

No seas alarmista, Jesús Vallés, que sabemos lo que es el respeto por el monte”.

/tus_paginas/material_tecnica/images/taladro_hilti.jpg

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.